Dedicó Martí libro a la madre de «la niña de Guatemala»

La madre de la «niña de Guatemala» fue una verdadera defensora de las ideas más progresistas y avanzadas para aquellos tiempos en que el Maestro le obsequió el libro Galería de mujeres célebres, del francés M. Sainte-Beuve

Autor:

Luis Hernández Serrano

El libro Galería de mujeres célebres, del francés M. Sainte-Beuve, fue dedicado por José Martí en 1877 a la madre de María García Granados Saborio, la no menos famosa «niña de Guatemala» de sus Versos Sencillos.

El ejemplar del título, editado por la Librería de Garnier Hermanos, ubicada en la calle Des Saints-Péres número 6, en París, pertenece hoy a una familia guatemalteca que lo ha conservado y ahora fue enviado —mediante la moderna técnica electrónica actual— a nuestro diario, a través de Roberto Suárez, uno de nuestros jóvenes fotorreporteros.

La madre de la «niña de Guatemala» fue una verdadera defensora de las ideas más progresistas y avanzadas para aquellos tiempos en que el Maestro le obsequió el libro.

He aquí la dedicatoria escrita de su puño y letra: «Cristina.— Las mujeres célebres no son las que lo han sido, sino las que merecen serlo. Yo reparo la injusticia de este libro, y pongo á su cabeza el nombre que le falta. Su amigo respetuoso, José Martí».

La pérdida de la joven y bella María, el 10 de mayo de 1878, fue un duro golpe para toda la familia, y en especial para su padre, quien enfermó de tristeza y falleció el 8 de septiembre del propio año. Se decretó Duelo Nacional los días 9 y 10 de ese mes y se realizaron los funerales con honores militares, según el libro de Máximo Soto-Hall, La niña de Guatemala, Guatemala, 1942, editado de nuevo en 2009, según informaron al diario los historiadores y escritores Adys Cupull y Froilán González.

Es muy conocido el poema que alude a la muchacha, en cuartetas de los Versos Sencillos, sobre todo estas estrofas martianas: «Ella dio al desmemoriado/ Una almohadilla de olor:/ él volvió, volvió casado:/ Ella se murió de amor»; y «Se entró de tarde en el río,/ La sacó muerta el doctor:/ Dicen que murió de frío: Yo sé que murió de amor».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.