Universos de Girona en El reino de este mundo - Cultura

Universos de Girona en El reino de este mundo

Dibujos, óleos, acuarelas, tintas, gouaches…,elegidos para la ocasión, reafirman la genialidad de la exposición que en homenaje al centenario del natalicio del artista cubano Julio Girona fue inaugurada en la galería El reino de este mundo, de la Biblioteca Nacional José Martí

Autor:

Aracelys Bedevia

«Los pintores de mi generación usábamos una orquesta de colores (…) pero con los años fuimos reduciendo la paleta. Ahora puedo hacer un cuadro con dos o tres colores, incluso aplicando variaciones de uno solo. Soy un pintor de cuarteto», expresó en una ocasión el conocido artista Julio Girona.

Evidentes resultan estas palabras al acercarse a la exposición que en homenaje al centenario del natalicio  de este pintor, caricaturista, dibujante, grabador, escultor, poeta y novelista, fue inaugurada el 10 de septiembre, en la galería El reino de este mundo, de la Biblioteca Nacional José Martí.

Dibujos, óleos, acuarelas, tintas, gouaches…, elegidos para la ocasión reafirman la genialidad de un cubano que con apenas 13 años hizo en su ciudad natal (Manzanillo) la primera de sus más de 50 exposiciones individuales y colectivas.

Colores, líneas, formas y signos, sobresalen en Universos de Girona, título que identifica esta muestra expositiva, la cual reúne más de una treintena de piezas y abarca muchas de sus series y ciclos creativos fundamentales, desde los inicios hasta sus últimas producciones.

Nacido el 29 de diciembre de 1914 Julio Girona se inició como artista en la escultura, pero se concentró luego en la pintura, el dibujo y el grabado. El discurso de este maestro se movió entre la abstracción y la figuración, con un lenguaje reducido a los elementos imprescindibles.

Su creciente espíritu de renovación estilística y la sostenida calidad formal están en cada una de las piezas de esta exposición. Afloran en ella muchas de las vivencias de sus viajes por el mundo (a los 18 salió a recorrerlo), sobre todo recuerdos de la II Guerra Mundial. Hay en sus Universos…, una buena dosis de dolor, principalmente en el conjunto de dibujos Apuntes de la Guerra (1944-45) realizados en Francia y Bélgica, en lápiz y tinta sobre papel, y en algunos de la década de los 70, (en los que expresa evocaciones del holocausto en el que participó como soldado).

Rostros tristes, en los que se perciben, además, rigor técnico y líneas bien definidas remiten a los horrores de una contienda que todavía perdura en la memoria colectiva. Pero como se trata de sus universos, próximos a estos cuadros hay también otros que revelan su habitual jovialidad.

Refrescantes resultan las crayolas con imágenes de su niñez mezcladas con el recuerdo de los dibujos infantiles que pudo haber visto durante su existencia. Están también sus naturalezas muertas y las Caligrafías newyorkinas, serie que antecedió a los gouaches en la abstracción.

Soltura de trazos, pinceladas fragmentadas y palabras escritas incorporadas a la composición, marcan de manera significativa esta exposición. Las mujeres están por doquier (ellas aparecen durante todas sus etapas). «En las muchachas descubro más sensualidad y belleza que en toda mi obra», afirmó Girona.

Llaman la atención, por otra parte, los círculos y cuadrados realizados con la finalidad de restarle rigidez a la pieza y alcanzar mayor libertad creativa.

Muchas son las características que sobresalen de su pincel y sus creyones —y hago mías aquí las palabras de Toni Piñera en el texto que aparece en el catálogo—, «sin embargo, hay una que destaca: la frescura de soluciones expresivas coincidentes con el espíritu renovador de compatriotas suyos, cronológicamente jóvenes, que hoy protagonizan cambios de enfoques y lenguaje en el arte plástico cubano. De un solo golpe, con la acción incuestionable de su propio quehacer, Girona prueba lo equívoco de esos criterios generacionales que no conciben la posibilidad de lo nuevo y progresivo del arte en personas que ya han arribado a la edad madura».

Universos…, reafirma, al mismo tiempo, la influencia que tuvieron en Girona (él mismo lo reconocía) Picasso (uno de los cuadros expuestos es muy picassiano), Matisse, Modigliani, Chagall.

Esta exposición podrá ser apreciada por el público hasta el 8 de octubre. Importantes premios obtuvo este artista integral a lo largo se su vida, entre ellos el de Escultura en la Bienal de París en 1961, y el Nacional de Artes Plásticas del año 1998.

En diciembre, mes en que nació (29) y falleció (24) se efectuará en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau una jornada en su honor. Está prevista para la fecha la presentación de la antología La corbata roja y otros poemas girondinos, y la exhibición del documental Rumor del tiempo, de la cineasta Lourdes Prieto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.