Continuarán preservando valores patrimoniales de la ciudad de Cienfuegos

El Conservador de ese territorio del centro del país, tiene el propósito de continuar preservando los valores de una ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad

Autor:

Julio Martínez Molina

CIENFUEGOS.— A juicio del escritor mexicano Fernando del Paso, «todo el mundo sabe —o debería saber— que la educación va mucho más allá de enseñar a leer y escribir, (...) o la lengua, la aritmética, la geografía o la historia.

«Educar es también preparar a los individuos y a las sociedades a convivir, a protegerse, a asumir con responsabilidad y plena conciencia su libertad».

Irán Millán, Conservador de Cienfuegos, quinta ciudad del país en contar con este cargo clave en la preservación patrimonial. Además de arquitecto, el cienfueguero Irán Millán resulta, esencialmente, un educador; pues lleva a la práctica dichos preceptos.

Es alguien que tomó su ciudad como pizarra del presente con cara al futuro para colocar a los cienfuegueros, con su magisterio y prédica, en la perspectiva de una gran aula.

En consecuencia, muchos de ellos han desarrollado la facultad de aprender, estimar, proteger y convivir con la urbe, en medio de esa libertad de desandar sus calles con la responsabilidad y conciencia de preservarlas.

A Millán se le reconoce un sistemático discurso en tal sentido, que se sobrepone a cualquier barrera, y esgrime argumentos respaldados tanto por la vehemencia del defensor como por la contundencia de sus enfoques.

Puntos de vista que hallan asidero en el conocimiento arquitectónico, el sentido estético y el discernimiento que en materia cultural orlan a este hombre.

Me cuenta que en algún momento lo llamaron «polín atravesado», porque se oponía a determinados criterios de modificación urbana. Y en cierta ocasión mantuvo una discusión tan acalorada, luego que se intentara desplazar hacia un punto turístico una locomotora patrimonial, que dijo a quienes pretendían entregarla: «La tienen que sacar de aquí conmigo arriba».

Arrojo semejante sorprende a quien lo ve conversar con sus proverbiales «fineza en el trato, comedimiento y moderación». Quien este año recibiera la Orden Lázaro Peña de Segundo Grado, es una persona integral que funde instrucción, educación y cultura. Pero sobre todo, apunta, «mucha pasión en mi trabajo».

Desde este cargo se propone preservar con más ahínco y poder de maniobra la memoria material y espiritual de esta ciudad, exponente de la historia nacional y mundial.

Y formular —junto a un amplio equipo de trabajo conformado por 225 personas— la propuesta y ejecución de los planes de restauración de valores históricos, constructivos, ambientales y sociales de la Perla del Sur. Además contribuir en la dirección, coordinación y fiscalización de todas las actividades que en relación con los bienes patrimoniales se lleven a cabo en la comunidad.

Millán, director de Monumentos aquí, lideró el equipo encargado de fundamentar los expedientes de los ya numerosos premios a monumentos y sitios con los cuales Cienfuegos resultara recompensada. Y de la propuesta, a la cual diera luz verde la UNESCO, de declarar a esta plaza Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Irán enhebra el día a día «pensando en la ciudad». La guarda y vigila, a la altura de un compromiso ético, postura cívica y talante humanista tales, que sus habitantes duermen confiados en su vigía.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.