Kelvin López: Un imaginario jardín de las delicias - Cultura

Kelvin López: Un imaginario jardín de las delicias

El joven pintor cubano en su exposición Anestesia local aborda un tema muy alejado de los tópicos que toca el arte cubano actual 

Autor:

Toni Piñera

Kelvin con su obra. La originalidad campea por toda la muestra, incluido el catálogo en forma de calendario, con 12 flores que coinciden con los meses del año.

En el curioso «jardín» de las delicias propuesto pictóricamente por Kelvin López bajo el título de Anestesia local, encontraremos un fértil campo donde podrá correr, a todas sus anchas, nuestra imaginación porque, detrás de ese entramado de colores y formas, deambulan conceptos, inquietudes y certezas, ya que como todo buen artista tiene mucho que decir.

El de este creador es un talento que se divide y multiplica, pues la exposición abierta en la Galería Galiano (Galiano, e/ Neptuno y Concordia, Centro Habana), integrada por 12 piezas, demuestra que estas son solo la cima visible de un iceberg bien cargado de ideas en una propuesta inteligente, compuesta por imágenes punteadas y discretamente ornamentadas que se disparan a la retina del espectador, y terminan adicionándose al paisaje circundante o penetran en él con imperiosa fuerza.

«¿Anestesia local?» —el joven artista, graduado del ISA (2000) contesta y responde la pregunta que coincide con el título de la muestra— y dice que es un tema calmante, muy alejado de los tópicos que toca el arte cubano actual; «por eso elijo las flores en esta serie que llamé Terapia floral». Y con ellas hay una intención deliberada: la idea de desprejuiciarse con un tema que los jóvenes no tocan generalmente, pues consideran que caería en lo decorativo, comercial, femenino y hasta banal.

«Lo asumo, entonces, como desafío para mostrar pintura. La validez es cómo se hace y, sobre todo, en estos tiempos tan plagados de tecnología que nos van alejando cada vez más de la tradición», asegura.

Lo cierto es que luego de recorrer la excelente muestra, el espectador se queda con muchas interrogantes. ¿Por qué recurre Kelvin, un joven artista conceptual, profesor del ISA, a una temática que poco se cultiva en estos tiempos? ¿Qué estilo las identifica?

Su vocabulario es igual al del acto de mirar. Saltos del ojo, vibraciones del objeto, exclusión de lo secundario. Ahora bien, ante sus creaciones podemos advertir que son siluetas cuya verosimilitud de sintética forma consiguen transmitirnos la visión real y su peculiar interpretación plástica. Pero uno siente que están realizadas de diferentes maneras: las hay armadas con una pincelada gestual, otras se acercan al fotorrealismo, el puntillismo...

«Más que recordar ismos o tendencias, aquí hay una estrecha relación con la pintura, de acercarme a lo que se consideran estilos pictóricos en el artista; por eso las formas en cada obra son diferentes: las hay más líricas, conceptuales, reales. Ahí está la intención de transformar el estilo pictórico en uno mental. Las obras son individuales pero a nivel de obra es no ser el mismo pintor en cada una».

Kelvin se transforma así en una especie de actor frente a la pieza, una prueba, como si cada cuadro estuviera realizado por un creador diferente. Sin embargo, siempre queda una impronta personal, un sello que lo va identificando ya, un estilo. «Es la presentación lo que cambia» —riposta rápidamente.

Recorrido Arqueológico...

Una «inmersión» arqueológica por los adentros del creador saca a flote elementos que podemos observar fácilmente en los cuadros. En primer lugar, la interesante textura que cruza por ellos, y que viene dada por el hecho de que es graduado de Grabado, lo que denota ese gusto por encontrar un cierto volumen, algo misterioso, distinto en la piel de lo creado. «De esa forma me conecto subjetivamente con la idea de que pintando creo un ejercicio pictórico y de terapia, es ir a la pintura para encontrar zonas de complacencia (acercarme a la colografía por la textura, la relación con los planos y la paleta de colores utilizada)». Así, las formas nítidas y la coloración paradójica o simbólica, tensan y enriquecen esta muestra que ha sabido expresar con claridad.

En ese curioso jardín que contrasta muchas veces con la realidad, la abolición de un orden lógico cede a la aparición de otro, casi mágico; de ahí que se produzca al instante un efecto onírico: entramos en ese reino elemental, quizá tiempo también de los sueños. Freud había ya señalado esa concordancia de discursos que se produce entre la magia y los sueños (aquí traspolamos la magia hacia la pintura). Kelvin siguió ahondando en el tema hasta recurrir a otras fuentes que yacen en el subconsciente colectivo. Lo cierto es que ante estos cuadros del artista (acrílicos sobre lienzo) sentimos que un lenguaje de formas atávicas nos toca de cerca. ¿Y por qué no? ¿Hemos acaso realmente superado las maneras de hacer de nuestros antepasados? Sabemos que no. Y es por eso que una pintura como la suya nos toca de cerca, removiendo en nosotros gustos y anhelos que continúan habitando en lo más íntimo de nuestro ser.

Una obra nueva, pues, ha comenzado. Hacia qué nuevos mundos nos conducirá este pintor, podemos aventurar a predecirlo frente a unos trabajos cuya riqueza nos mueve a su exploración. En lugar de una sistematización de estilos, Kelvin López da rienda suelta a su imaginación-talento, cuya fertilidad ha quedado probada en su producción reciente, entre las que se suman series como Fantasmas zodiacales, Tormentas (recordar además la muestra Pasarela, Galería La Acacia en abril pasado, donde desbordó originalidad al abordar ese «paseo» arquitectónico por la Quinta Avenida, relacionado con su serie de paisajes titulada Plein Air), y una que empieza a despegar de su creatividad ahora que toca los aeropuertos (Arriving). Será, sin duda, objeto de expectativa por parte de los que aman su pintura aguardar su continuación.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.