Analiza la Asociación Hermanos Saíz papel de los medios de comunicación en la difusión musical

Se pronuncian delegados a la asamblea provincial de la Asociación Hermanos Saíz en esta provincia central cubana por una mejor selección de la música que se promueve para los jóvenes

Autor:

Julio Martínez Molina

CIENFUEGOS.— Si de las 80 horas previstas en teoría para sacar al aire la música nacional, solo un dos por ciento no se dedica a Gente D’Zona y grupos similares, cómo la gente podrá reconocer otros timbres, nuevos sellos, la obra de gente joven que está haciendo música buena aquí.

Así se preguntó el cantautor Nelson Valdés, presidente de la Sección de Música de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Cienfuegos, al abordar errores en el mecanismo de difusión de los medios.

Entonces pasa que el público se desayuna, cuando llega a cualquier peña, con la gran calidad de un cantautor desconocido, complementó Antonio Enrique González Rojas, ratificado como presidente de la organización en el territorio.

Yo empecé a llevar a peñas a muchachos que solo habían escuchado reguetón; ahora saben apreciar todas las manifestaciones y prefieren la trova. O sea, que un cambio en las preferencias es posible a partir del conocimiento y el diálogo, continuó Nelson.

Antonio Enrique observó que «no podemos permanecer eternamente escuchando la consabida afirmación de que se pone lo que a la gente le gusta escuchar. Hay que prestar más cuidado a la jerarquización cultural en programas de recepción masiva en Cienfuegos, como la revista 7 000 Musical, porque el público ya está habituado a lo malo», señaló.

Carlos Javier López, presidente de la Sección de Audiovisuales, consideró que algunos espacios musicales de Radio Ciudad del Mar promueven cosas banales. Soy defensor de la música cubana que nos fortalece y no de la que nos denigra, sostuvo.

César Alain, miembro de la Asociación, quien trabaja en dicha emisora, indicó que «lo que nos llega es Gente D’Zona; algunos grupos de reguetón van “por la izquierda”. El mecanismo establecido es que la jefa de Música lo escuche, y si no tienen dificultades se transmiten». La revisión se limita a ver si tienen malas palabras o no, y punto, acotó Antonio Enrique.

Sin embargo, César Alain reconoció que también la AHS ha fallado en sostener, mediante la presencia sistemática de sus creadores, un espacio y una sección que se les dio en el medio en épocas pasadas.

Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, reseñó el camino no exento de complejidades seguido por la AHS en aras de promover el arte joven.

«Ahora estamos en un estatus de gran madurez. La AHS es una espina dorsal de la vida cultural del país y cantera potencial de la UNEAC. Juega un papel muy importante hoy, en momentos en que grupúsculos y oportunistas que no tienen el mínimo sentido de nacionalidad están cuestionando a las instituciones, lo cual es cuestionar a la misma Revolución», agregó.

Barnet catalogó de maravilloso ver la cohesión que propicia una organización como esta, tan diferente al cuadro de Latinoamérica, donde los artistas, en buena medida, forman parte de una fragmentación lamentable.

Si la UNEAC estuviera de espaldas al encomiable trabajo de la AHS andaría perdida en aguas procelosas; debemos estar cada día más cerca una y otra organización. Nosotros necesitamos su fuerza, su capacidad de cuestionamiento, ese pensamiento fresco y revolucionario de ustedes, aseveró.

El presidente de la AHS, Luis Morlote, consideró que este proceso de balance a nivel nacional ha tenido entre sus sustentos lo que nos legó el Congreso de la UNEAC en el trabajo con la intelectualidad.

Morlote exhortó a promover más espacios sistemáticos de debate, crítica y pensamiento: «No pueden faltar ideas; siento que nos hemos ido retirando de un grupo de espacios para la reflexión, a cuyo rescate debemos ir», reconoció.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.