Paco Mir en la memoria

El libro Mañana seré árbol, de Jorge Luis Garcés, aborda la vida de este poeta de la Isla de la Juventud desde la mirada afectiva de amigos y familiares

Autor:

Juventud Rebelde

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— «Paco Mir, sin dudas, figura entre nosotros como farol encendido que se expande como ramas de voz en verso», expresó el autor de la obra Mañana seré árbol, que aborda la vida de este poeta de la Isla de la Juventud.

El texto, Premio Memoria 2006 e impreso por la editorial Memoria, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, presenta a Paco desde la mirada afectiva de amigos y familiares, quienes lo conocieron, ayudaron y amaron como creador y persona.

Al hablar del bardo, Luis Garcés lo describió como un ser dotado por el influjo de la armonía, el ritmo; «y a esto él le sumó talento y corazón. Pero la vida fue dura con su salud y en plena juventud lo privó de andar ligero, acortó su visión y limitó sus habilidades para comunicarse. Sin embargo, él no se detuvo y siguió dando lo inolvidable a su obra», comentó Garcés.

Entre los valores que aporta este testimonio se encuentran la presentación de un hombre como el resultado de todo lo bueno que realizó en vida, ilustrado en el recuerdo de las personas entrevistadas, y lo que les dejó de risas, tristezas... Pero, sobre todo, el libro nos trae un legado de resistencia y esfuerzo para vivir sin miedo a la muerte.

Francisco (Paco) Mir (Banes, Holguín, 1953-Isla de la Juventud, 1998) fue un hombre comprometido con su tiempo y su oficio de poeta, en cuya obra se percibe no solo un olfato creador innato sino la impronta de grandes bardos como Rimbaud, Paul Eduards, Roque Dalton, Gastón Baquero y José Martí, a quienes admiró y respetó mucho.

Entre sus publicaciones más destacadas están Proyecto de olvido y esperanza (Editorial Letras Cubanas, 1981); Hojas clínicas (Editorial Letras Cubanas, 1985); Pianista en el restaurante (Ediciones Unión, 1990); Sinfonía fantástica (Ediciones Unión, 1993), y Teatro de los días (Editorial Letras Cubanas, 1998).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.