El intenso espacio de Pablo - Cultura

El intenso espacio de Pablo

El cantautor culminó el pasado domingo, en el capitalino teatro Lázaro Peña, su serie de conciertos de verano que lo llevó también a Santiago de Cuba y Camagüey

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Sensible y conocedor de esa sublime pasión que se desata en el corazón humano, Pablo Milanés develó el domingo, en el capitalino teatro Lázaro Peña, su Amor de otoño, que no tiene que ver con las estaciones y sí con esa etapa madura que le permite sentir plenamente.

Acompañado al piano por Miguel Núñez, quien ha sido el director musical de su grupo durante aproximadamente dos décadas, Milanés propuso estos nuevos minutos musicalizados suyos y aderezó la letra con la sabiduría de sus años.

Quizá es un nuevo momento en su carrera, ahora que muestra atisbos de Renacimiento, el disco que anunció saldrá a la luz en solo un mes y donde vuelven a ser preocupaciones del cantautor el tiempo y los sentimientos. Esa sería una pregunta que quedaría en el tintero cuando al final de la actuación un grupo de colegas nos acercamos al autor de A mi lado y él pidió amablemente no decir palabras.

Sin embargo, su rostro se dibujó complacido por la energía positiva recibida en estos tres conciertos de verano que sacudieron las ciudades de Santiago de Cuba, Camagüey y La Habana. Me atreví a adivinar en sus ojos la satisfacción que despertaron los que sienten en la piel cada nota suya.

Quiso que su recital capitalino llevara el homenaje a dos amigos entrañables, que desde las lunetas también coreaban sus temas: la cantante Omara Portuondo y el actor Alden Knight.

Fue Proposiciones la escogida para abrir la actuación dominical, y encontré similitudes en la organización del repertorio con esa otra intensa presentación que hiciera en el teatro Karl Marx en mayo último, como parte de la Feria Internacional Cubadisco 2013.

Le siguieron una estela de canciones que han marcado a generaciones enteras, como símbolo de esa capacidad del compositor de reflejar esencias, sonoridades y cotidianidades nuestras.

En El primer amor vimos a ese Pablo inmenso señalándonos lo que provoca el contacto con el romance y, sin    proponérselo, nos hizo recordar la huella de Tania Libertad, en aquel dúo inolvidable que hicieran de esa letra.

Gravitando en los tonos de voz y también en cada palabra del tema, estuvo Elena Burke cuando, después de la introducción hecha por Miguel Núñez, Pablo extasió con Ámame como soy, y en su modo de interpretar, la Señora sentimiento se adueñó de su cuerpo.

Y para evocarnos al Poeta Nacional, habló de cuánto le place que Nicolás Guillén le diera los versos que dan vida a Canción o «De qué callada manera, como también la he bautizado», explicó.

Una filosofía del tiempo se dedujo de ese gran concierto dominical de Milanés y que me aventuro a explicar en estas líneas. Menos centrado en la cronología y sí en las vivencias, Pablo cantó Años, El tiempo, el implacable, el que pasó, Nostalgias —esa hermosa pieza del álbum Días de gloria y que su autor considera tuvo poco reconocimiento—; y Los momentos, una aguda obra del chileno Eduardo Gatti.

Son ellas una invitación a meditar sobre lo vivido y el valor de la experiencia como ejercicio práctico de reconocernos y ser cada vez mejores en nuestros actos cotidianos.

Sobresalió en la presentación ese seductor viaje al que siempre nos convida Pablo cuando se trata de sonoridades auténticamente nuestras. Su apego al son y a la música tradicional se palparon en cada partitura, pues es Milanés uno de esos bardos que conocen y enarbolan el arraigo que tienen en la música criolla.

Seguido por Germán Velazco (saxofón, clarinete y flauta), Dagoberto González Jr. (violín y teclados) y el resto de su banda, Pablo no olvidó en su programa a Si ella me faltara alguna vez, Yo no te pido, El breve espacio en que no estás y Yolanda.

Todas constituyen un símbolo para quienes desean recorrer el interminable camino de su creatividad, su gran sensibilidad para cantar y esa inagotable y única voz con que defiende cada letra. Porque vivimos eternamente en las canciones de Pablo, esperemos por este pleno Renacimiento, que devendrá reencuentro con el cantor y su obra.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.