Yoyo Ibarra «se subasta»

Sigue el precepto de ser más autóctono para ser más universal, rescatando el pop rock en la fusión de la música cubana

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Cuando el videoclip del tema I kiss you se «lanzó» en Youtube, ocupó el número 489 en la lista de los 500 con más comentarios. Se asombró mucho su autor e intérprete Jorge García Ibarra, conocido en el mundo musical cubano como Yoyo Ibarra.

«Fue espectacular recibir esa acogida, esa fama. El video es una sátira al cine romántico clásico y, según los críticos, hacer popular el mensaje es lo que le dio el toque mágico. Se manejan muchos códigos, es como una transición del surrealismo al pop art, y muestra además un profundo trabajo de recontextualización.

«La campaña de Winston Gleiser, I love New York, la convertimos en I kiss you; incluimos al personaje de Betty Boop, entre otros detalles, y al final, el público culto disfruta el video por estas razones y el que no tiene el mismo nivel cultural y, por tanto, no puede decodificar ciertas señales, también lo disfruta porque le resulta atractivo, cómico, diferente. En sentido general, el video superó las expectativas. Está entre los cuatro más vistos en Cuba, según el Lucasnómetro; en el primer lugar del apartado balada pop trova de Pista Cubana; y en el número 8 en las listas del Top Cien, y eso nos estimula mucho».

Junto a otros 11 temas, I kiss you conforma la oferta discográfica de Yoyo Ibarra y su grupo, en un disco que, inspirado en el nombre del tema que interpretara el joven —egresado del Instituto Superior de Diseño—, con Buena Fe (Se subasta el Premio Nobel), producido por David Blanco y con arreglos de Emilio Vega, verá la luz próximamente.

«Se subasta es mi primer disco, aunque aún no se ha presentado como tal. Muchos de sus temas ya se conocen y es, ante todo, un rescate del pop rock, porque este género está vivo, independientemente de que los cubanos seamos más dados a la salsa y a otros géneros de la música popular bailable. No obstante, en el fonograma hay mezcla con la música tradicional cubana, como por ejemplo en el bolero-son Desnúdate otra vez.

«Incluí también el tema Entra por atrás, con influencias del son, y es bueno que se escuche así ahora, porque en próximas sesiones de estudio que tendremos César Pedroso (Pupy) y yo, hemos pensado grabarlo juntos, con otros detalles, innovando un poco. Eso marcará un antes y un después del Yoyo Ibarra con ese tema».

Yoyo menciona el nombre de este fundador de los Van Van y sonríe. «Le debo a él mi primera guitarra eléctrica, un regalo suyo luego de conocernos, trabajar juntos y admirarlo yo tanto». ¿Historia similar a la de Leo Brower?, inquiero. «Ojalá el maestro no me olvide, porque yo siempre recuerdo el día que siendo adolescente, salí de mi casa a la de mi vecina, donde él estaba, para enseñarle un tema escrito por mí y pedirle su opinión. Me regaló mi primera guitarra y eso sí nunca podré olvidarlo».

—¿Cuánto te aportan tus estudios de Diseño en tu quehacer audiovisual, como realizador de videoclips?

—La carrera de Diseño siempre fue un complemento dentro del mundo musical. Cursaba el cuarto año cuando comenzamos a recibir la disciplina de Comunicación visual y el audiovisual en la televisión, y nos llamaba la atención que el videoclip cubano, que ya ha alcanzado cierto reconocimiento, se concibe por lo general desde el punto de vista del cine y no del diseño.

«Si se asume que desde su acepción primigenia el videoclip es una herramienta para el músico, como puede serlo un afiche o una tarjeta de presentación, es esencial pensar que el trabajo del videoclip en Cuba se hacía desde el punto de vista del director y no desde el del músico. Por eso quisimos revertirlo».

Rememora Yoyo Ibarra la época en la que, aún en cuarto año, surgió la idea de realizar el videoclip del tema Localizando, su ópera prima. «Versa sobre un mundo surrealista dado a un público más selecto, al que le gusta lo más pensado, con una dirección de arte abstracta. Estuvo incluido entre los diez temas más escuchados de la radio y entre los diez videoclips más vistos en el país siendo un tema de pop rock, y ya eso es una carta de triunfo. Fue la apertura para el mundo comercial de Yoyo Ibarra. Luego nacieron otras inquietudes, y por eso llegó I kiss you, en el que soy co-realizador junto a Carlos Eduardo Maristani».

Su carrera en solitario, luego de integrar el grupo de Javi Santana y Chamela, comenzó el 11 de noviembre de 2011, y desde entonces, ha sido el pop rock la base de su trabajo.

Las matrices modélicas dentro de mi grupo nunca estarán definidas, asegura el veinteañero. «Es importante para nosotros trabajar en la fusión de la música tradicional cubana con otros géneros. Creemos que es vital que la juventud conozca lo que considera, erróneamente, música de viejos, ¿y de qué otra manera podemos lograrlo si no es a través del quehacer de jóvenes también?».

—¿Cuáles son los sueños de Yoyo Ibarra?

—El grupo es joven y hasta ahora hemos dado lo mejor y, sin haber lanzado el disco aún, vamos bien. Hemos trabajado directamente para el público, y eso es importante, porque creo que está ávido de escuchar música no solo para bailar, sino también para estudiar, para caminar, para pensar.

«Tenemos una cuenta pendiente con América Latina, y creo que se materializará en poco tiempo. Aspiramos a alcanzar un Grammy Latino, ¿por qué no?, ahora en plena juventud, porque pensamos que traemos una propuesta fresca para el mercado. Seguiremos fusionando, sin dejar a un lado la música tradicional cubana, porque siendo más autóctonos llegaremos a ser más universales, como dijera el Apóstol. Esa es también la filosofía del Yoyo Ibarra y su grupo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.