Diversidad de acordes musicales en Festival Mundial de la Música de Varadero

Artistas nacionales y foráneos comparten escena en ese encuentro que desde ya es un punto de reunión y amistad

Autor:

El boricua Andy Montañez. VARADERO.— Una diversidad de géneros se aprecia en la decena de espacios donde acontece el Festival Mundial de la Música, en el famoso balneario matancero. Algunos acuden a las clásicas descargas de jazz, a otros les llama la atención el toque de los tambores, mientras hay un público considerable que busca las presentaciones de las orquestas soneras; sin olvidar los tantos que han disfrutado de las baladas al estilo de Dyango o los boleros del boricua Andy Montañez.

Para Adalberto Álvarez el Festival es un hecho cultural de gran significado. Para Adalberto Álvarez el Festival de Varadero es un hecho cultural de gran significado para el país, una cita «que tenía que haberse rescatado desde hace mucho tiempo. No pudo ser antes por las cuestiones que todo el mundo conoce. Pero esto es una muestra de que la cultura y el Gobierno cubanos, se están preocupando por salvar una serie de eventos imprescindibles para el disfrute de nuestro pueblo».

Artistas nacionales y foráneos comparten escena aquí en un encuentro que desde ya es un punto de reunión y amistad, lo cual se evidencia en conciertos en los que confluyen diversos estilos de interpretar. «Lograr un balance en la música es bien importante. A veces nos vamos por lo que está de moda y es necesario mostrarlo todo, pues en lo menos popular también hay una calidad tremenda», afirma Adalberto, quien tuvo la oportunidad de actuar en la Plaza del Festival tras la presentación de varios artistas de Puerto Rico.

Explosión Norteña ha sido uno de los primeros grupos extranjeros en actuar. Es un conjunto del estado de Tijuana, México, y han escogido la Isla como primera plaza internacional para presentarse tras diez años de trabajo en su país natal. «Cuba es algo inédito. Nos han acogido muy bien. Nuestra actuación del jueves la hicimos de una manera meramente mexicana y también con sonoridades tropicales como les gusta a ustedes», asegura Joel Lara, percusionista.

Herederos de la música tradicional mexicana y fieles seguidores de la obra de Pedro Infante y José Alfredo Jiménez, Explosión Norteña tiene diez discos. Sus últimos dos álbumes, grabados por EMI-Televisa, evidencian el tono regional de sus propuestas, donde hay espacio para rancheras, cumbias, boleros y corridos.

«Nuestros temas se basan en las noticias que publican en los medios de comunicación», subraya Lara, quien expresa que la agrupación cerrará el Festival junto a los Van Van.

Un puente cultural ha quedado establecido en esta edición del evento. Muchos artistas recordaron el impacto que anteriormente tenía el Festival y han querido participar en esta primera reedición como sucede con Andy Montañez. «Siempre escuché hablar del Festival de Varadero y ser invitado me honra. Hace tres semanas estuve aquí para el Cubadisco y regresé nuevamente. No vine solo. Me acompañan Jacqueline Capó, hija del maestro Bobby Capó, quien vivió en Cuba; y Chucho Avellanet, una de las voces privilegiadas de mi país», puntualiza.

Una noche de baladas y boleros ofrecieron los boricuas el jueves en la Plaza del Festival. Una velada donde no faltó el toque cubano con la solista Raquel Hernández, calificada por Jacqueline Capó como sorprendente.

«Qué acogida la del pueblo cubano. Soy un fenómeno local, conocida en Puerto Rico y Venezuela. Sin embargo, llego a Cuba, donde no saben quién soy y me han tratado muy bien. Es para mí importante quedar bien con ustedes porque para mi familia este país fue esencial en el desarrollo musical de mi padre. Los cubanos son hermanos nuestros y es un honor presentarme en la Plaza del Festival», dice Jacqueline, mientras afirma que regresará para el Cubadisco 2009.

Según Juan Formell, presidente del Comité Organizador, «la tónica del Festival es la misma: no vamos a tener preferencias por ningún género, lo mismo puede venir música árabe que de otra región», expresa al presentar las ideas que se ponen en práctica.

«Para la próxima entrega la participación internacional debe ser más amplia. La música es nuestro objetivo fundamental. Varadero es una plaza muy significativa y me parece que estaba subutilizada», acota el líder de los Van Van, quien asegura que habrá sorpresas con su orquesta en la clausura del domingo, donde se baraja la posible actuación del vocalista Ángel Bonne y el músico Elmer Ferrer.

Formell igualmente anuncia que el Festival se pronuncia por trascender más allá de su culminación. «Vamos a dejar varias propuestas de espacios musicales como el dedicado a la rumba en el Centro Nocturno Mediterráneo, para los grupos de esa manifestación en Matanzas, de modo que Varadero sea todo el año».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.