Malawy Capote: Nos gusta la perfección

La actriz, directora y coreógrafa conversó con Juventud Rebelde sobre el trabajo de la compañía teatral artemiseña Los Cuenteros y su próximo debut en el 14 Festival Nacional de Teatro

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Con la aplaudida versión que escribiera la destacada dramaturga Esther Suárez Durán a partir de uno de los más afamados cuentos de los Hermanos Grimm, debutará en Camagüey la compañía Los cuenteros, de Artemisa. Blancanieves se titula el espectáculo donde Malawy Capote conduce los pasos de una de las agrupaciones que se presentarán para el público infantil. Esta mujer orquesta dirige, actúa, se encarga de las coreografías y la banda sonora, junto a Deyvi Toledo Pino.

Ahora que ya se acerca el 14 Festival Nacional de Teatro (del 8 al 15), Malawy, quien se ve como «una eterna niña que desea jugar con todos y que con sus Cuenteros hará todo lo posible porque que no desaparezcan los sueños y la fantasía», accedió a responder un cuestionario de JR.

—¿Cómo se adentró en el universo de los títeres?

—Si te digo que empecé  por empezar, no me lo vas a creer, pero me enamoré y ya tenemos lazos tan fuertes que sé que nunca podré hacer otra cosa que no sea animar un títere. Además, disfruto mucho trabajar para los niños, porque son extremadamente exigentes e inteligentes.

—¿Qué tiene de especial esta versión de Blancanieves?

—Primero que todo, lo que me cautivó fue la propuesta de la autora de utilizar actores y títeres. Siempre pensé que sería interesante desde el punto de vista del montaje. Lo segundo que me motivó fue llevar un clásico tan famoso como este, contado a la manera de Los cuenteros. Creo que es un interesante espectáculo lleno de colorido, fantasía, música y sorpresas, sin abandonar nuestra línea titiritera.

«Desde la puesta en escena quise mostrar cómo Blancanieves puede morder la manzana de otra manera, lejos del clásico de Disney, utilizando toda la magia que el teatro de títeres nos brinda».

—¿Qué significó asumir la responsabilidad de guiar los pasos de un colectivo con más de 43 años de existencia y una rica historia?

—Para mí es un orgullo asumir tan alta responsabilidad, pero a la vez un compromiso con quienes fundaron la agrupación: mis padres Graciela González y Julio Capote; un compromiso de impulsar la obra gestada por ellos y continuada por quien fuera su director durante 40 años, Félix Dardo.

«Me siento responsable con la vida de esta compañía, que ha sabido, con trabajo, entrega y sabiduría, ganarse un importante lugar dentro del movimiento teatral cubano. Por momentos he tenido mis temores, pero cuento con un grupo de personas que me estimulan y me ayudan a seguir. Sé que vendrán momentos difíciles, pero también que serán más los buenos que los malos, además confió plenamente en todos los actores: tanto en los más experimentados como en los más jóvenes. Indiscutiblemente, es un gran honor estar al frente de esta prestigiosa agrupación».

—¿Qué ha distinguido el quehacer de Los cuenteros en estos años?

—Es indiscutible que lo que nos ha distinguido durante todos estos años es la lealtad a la defensa del títere y del retablo tradicional, ese mundo mágico donde el actor es sencillamente un animador, y el títere cobra el protagonismo del espectáculo. También nos caracterizamos por las ya esperadas parodias musicales, pues para nosotros la música es un personaje más dentro de nuestras obras; y por supuesto, el buen humor.

«De igual modo nos distingue ser una de las pocas compañías que se ha mantenido unida. En la década de los 90 de la pasada centuria, cuando pasábamos momentos difíciles —y el teatro no estuvo fuera de ellos—, muchas agrupaciones optaron por dividirse y formar grupos de pequeño formato. Nosotros decidimos estar más unidos y eso nos da un carácter familiar, que pienso está presente en todos nuestros integrantes. Somos como una familia, y me parece que ahí puede estar la clave de todo lo logrado».

—¿De qué manera se logra la excelencia en la animación que este colectivo consigue?

—Bien, eso tiene una sola respuesta: entrega, disciplina, compromiso con lo que se hace. Siempre nos hemos propuesto ir hasta el último detalle cuando de animar un títere se trata. Nos gusta la perfección, que todo esté muy bien cuidado, y eso lo vamos transmitiendo, a la vez que se lo exigimos a quienes comienzan en este mundo.

—¿Cómo ves el panorama del teatro dirigido al público infantil en Cuba?

—Pienso que el teatro para el público infantil está en buen momento, aunque quizá pudiera estar mejor. No obstante, existe un gran movimiento de teatro de títeres por toda la Isla y hay muchas agrupaciones con un trabajo muy bueno, serio. También las hay con una labor muy mala, pero, en sentido general, me parece que sí está en buen momento, lo que no podemos dejar de trabajar para no perder lo logrado y seguir así hacia el futuro con pasos firmes.

—¿Cuál es la significación que tiene la presencia de Los cuenteros en el Festival de Camagüey?

—Para Los cuenteros es de gran significación estar en este Festival, pues se sabe que en él se presentan los espectáculos más representativos de la escena cubana. En lo personal, estoy muy feliz, pues se trata del primer espectáculo que presento para este certamen. Que lo hayan seleccionado es de gran alegría, además de un enorme compromiso, pues sé que siempre van a esperar lo mejor de nosotros y no podemos defraudar a quienes nos han seguido durante toda nuestra trayectoria.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.