Calzado ideal para embarazadas

No debe ser plano completamente, ni demasiado alto. El tacón de unos tres centímetros es el ideal y se debe optar por los de horma ancha

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Durante el embarazo, a medida que crece la barriga, la curvatura lumbar va acentuándose, por lo que es más fácil perder el equilibrio. El peso que el útero ejerce sobre la pelvis dificulta el drenaje de líquidos, con la consiguiente hinchazón de los tobillos. De ahí la importancia de usar zapatos acordes con esta etapa, para evitar caídas y torceduras, lo cual no significa ir en contra de la moda.

Algunos consejos útiles: el calzado no debe ser plano completamente (para repartir mejor el peso sobre el pie), ni demasiado alto (para evitar calambres en la pantorrilla y pérdidas de equilibrio). El tacón de unos tres centímetros es el ideal. Opta por una horma ancha que no te presione el pie; la parte trasera debe cubrirte todo el talón ya que soporta más peso. El zapato debe sujetarte el pie para evitar torceduras, de ahí que los diseños tipo chancleta no sean una buena opción durante estos meses.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.