La tesis de una mujer de menta

«Tesis de Menta me ha desarrollado como cantante. He adquirido madurez y estilo propio», reconoce la voz líder de esa agrupación

Autor:

Susana Gómes Bugallo

Esta mujer alcanza los sentidos del más insensible ser humano. Llega a los oídos como un torbellino de irresistible desenfreno. Su ardiente interpretación recuerda a los conocedores del rock and roll la desquiciante sonoridad de Janis Joplin y Robert Plant. Su voz hechiza como magia negra. Mas la envuelve aún ese mundo de misterios y secretos que aparenta encerrar.

Conocí a Beatrix dos años atrás por amistades y gustos musicales comunes. Siempre me intrigó. Hoy comprendo que esa distancia que trazó entre nosotras no era más que su mecanismo de defensa: Bea es fuerte y tierna, sincera y crítica, maternal y rígida.

Respeta el horario de sueño por encima de todos los obstáculos. Lleva su vida con exactitud y planificación, priorizando el cuidado meticuloso de sus cuerdas vocales. Es un modelo a imitar cuando se trata de consagración a un ideal.

Llegué a entrevistarla a la que considero segunda casa de la música: el hogar de Beatrix López y Roberto Perdomo, directores y fundadores de la banda Tesis de Menta. «Aquí es adonde siempre queremos regresar. Tiene nuestra energía particular. Es el espacio de relajarnos, estudiar, crear y amarnos», confiesa Beatrix al iniciar este diálogo con JR.

Ser la voz líder del grupo —considerado por algunos críticos como uno de los mejores del rock and roll nacional— es un privilegio. «Tesis de Menta me ha desarrollado como cantante. He adquirido madurez y estilo propio. Cuando nos conocimos, Roberto tenía su obra y yo estudiaba canto lírico. Gustábamos del mismo género y al terminar la escuela él me propuso formar un grupo. Aunque amaba la música lírica, el género que me llenaba era el rock. Me decidí por él y escogí los temas de Roberto».

Es modesta pianista y saxofonista principiante, ¿por qué no se habrá conformado solo con crear voces? «Cantar es un don natural y por eso nunca me ha costado trabajo. Es importante conocer un instrumento porque la voz puede no durar siempre. El piano era casi obligatorio en la escuela, aunque lo necesité para crear coros por la facilidad de llevar la armonía con él. El saxofón es una locura mía, se me ocurrió y es bueno aprenderlo.

«Mi raíz es el rock and roll: Led Zeppelin, mucho Led Zeppelin desde niña. Crecí con esta música por la influencia que tenía en mis padres».

Cuando habló de la banda Led Zeppelin, pensé en una pregunta que sugiriera una posible competencia entre ella y su músico preferido: ¿Black dog interpretado por Robert Plant o por Beatrix López? «¡Nooo, por Robert Plant! Solo he hecho mío el tema, como debe hacer cualquier intérprete con las canciones de otro».

Le pedí un adjetivo para la Beatrix adolescente. «Rebelde, porque no me gustaba que me mandaran. Hacía lo que creía que tenía que hacer. Hoy conservo la rebeldía, pero justificada. He aprendido a practicar la paciencia y la tolerancia».

Al preguntarle qué abandonaba en el camino, mantuvo esa mirada fuerte y convencida: «No sé lo que he dejado porque para mí no es nada. Supongo que una vida más cómoda. Pero no lo he sentido porque mi mundo fluyó así. Me gusta lo que hago.

«Algunos llegan al final diciendo “hice lo que tuve que hacer”. Mi caso no es ese, hice lo que quise».

—¿Miedos?

—Perder la voz.

—Felicidad completa…

—Un mundo sin maldad donde todo fluyera.

—Admiras…

—La sinceridad.

—Detestas…

—La mentira.

—Necesitas…

—Amor.

—Tu mayor ilusión…

—No es la fama, porque me gusta la sencillez de poder caminar por las calles. Quisiera ser feliz por el resto de mi vida con el hombre que amo, hacer lo que me gusta y vivir de eso. Es complicado en cualquier lugar del planeta vivir del rock and roll. Mi ilusión sería ganarme la vida cantándolo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.