Omara Portuondo en París y Bruselas - Cultura

Omara Portuondo en París y Bruselas

La Diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, se presentó junto al saxofonista David Murray en el Palacio de Bellas Artes Bozar de Bruselas y en la Sala Pleyel parisina

Autor:

Juventud Rebelde

Escuchar a Omara Portuondo a sus 80 años de edad ya sería de los mejores regalos en épocas de fiestas, pero al lado del saxofonista David Murray y con melodías en español que hizo célebres Nat King Cole, es un lujo, reporta PL

La Diva del Buena Vista Social Club, como llaman a esta mujer sencilla y amistosa, se presentó en el Palacio de Bellas Artes Bozar de Bruselas, la capital de Bélgica, y ahora en París, nada menos que la catedral de los conciertos, la Sala Pleyel.

En la Ciudad Luz ha recorrido ya prácticamente todos los grandes escenarios y llegar a Pleyel, donde este año se conmemoró por todo lo alto el Bicentenario del natalicio de Frederic Chopin, tiene el componente de las emociones añadidas.

Su voz, que parece resistir impasible el tiempo aporta un valor significativo a las interpretaciones de un entrañable cancionero de los años 1940 y 50 de Nat King Cole, con quien alternó en el cabaret Tropicana de Cuba.

En una entrevista con Prensa Latina en Bordeaux, Francia, a inicios de año, Omara resumía su secreto con dulzura y transparencia.

Usted tiene su propia voz, la modula, la controla como usted quiere. Yo no tengo ningún secreto. Quizás influye mi modo de vida, soy muy tranquila, hasta hace poco practicaba deportes y lo he dejado, por eso estoy tan gorda, afirmó sonriendo.

Para que vea, no soy fiestera, siempre hablo bajito y desde niña mis padres me pronosticaron que sería cantante y representaría a mi país en todas partes. Ellos no lo disfrutaron pero en alguna parte me hacen sentirlos cada día, añadió.

A teatro lleno en el Bozer de Bruselas, con el saxo romántico del estadounidense David Murray, se hizo acompañar de talentosos músicos cubanos y por la Orquesta Filarmónica de Amberes.

Así llegaron Quizás, quizás, quizás, de Osvaldo Farrés, Tres palabras, de Julio Jaramillo y No me platique ya, de Vicente Garrido, una trilogía emblemática de tesoros que repetiría en la Sala Pleyel parisina.

El saxo ha puesto su vida de jazz en este proyecto y ha elaborado nuevas disposiciones, arreglos contemporáneos para estas viejas melodías originales, que parecen ser ya lo suficientemente mayores, declaró Murray.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.