Despega en Cuba II festival de música de cámara Leo Brouwer - Cultura

Despega en Cuba II festival de música de cámara Leo Brouwer

El evento sesionará del 8 al 15 de octubre y tendrá como sede a la  Basílica Menor de San Francisco de Asís, en la Habana Vieja

 

Autor:

Juventud Rebelde

LA HABANA, octubre 8.—El compositor y guitarrista cubano Leo Brouwer pondrá en marcha este viernes aquí el II festival de música de cámara, nacido al amparo de su mecenazgo artístico abierto a un género poco privilegiado, que más bien convida a un disfrute intimista, según PL.

Organizado por la Oficina que lleva su nombre, tendrá como sede la Basílica Menor de San Francisco de Asís, en la Habana Vieja, con su atmósfera conventual y una acústica de diáfana pureza, ideal para los instrumentos de viento, cuerdas y teclado y el realce de la rica sonoridad de las voces humanas.

Serán cinco conciertos, uno por cada día hasta el 15 de octubre -siempre a las seis de la tarde- y otros dos especiales en un perfecto tramado que unira páginas imprescindibles del acervo sonoro cubano y universal.

También estará presente la huella femenina desde el siglo XIX hasta la actualidad, representada por autoras como Gisela Hernándes y María Alvarez Ríos y también por cubanas de la diáspora con una obra amasada en otras tierras sin perder el latido, las esencias más profundas de su identidad.

Es el caso, por ejemplo, de Magali Ruiz, Keyla Orozco y Tania León, esta última residente en Nueva York desde hace varias décadas, con una obra en la que alientan las raices africanas en su vertiente más auténtica, despojadas de todo exteriorismo y folclore efectista, de oropel.

Los programas prometen, máxime cuando saldrán a la palestra varias obras de Brouwer, tanto en estreno nacional como mundial, entre ellas Rondas, refranes y trabalenguas para coro; En el arpa del ángel silencioso, de Elegías martianas para flauta y piano; Beatlerianas, para guitarra y cuarteto de cuerdas; Sonata para guitarra y seis de los Diez bocetos para piano.

Junto a ellos, estrenos de musicos fundacionales como Alejandro García Caturla y su Melodía disonante para saxofón y piano. En el cierre un homenaje de Brouwer al brasileño Egberto Gismonti, para quien compuso una Gismontiana en versión para cuatro guitarras y cuarteto de cuerdas.

Tal vez Gismonti acuda a recibir en persona el homenaje extendido como reverencia de un maestro a otro maetro, iluminados ambos por los destellos del genio. Tal vez ambos se junten en un haz sonoro.

Brouwer es un devoto de la música en su dimensión más vasta, y por eso la de cámara ocupa un lugar destacado en que quehacer creativo, como lo prueba la nominación a un Grammy por Integral Cuartetos, con piezas de su autoría, grabado en 2009 por el Cuarteto de Cuerdas de La Habana en el teatro El Jardinito de Cabra y el Gran Teatro, en Córdoba.

Solo que el está por encima de premios o distinciones. La música lo habita en cuerpo y alma, lo posee, tiene en él su reino.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.