¡La Riverside es una sola! - Cultura

¡La Riverside es una sola!

Mientras en Miami se maneja el término «refundar», la orquesta Riverside de La Habana se reverdece con el tiempo. Noveles y consagrados músicos reverencian el legado de Enrique González Mántici, quien la fundó en la década de 1930

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Marcada eternamente por un tema inmortal, Vereda tropical, la orquesta Riverside de La Habana se reverdece con el tiempo. Noveles y consagrados músicos reverencian el legado de Enrique González Mántici, quien hacia finales de la década de 1930 fundó, junto a un grupo de artistas, la conocida agrupación cubana.

El de la rumba soy yo y Qué lío, tío, en la voz del mismo Tito Gómez de Vereda tropical, entre otros temas de éxito, enseñorearon a la formación musical habanera por los escenarios isleños y foráneos con una fuerza huracanada. Decenios como el de los años 50 también pusieron luz sobre un grupo que no ha dejado de hacer música y que encuentra en las nuevas generaciones de instrumentistas, compositores y vocalistas un acicate para su vitalidad.

Con proyectos importantes en la escena melódica nacional y a punto de volver a los estudios de grabación en 2013, la Riverside recibe con mucho recelo el intento de algunos músicos cubanos residentes en Miami, de «refundar» en la nación norteña la orquesta.

El hecho, divulgado este viernes en el Centro de Prensa Internacional (CPI) por los integrantes de la agrupación en La Habana y funcionarios del Instituto Cubano de la Música (ICM), ocurrió cuando varios medios de comunicación estadounidenses presentaron a una Riverside miamense, integrada por músicos que en algún momento tocaron en ella y que ahora se apropiaron del nombre y lo mostraron como suyo, intentando desnaturalizar uno de los símbolos musicales de Cuba.

Internet y algunas televisoras norteñas han exhibido un video que muestra cómo ex integrantes como el trompetista Mario del Monte y su hijo, el percusionista Mayito del Monte, tocan bajo un sello que no les pertenece. Una razón les asiste: desean que se desconozca una historia significativa del panorama musical criollo.

En Miami se maneja el término «refundar», lo cual, al decir de Orlando Vistel, presidente del ICM, «hace pensar en una desaparición, en algo que se perdió. Tienden a confundir a la opinión pública y le tiran una sonrisa al mercado».

Vistel apuntó que tratan de aprovechar el nombre de la orquesta para ofrecer un «seudoproducto nuevo, que nada tiene que ver con la Riverside».

Raúl Nacianceno, actual director y sobrino de Alfonso Nacianceno —uno de los músicos fundadores—, tomó la noticia con tranquilidad. Está seguro del reconocimiento internacional que asiste a la agrupación que lidera.

«El reconocimiento ha sido histórico, cultural, con un peso muy enraizado en todo este país. Nunca la Riverside ha dejado de estar presente en el público, en las radioemisoras, en la televisión», explicó.

Ante la pregunta de los periodistas sobre un posible proceso legal, Nacianceno sentenció que «no lo consideramos. Esto se gana en la medida en que sigamos estando presentes en los medios, a lo largo y ancho de Cuba, en el extranjero, como históricamente ha sucedido».

Por su parte, Orlando Vistel insistió en hacer un llamado ante la opinión pública sobre el caso, para que influya en una reconsideración, ya que un proceso jurídico sería costoso.

Expresó que Cuba ha aportado sustancialmente con su música al patrimonio de la humanidad, pero manifestó que no «aceptamos un hecho de usurpación y desnaturalización de nuestros más genuinos valores sonoros».

Recordó que tanto la Isla como EE.UU. son signatarios de las disposiciones legales internacionales y, en este asunto en particular, «uno de los dos países las está violando, pero evidentemente no somos nosotros».

Mientras, Raúl Nacianceno sostuvo que sería imposible desligar a la orquesta de la Isla. «La Riverside nació en Cuba y se mantiene en Cuba», dijo.

Hechos similares a este han acontecido, como relata Orlando Vistel. Sucedió con la Aragón. Formaron un grupo y «le metieron allá toda la parafernalia de promoción y la convirtieron en un producto», pero no pudieron con la autenticidad y el prestigio internacional de la Charanga Eterna, que por más de siete décadas defiende géneros como el chachachá, el danzón y la música popular bailable.

Cuba apuesta por el intercambio cultural con Estados Unidos, lo cual se demuestra, precisó, con el número de artistas nuestros que han actuado en escenarios norteamericanos, como ha pasado recientemente con la Sinfónica Nacional, y los coros Entrevoces y la Schola Cantorum Coralina, entre otros.

Escuela Riverside

Para el contrabajista Jorge Reyes, quien por cuatro años y medio formara parte de la Riverside, es esta una escuela invaluable. Fue Reyes el primero en introducir allí el bajo eléctrico. Es por ello que le parece inaceptable la noticia de que la quieran «refundar» desde la Florida y se desconozca al grupo que hasta la actualidad continúa la obra legada por Tito Gómez, Pedro Vila y muchos otros.

En ello coincide el maestro Marcos Urbay, una institución en la enseñanza de la trompeta en la Isla, además de director de orquesta y miembro de la Riverside en la década de 1950.

De 84 años, 69 de ellos en la música, Urbay recuerda con gran cariño su estancia en la orquesta y aboga porque no se ignore el pasado de una formación musical medular en el universo sonoro de la Isla.

La Riverside es una sola. Su obra es eterna y lo corrobora el sinnúmero de músicos que mostraron, con su presencia en el CPI, su apoyo a la orquesta. Planes futuros tiene muchos la agrupación cubana. Por lo pronto, continúa con sus actuaciones habituales y, como anunció Orlando Vistel en la conferencia de prensa de este viernes, el grupo está incluido «en los planes de grabación de Producciones Colibrí en el año 2013.

«Hemos venido perfilando la nueva producción discográfica para esta orquesta, de manera que sea totalmente coherente con sus momentos iniciales y su evolución histórica», puntualizó. Será una muestra de que la genuina Riverside sigue en Cuba y  saludablemente viva.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.