Schola Cantorum Coralina, música para engrandecer el espíritu - Cultura

Schola Cantorum Coralina, música para engrandecer el espíritu

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

La destacada agrupación cubana que celebra este 2008 su XV aniversario, participará en varios eventos internacionales en este mes de julio

La música encuentra voces sorprendentes en la Schola Cantorum Coralina. Esta agrupación muestra desde el 4 de diciembre de 1993, una visión muy peculiar del canto coral con propuestas que van desde lo clásico hasta lo popular.

La idea de crear la Coralina siempre será agradecida al cantautor Pablo Milanés, «pues él me alentó a hacer mis sueños», recuerda a JR su directora Alina Orraca, quien fue además fundadora del Coro de Cámara de la Escuela Nacional de Arte (ENA) en 1979 y lo condujo durante casi 25 años.

«Quería hacer algo más profundo, de mayor vuelo y surgió la Schola», afirma la prestigiosa maestra. Y lo cierto es que han sido notables los espacios donde la Coralina ha dejado esparcido su arte, como sucedió con la interpretación, en mayo de 2000, de la cantata Carmina Burana, de Carl Orff, junto a la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la batuta de Leo Brouwer.

Uno de los proyectos de mayor impacto han sido las cantorías de Coralina, iniciadas hace 15 años, y que han fomentado el canto coral en las edades tempranas, lo cual dio lugar al movimiento nacional de cantorías infantiles. Pero son muchos los motivos para festejar estos tres primeros lustros de la agrupación. De ahí la presentación de un concierto el pasado 5 de julio en el Teatro Auditórium Amadeo Roldán, al cual estuvieron invitados los coros Solfa y Ensemble Vocal Luna.

«La velada fue netamente coral. Queríamos que nuestro público conociera las obras que presentaremos en dos eventos importantes: el VII Concurso Internacional de Música Coral en Miltenberg, Baviera (Alemania), del 10 al 14 de julio, y el Simposio Internacional de Música Coral en Copenhague (Dinamarca), del 21 al 26 del mes en curso, este último auspiciado por la Federación Mundial de Coros», afirma Alina Orraca.

Luego de estas actuaciones, la gira del coro continuará por Portugal y España, tierra donde participará en el Festival Internacional de Música de Santander.

—¿Qué estrenos llevarán a esos importantes certámenes?

—Haremos una obra que fue escrita especialmente para nosotros, ya que los compositores daneses escribieron obras para 11 de los 25 coros invitados al simposio de Copenhague. También interpretaremos una pieza de nuestro tenor, Yaniel Fernández.

—Dentro del repertorio del coro se observa cierta preferencia por lo contemporáneo.

—Nos hemos dedicado a hacer la buena música coral. Desde la sacra, pasando por los distintos estilos y períodos, como el Renacimiento, hasta nuestros días. Es cierto, nos gusta integrar a los nuevos compositores, sobre todo a autores nacionales. Nos encanta lo popular, por eso lo mismo cantamos una guaracha, un son que una rumba.

«Este año hemos trabajado con el cantaor Andrés Correa, y con David Álvarez y Juego de manos lo hicimos en el programa La descarga, que será transmitido próximamente. Para la obra danesa nos unimos a uno de los integrantes del grupo Ogguere, ya que la misma tiene un rap intermedio y se podrán imaginar que de buenas a primeras, el coro está cantando rap.

«Nos ha emocionado compartir con muchos artistas de prestigio como el maestro Luis Carbonell —porque nos enseña; es una enciclopedia viva—, el cantante Pedrito Calvo, David Blanco, Sampling y las muchachas de Sexto Sentido. En fin, que hacemos todo tipo de música siempre que podamos darle al público elementos para engrandecer el espíritu».

—Se habla mucho del desarrollo alcanzado por el movimiento coral en la Isla. ¿Qué elementos todavía debe perfeccionar?

—El movimiento coral cubano está entre los mejores del mundo. Cada coro que sale, trae premios y elogios del público. Ese es un trabajo que tenemos a nuestro favor y que el mundo entero valora. Reconocen a las maestras María Felicia Pérez (directora del Coro Exaudi), Digna Guerra (Coro Nacional y Entrevoces) y Carmen Collado (Coro Polifónico de La Habana). Ellos destacan el trabajo que la Escuela Cubana de Coros está realizando.

«Sin embargo, estamos no en pañales, sino en cero en el movimiento coral de aficionados. Y eso es algo que tenemos que aprender, por ejemplo, de países como Venezuela, que tiene una experiencia exquisita. Te encuentras allí que la policía tiene un coro y que los bancos, las escuelas y las universidades también».

—¿Cómo es posible revertir esa situación?

—Pienso que en primer lugar hay que formar más directores de coros. Sé que están pensando en los instructores, y la música coral es muy difícil, requiere de técnicos especialistas. Recuerdo que en el año 1986, en la reunión de los jóvenes artistas con el Comandante en el Palacio de las Convenciones, estuvimos casi dos horas hablando de lo que debería ser un maestro para la escuela y hablamos de la importancia de aprender música en esos centros docentes. Porque un maestro de música es, en esencia, un director de coros con conocimientos.

«Desgraciadamente no ha sido posible llevar a cabo esos programas. Hace falta que las escuelas tengan sus coros para que los niños sepan música, para que los pequeños cuando crezcan digan: “voy a ser músico”, “no voy a serlo, pero en mi tiempo libre voy a cantar en un coro”, o “Yo estudio para ser dentista o médico, pero canto en un coro, y además, leo música”.

«Mi sueño es que los niños aprendan a cantar porque todo ser humano tiene posibilidades de hacerlo. Por eso los cantores de Coralina enseñamos a los niños en los barrios donde vivimos. En su mayoría, los integrantes de mi agrupación no son directores de coros, pero transmiten sus experiencias a los pequeños. Es un comienzo incipiente para que los niños, aunque en el futuro sean médicos, ingenieros, campesinos o amas de casa, simplemente tengan la posibilidad de amar y sensibilizarse por la música».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.