Cuba en Pablo Neruda

Autor:

Juventud Rebelde

Primeramente medité este libro en torno a Puerto Rico, a su martirizada condición de colonia, a la lucha actual de sus patriotas insurgentes.

El libro creció después con los acontecimientos magnánimos de Cuba y se desarrolló en el ámbito del Caribe.

Lo dedico pues a los libertadores de Cuba: Fidel Castro, sus compañeros y al pueblo cubano.

Lo dedico a todos los que en Puerto Rico y en todo el crepitante mundo Caribe combaten por la libertad y la verdad siempre amenazada desde los Estados Unidos de América del Norte.

Este libro no es un lamento de solitario ni una emanación de la oscuridad sino un arma directa y dirigida, una ayuda elemental y fraternal que entrego a los pueblos hermanos para cada día de sus luchas.

Los que antes harto me reprochaban seguirán reprochándome mucho. Por mi parte aquí asumo una vez más, y con orgullo mis deberes de poeta de utilidad pública, es decir de puro poeta. La poesía tuvo siempre la pureza del agua o del fuego que lavan o queman, sin embargo.

Ojalá que mi poesía sirva a mis hermanos del Caribe en estos menesteres de honor. En América entera nos queda mucho que lavar y quemar.

Mucho debemos construir.

Que cada uno aporte lo suyo con sacrificio y alegría.

Tanto sufrieron nuestros pueblos que muy poco les habremos dado cuando se lo hayamos dado todo.

A bordo del Paquebot «Louis Lumiere» entre América y Europa, 12 de abril, de 1960.

Pablo Neruda 

IV Cuba aparece

Pero cuando torturas y tinieblasparecen apagar el aire librey no se ve la espuma de las olassino la sangre entre los arrecifes,surge la mano de Fidel y en ellaCuba, la rosa limpia del Caribe.

Y así demuestra con su luz la Historiaque el hombre modifica lo que existey si lleva al combate la purezase abre en su honor la primavera insigne:atrás queda la noche del tiranosu crueldad y sus ojos insensibles,el oro arrebatado por sus uñas,sus mercenarios, sus jueces caníbales,sus altos monumentos sostenidospor el tormento, el deshonor y el crimen:todo cae en el polvo de los muertoscuando el pueblo establece sus violinesy mirando de frente corta y canta,corta el odio de sombras y mastines,canta y levanta estrellas con su cantoy corta las tinieblas con fusiles.

Y así surgió Fidel cortando sombraspara que amanecieran los jazmines.

V LA GESTA

Si el hondo mar callaba sus doloreslas esperanzas levantó la tierra:éstas desembarcaron en la costa:eran brazos y puños de pelea:Fidel Castro con quince de los suyosy con la libertad bajó a la arena.

La isla estaba oscura como el lutopero izaron la luz como bandera,no tenían más armas que la auroray ésta dormía aún bajo la tierra:entonces comenzaron en silenciola lucha y el camino hacia la estrella.

Fatigados y ardientes caminabanpor honor y deber hacia la guerra,no tenían más armas que su sangre:iban desnudos como si nacieran.

Y así nació la libertad de Cubade aquel puñado de hombres en la arena.

Luego la dignidad de los desnudoslos vistió con las ropas de la sierra,los nutrió con el pan desconocido,los armó con la pólvora secreta,con ellos despertaron los dormidos,dejaron su sepulcro las ofensas,las madres despidieron a sus hijos,el campesino relató su penay el ejército puro de los pobrescreció y creció como la luna llena:no le quitó soldados al combate:creció el cañaveral en la tormenta:el enemigo le dejó sus armasabandonadas en las carreteras:los verdugos temblaban y caíandesmantelados por la primaveracon un disparo que condecorabacon la muerte, por fin, sus camisetas,mientras que el movimiento de los libresmovía, como el viento, las praderas,sacudía los surcos de la isla,surgía sobre el mar como un planeta.

IX RECUERDO A UN HOMBRE

Hablando de las tórridas palmerasque el mar Caribe besa y estremecediré que de entre tantos ojos negroslos de Martí fueron los más valientes.

Aquel hombre vio lejos y vio cercay ahora su mirada resplandececomo si el tiempo no la sosegara:son los ojos de Cuba que florecen.

Y entonces era duro y era oscurolevantar el laurel independiente:soñar la libertad era un peligro,era cambiar la vida por la muerte:pero Martí con sueños y disparosdespertó al soñoliento y al agrestey construyó con sangre y pensamientola arquitectura de la luz naciente.

XIX A FIDEL CASTRO

Fidel, Fidel, los pueblos te agradecenpalabras en acción y hechos que cantan,por eso desde lejos te he traídouna copa del vino de mi patria:es la sangre de un pueblo subterráneoque llega de la sombra a tu garganta,son mineros que viven hace siglossacando fuego de la tierra helada.

Van debajo del mar por los carbonesy cuando vuelven son como fantasmas:se acostumbraron a la noche eterna,les robaron la luz de la jornaday sin embargo aquí tienes la copade tantos sufrimientos y distancias:la alegría del hombre encarcelado,poblado por tinieblas y esperanzasque adentro de la mina sabe cuandollegó la primavera y su fraganciaporque sabe que el hombre está luchandohasta alcanzar la claridad más ancha.

Y a Cuba ven los mineros australes,los hijos solitarios de la pampa,los pastores del frío en Patagonia,los padres del estaño y de la plata,los que casándose con la cordillerasacan el cobre de Chuquicamata,los hombres de autobuses escondidosen poblaciones puras de nostalgia,las mujeres de campos y tallereslos niños que lloraron sus infancias:esta es la copa, tómala, Fidel.

Está llena de tantas esperanzasque al beberla sabrás que tu victoriaes como el viejo vino de mi patria:no lo hace un hombre sino muchos hombresy no una uva sino muchas plantas:no es una gota sino muchos ríos:no un capitán sino muchas batallas.

Y están contigo porque representastodo el honor de nuestra lucha largay si cayera Cuba caeríamos,y vendríamos para levantarla,y si florece con todas sus floresflorecerá con nuestra propia savia.

Y si se atreven a tocar la frentede Cuba por tus manos libertadaencontrarán los puños de los pueblos,sacaremos las armas enterradas:la sangre y el orgullo acudirána defender a Cuba bienamada.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.