Con el corazón y la razón

La revista Honda, de la Sociedad Cultural José Martí, vio la luz hace poco más de una década. Con su nombre poderoso, extraído de una de las imágenes más universales del Apóstol, ha servido para expandir su ideario

Autor:

Yuniel Labacena Romero

El pensamiento martiano, inspirador de generaciones y de hombres que lo llevaron a feliz término, palpita en Honda, la revista de la Sociedad Cultural José Martí (SCJM), que hace más de una década salió a la luz.

Armando Hart Dávalos, ferviente martiano, ha calificado como un suceso primordial para la historia y la cultura cubanas su salida a la luz, apoyada y estimulada por Abel Prieto, ministro de Cultura en el momento en que la revista nació. Se convertía Honda así en el órgano de la Sociedad donde plasmar principios y objetivos.

Relevantes plumas al servicio de la causa revolucionaria han honrado las páginas de la revista, con una frecuencia cuatrimestral. Intelectuales de renombre, artistas, historiadores, periodistas, profesores e investigadores profundos del Apóstol han irradiado lo más avanzado de su pensamiento en cada edición.

Rafael Polanco Brahojos, quien tiene el privilegio de dirigir la publicación, afirmó que el ideario de José Martí adquiere hoy renovada vigencia porque representa la cúspide de un legado cultural, político y social orientado hacia los intereses de los pobres de la Tierra. En la divulgación de esas premisas, la revista ha sido un fuerte baluarte.

«Promueve las ideas martianas, el conocimiento de los valores de ese pensamiento, la cultura e identidad nacionales. Solamente 3 000 ejemplares se editan; sin embargo, su influencia va más allá, porque es fuente de consulta imprescindible de promotores culturales, profesores, estudiantes, intelectuales y de todos los interesados en sus temas.

«La revista, que no está dirigida solamente a las filiales y objetivos de la Sociedad, sino a un público más amplio, refleja de manera enriquecedora la cosmovisión de Martí. Mediante diversos géneros procuramos presentar facetas poco conocidas, y salimos de esas que aprendemos desde niños; quizá por eso son muchos los que nos buscan.

«Nuestra idea es mostrar un Martí que sea síntesis de lo más avanzado del pensamiento revolucionario cubano. Con un lenguaje sencillo, pero sagaz, mostramos, por ejemplo, la profundidad de sus reflexiones en el análisis del surgimiento y desarrollo del imperialismo, porque nadie como él, en sus Escenas norteamericanas, siguió este fenómeno», agregó.

El también Vicepresidente de la SCJM aseveró que los cubanos, en primer término, tienen el deber de mostrar y divulgar, con mayor precisión y actualizando sus ideas, la obra de ese genio que fue Martí. Con esa motivación ha trabajado Honda desde su nacimiento en enero de 2000.

«El Apóstol dejó una obra impresionante y se ganó los mayores elogios de su época. La publicación ha contribuido a ese movimiento de fortalecer sus ideas, que hoy goza de buena salud y que sin dudas está haciendo un aporte cardinal a la formación integral de los jóvenes», expresó.

Para Polanco, como para millones de martianos, el mayor símbolo de la revista está en ese título poderoso que le da nombre y que fue tomado de la frase del Apóstol que aparece en la carta inconclusa que aquel 18 de mayo de 1895 escribe a Manuel Mercado: «Viví en el monstruo y le conozco sus entrañas y mi honda es la de David».

«No empuñamos la honda destructiva como el arma favorita de David para enfrentar al gigante Goliat; sino con la idea de alcanzar el bien, de asumir la honda para apropiarnos de una cultura que nos defienda y defienda a Nuestra América, que nos permita difundir la obra del más universal de los cubanos. Ese es el enorme poderío y magisterio que lleva cada entrega de la publicación», explicó.

Al referirse al trabajo que se realiza con la difusión de la obra martiana, Polanco sostuvo que este tiene que hacerse con mucha responsabilidad. «Tenemos que estudiar y enseñar a Martí, pero esa herencia debe transmitirse lo más fielmente posible a las nuevas generaciones y a las venideras, porque él es un patrimonio esencial para la cultura y la identidad nacional.

«Al mismo tiempo no podemos repetir constantemente sus frases y aforismos para los problemas más disímiles... Martí no puede ser esa forma mágica para resolver todas las dificultades. Debemos apelar no solo a la razón, sino a los sentimientos, porque él tiene la ventaja de la universalidad.

«El Apóstol es el hombre de cultura, el poeta, pero al mismo tiempo, el hombre que prepara expediciones en secreto, que reinicia la lucha por la independencia. Un hombre que se adelantó a su tiempo y habló de lo que sucedería en el siglo XX y de lo que está por ocurrir en este», confesó.

Según Polanco, aunque Martí es la inspiración principal de la revista, en sus páginas se pueden encontrar los más variados temas del pensamiento cubano. «No nos quedamos en él; tocamos a otras figuras y hechos importantes de nuestra historia y cultura, y en esto tratamos también de aportar elementos novedosos, lo que contribuye a darles continuidad en el tiempo a los procesos de la nación.

«También reflejamos la creciente actividad de la SCJM tanto en su instancia nacional como a través de sus filiales en todas las provincias del país y en el municipio especial de Isla de la Juventud. Todo esto es una forma de rescatar la historia y de continuar la cubanidad, esa que nos enseñó el Apóstol», manifestó.

Son muchas las personas interesadas en adquirir Honda,   coleccionarla y hasta publicar en ella, atestiguó Polanco, y añadió que la mayor insatisfacción es contar con una tirada pequeña si tomamos en cuenta la demanda de la publicación. «Esto ha sido un termómetro para medir el grado de aceptación con que cuenta y pensar en un futuro cercano cómo ampliarla».

—¿Cómo acercar los temas martianos a los jóvenes?

—Tiene que ser de manera amena, pensar en un Martí de carne y hueso, con las debilidades que tuvo como ser humano, con gustos por las comidas, los paisajes, el idioma, y sobre todo por el amor. Esta idea me parece que conecta mucho con la juventud de hoy.

«De niño se empieza recitando sus Versos Sencillos, y somos capaces de tener al menos diez en común que aprendimos incluso antes de llegar a la escuela. Esto forma parte de una tradición. Pero es necesario enseñar también por la vía del sentimiento que Martí escribió de economía y del imperialismo. Hay que tener presente cada etapa y hacerlo con las cosas que enlacen más a los jóvenes de hoy y en las que ellos se vean reflejados.

«Se trata de motivar el análisis, promover la reflexión y despertar la preocupación por tan inaplazable tema. A Martí se llega primero con el corazón, y después por la razón. A través de sus relatos, resulta un ser humano más cercano y real, capaz de calar profundamente en aquellos seres sencillos, no solo por su carisma y dotes de comunicador, sino también por sus valores éticos».

Nueva Honda martiana

Un conjunto de estudios y aproximaciones inéditas, que desde diferentes perspectivas se acercan al quehacer creativo de José Martí, así como a la recepción de su impronta en diferentes etapas y personalidades cubanas del siglo XX, fue el regalo del número 36 de Honda al aniversario 160 del natalicio del Apóstol.

La publicación, que recogió las voces de reconocidos profesores e investigadores cubanos y extranjeros, se presentó en la Conferencia Internacional Por el Equilibrio del Mundo, que sesionó del 28 al 30 de enero, en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Tiene como ilustración de portada una obra de Enrique Ávila  —el escultor del Che y el Camilo de la Plaza de la Revolución— que nos muestra un Martí muy relacionado con la contemporaneidad.

La huella de Martí en las bases del proceso revolucionario cubano, la presencia del legado martiano en el pensamiento político de Eduardo Chibás, la universalidad creciente de José Martí y una aproximación a la mirada martiana del Oriente frente a la globalización modernista son algunos de los estudios de esta edición.

Otros trabajos están vinculados con la representación que desde sus crónicas dibuja el Apóstol sobre el puente de Brooklyn, la crítica de artes plásticas de José Martí en México y Guatemala, y dos comedias indígenas (el Rabinal Achí y El Güegüense) comentadas por Martí, entre otras notables investigaciones.

La sección En casa hace un repaso de la vida de la SCJM en los últimos meses, así como al desarrollo comunitario de algunos de sus proyectos. Llega la habitual invitación a la lectura en Páginas nuevas, esta vez con recientes títulos que abordan horizontes poco explorados del universo martiano y novedosas relecturas que enriquecen la amplia y creciente bibliografía sobre el tema.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.