Las otras facetas de Descemer Bueno

En su concierto del pasado jueves en el teatro Karl Marx, el artista propuso al auditorio un repertorio en el que evidencia algunas de las novedades de su carrera

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Hace poco, una entrevista develaba en estas páginas la capacidad creativa de Descemer Bueno. Abordaba allí esa arista de compositor que con sinceridad colma su carrera. Revelaba el artista su fórmula para componer y manifestaba que ese era un acto que gustaba compartir con colegas, para lograr obras mucho más integrales y con miradas multifacéticas.

Ahora regreso para comentarles otro ángulo: en el que Bueno se desborda para interpretar sus propias obras, y al que integra el mismo concepto del creador. Se junta con cantantes para enseñarnos cómo sus piezas toman forma, moldeadas por las voces de sus contemporáneos.

Esa es la esencia del concierto que el jueves último Descemer ofreció en el capitalino teatro Karl Marx. Fue ese un momento para regalar no solo aquello que hemos escuchado en su disco Bueno (licenciado en Cuba por la disquera Bis Music), sino que sumó otras obras surgidas de uniones mucho más recientes y que bien pudieran figurar en algún proyecto fonográfico futuro.

¿Esperaba el músico la respuesta del público que vimos esa noche? Pues eso siempre es un enigma que solo se corrobora en el escenario, como confesó a JR tras la actuación. De ahí parte su afirmación de que este precisamente «ha sido un año de intenso trabajo y quizá haya visto muchos resultados. No solo he estado aquí en La Habana, aunque he escogido el Karl Marx, un lugar muy emblemático, para cerrar todo un periplo de idas y venidas por territorios como Holguín, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos y otros tantos lugares, donde la gente me ha recibido con muchos deseos».

Justamente el 26 de diciembre de 2012 inició, en el teatro Mella, un período intenso de trabajo. Y ahora no se trata de cerrar un ciclo, ya que Descemer no desea que cese «esta energía llena de sentimientos que la gente entrega» en cada presentación.

Por eso escogió, para el pasado jueves, un repertorio que dramatúrgicamente indicara en dónde está situado actualmente. Para lograrlo propuso una selección equilibrada de 16 canciones, que fueron respaldadas por una banda de lujo, integrada por Yaroldy Abreu (congas), Jorge Aragón (piano), Gastón Joya (bajo) y Rodney Barreto (batería); mientras que en los metales se hizo acompañar de Carlos Miyares, Kelvis Barreto y Juan Carlos Marín, entre otros.

Abrió con No me digas que no, un sencillo que compuso junto a Enrique Iglesias. Luego, nos recordó un single popularizado por Haydée Milanés, titulado Tú y yo.

Continuando con el camino trazado en Bueno, el músico invitó a la escena a Omi Hernández en Ella, e hizo que todos en el teatro se levantaran. Lo mismo sucedió con Lloro por ti, en el que invitó a Alain Daniel —debo decir que este tema cuenta con una excelente orquestación en tono de salsa, que se enriquece con las improvisaciones de los cantantes—; la muy tarareada Quisiera volver, en la que junta su voz a la de Baby Lores; y Ser de sol que, a diferencia de la original con Buena Fe, fue seguida por Leoni Torres.

En el Karl Marx vislumbramos algunas de las uniones nuevas de Descemer. Allí pudimos apreciar la pieza Llórame un río, con Waldo Mendoza, y la sensible balada Loco, en la que lo acompaña Laritza Bacallao.

Dejo para el final a Bailando, ese contagioso tema que ha ganado popularidad en las últimas semanas y que Descemer interpretó con Gente D’ Zona. Esa noche lo disfrutamos por partida doble, aunque hubiera preferido que se utilizara solo como cierre de la velada.

No obstante, deviene abarcadora y loable la intención de Descemer Bueno de dar a conocer que hay mucho virtuosismo en Cuba, y su más reciente concierto es una muestra de ello. Porque, como bien dijo, su meta es «acercar el talento de los cubanos, y lo que nosotros defendemos al mundo entero».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.