Zucchero hizo danzar a La Habana

El roquero italiano repletó el Instituto Superior de Arte de La Habana con un atractivo megaconcierto, que trascendió tanto por la calidad interpretativa del anfitrión y de sus invitados, como por los soportes tecnológicos utilizados

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Baila morena, cantaba Zucchero en la noche de este sábado en la explanada ubicada en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Su megaconcierto en la capital cubana ha sido histórico. Con su simpatía, se ganó a quienes decidieron seguirlo en los más de veinte temas que dedicó a los cubanos desde el escenario.

Zucchero saludó efusivamente al público de la Isla y les agradeció por acompañarlo en este sueño de tocar en Cuba, atesorado desde hace más de dos décadas y que en 2012 se hizo posible.

Con una fuerte presencia de la sonoridad «arrancó» el roquero italiano, avalada por instrumentistas criollos como Elmer Ferrer, Guillermo Fragoso y Horacio «el negro» Hernández, entre otros. Así nos presentó una buena parte de los sencillos que contiene el álbum La sesión cubana, que grabara junto a músicos nuestros en julio último.

«Este concierto es para el pueblo cubano, por su dulzura, por ser genuino, por su música», dijo, y cantó clásicos del repertorio de la Mayor de las Antillas como La guantanamera, pero en esta ocasión en italiano.

Con un derroche tecnológico, que no solo se centraba en la calidad del sonido, sino también en mostrar a través de grandes pantallas lo que acontecía en la escena, Zucchero regaló temas como Sensa una donna y Per colpa di chi, entre otros.

Uno de los momentos especiales de la velada lo constituyó la interpretación de Miserere, canción que lo uniera tantas veces en el escenario al afamado Luciano Pavarotti y que ahora los volviera a juntar gracias a la tecnología. Pero esta vez el roquero italiano particularizó la sonoridad de la canción con la presencia del maestro Frank Fernández, quien desde el piano hizo una ejecución magistral.

Zucchero compartió también con jóvenes figuras de la música cubana como Laritza Bacallao y David Blanco, a la vez que invitó a un viejo amigo, Pedrito Calvo, para interpretar Así celeste.

La presentación de Zucchero tuvo una antesala de lujo con Buena Fe. El grupo, liderado por Israel Rojas y Yoel Martínez, ofreció una pincelada de sus composiciones más conocidas, entre ellas las de su disco Pi 3.14.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.