Monumento a los poetas populares

La Casa Iberoamericana de la Décima de Las Tunas presentó el documental El amor a mi carreta, este miércoles, en el coloquio que dio inicio a la 44 edición de la Jornada Cucalambeana

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Las Tunas.— Un señor entrado en años ha contado su vida en décimas ante una cámara de televisión. Con lirismo ha deslizado todo un recorrido que lo ha llevado a ser machetero y a manejar una carreta. Desde esos sencillos oficios ha defendido un arte que va a las esencias mismas del campo cubano. Es, como él mismo se define, un poeta popular.

Se llama Idelgrades Hernández, pero todos lo conocen como «El sinsonte caimitero». Decidió emprender el camino de contar su historia en el documental El amor a mi carreta, de los especialistas Juan Manuel Herrera y Neysi Sobrado —ambos de la Casa Iberoamericana de la Décima de Las Tunas (CIDLT)—, presentado el miércoles en el coloquio que dio inicio a la 44 edición de la Jornada Cucalambeana.

Pero Idelgrades prefirió sorprender al auditorio con la finura y la lozanía de su verbo. Les solicitó en tres ocasiones nuevos pies forzados para inspirarse. Su huella en la música campesina ha sido estudiada y forma parte de una iniciativa que impulsa la CIDLT con el objetivo de compilar información sobre personas, agrupaciones y locaciones trascendentales en ese campo en la región.

Esta vez se develó también, a través de la investigadora Mairelys Ugarte, al octogenario Carlos Escalona (Manatí, 1930), quien todavía mantiene una participación activa en programas radiales de la provincia, compartiera escenario con Justo Vega y fuera miembro del Conjunto Cucalambé.

Interesante también fue escuchar uno de los números grabados por Miguel Ángel Fernández en la emisora Radio Libertad, de Puerto Padre, y que fueron recuperados de las cintas magnetofónicas. Fernández, ya fallecido, compuso piezas como El rumbón de mi compay y fue integrante del Conjunto Campesino Típico Oriental en 1968.

La máster Yisel Alonso, de la Universidad de Holguín, sostuvo que «la mayoría de los exponentes de la música campesina en Las Tunas tienen preparación em-pírica, premiados por la gracia de la tradición oral».

La especialista explicó en el panel Personalidades locales de la décima campesina que existe un arraigo natural de este género en la provincia «con un fuerte movimiento de artistas profesionales y aficionados que garantizan su continuidad».

Señaló además, como pasos positivos para fo-mentar el desarrollo de la manifestación en los últimos 50 años, la fundación de la Jornada Cucalambeana en 1967, y la creación de la Casa Iberoamericana de la Décima.

Igualmente destacó que en la actualidad es notable el trabajo hecho en las peñas de la décima y en los guateques campesinos de comunidades rurales y círculos sociales; así como las actividades generadas por instituciones culturales como la propia Casa Iberoamericana de la Décima y el Museo Provincial, los encuentros y talleres de repentismo, y el movimiento de niños y jóvenes cultores del género.

Se trabaja, al decir de Enrique Antonio Lalana, especialista de la CIDLT, «basado en un proyecto amplio que no solo abarcará a las personalidades, sino también los diferentes matices de la cultura tradicional campesina de Las Tunas, con la ambición de que, en un futuro, se haga un mapa antropológico.

Las indagaciones sobre los músicos Idelgrades Hernández Ávila, Carlos Escalona Labrada, Miguel Ángel Fernández, además de las realizadas anteriormente a la investigadora Carmen Hermeides Pompa Tamayo, el repentista y laudista Pepito Mayedo, y al Conjunto Cucalambé, devienen pasos certeros en ese largo camino.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.