El amor bonito de Leoni Torres

El popular intérprete y compositor presentó en el teatro Karl Marx un concierto donde compartió canciones nacidas al calor de su creatividad y que revelaron una carrera que ha desarrollado por más de tres lustros

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Hay quienes miran con recelo el pop, la fusión y otros estilos con un marcado corte foráneo, y sesgados por las leyes de un mercado fonográfico voraz que domina la escena internacional. En ocasiones esa es una visión epidérmica, aunque siento que tiene en cuenta los ejemplos promovidos por las grandes transnacionales de la música, con una propuesta insulsa y frívola, conquistada a partir del fuerte impulso que reciben de esos mismos líderes del negocio sonoro.

Retomo la reflexión sobre lo epidérmica que puede resultar la visión que se tenga acerca de estas zonas de la sonoridad, porque siempre es expedito valorar a fondo cada propuesta, escucharla, y no desecharla de antemano, amén de que lleve un sello menos endémico, nacional.

La buena música, a mi modo de ver, debe conjugar la espiritualidad en las letras con ese misterio resultante de la unión del ritmo, la melodía y la armonía. Del mismo modo debe sopesar el gusto de la audiencia.

Pensaba en ello el sábado último, cuando Leoni Torres ponía bajo su piel canciones nacidas al calor de su creatividad y que revelaron una carrera que ha amasado por más de tres lustros.

Fue el teatro Karl Marx, escenario que no todos los artistas colman en su totalidad, el escogido por Torres para presentar Amor bonito, el concierto con el que regresó a ese coliseo tras siete años de ausencia.

«Gracias por regalarnos un pedacito de su sábado y venir a compartir con nosotros acá, después de un largo tiempo», dijo el cantante, que emprendió su carrera en solitario hace ocho años, tras formar parte primero de las Maravillas de Florida, de Camagüey, y luego de la Charanga Habanera.

¿Adónde vas?, Ella sabe y Si me besa tu boca, mucho más apegadas al pop tradicional, redescubrieron a un Leoni Torres vocalmente potente y seguro de sí mismo. Foto: Roberto Ruiz.

Repasando su discografía —compuesta por Bajo la piel (2007), Latiendo (2011) y Salseando (2012), toda facturada por la disquera Egrem—, Leoni invitó a sus seguidores a corear algunos de sus temas más populares, al tiempo que propuso otros más actuales que llevan su firma y la de colaboradores suyos como Omi Hernández (Si yo fuese tú).

De ahí se revelaron sencillos como ¿Qué pasa? —de Torres—, el cual aparecerá en su cuarto fonograma y en el que se ofrece una mirada a la vida nocturna de esta gran urbe, cosmopolita no solo en cuestiones culturales. Igualmente el artista estrenó Es tu mirada, mucho más cercana a la fusión. Adelantó que esta pieza tendrá como invitados al cantautor Kelvis Ochoa y al trompetista Alexander Abreu, líder de Habana D’ Primera.

Con el angolano Orlando Max en Dímelo, Leoni levantó de sus butacas a los espectadores en la noche sabatina. Ambos, con una base musical que recorrió el camino del reggae, contagiaron a un público que volvió a corear a Torres cuando reeditó éxitos de su paso por la Charanga Habanera, como ¡Ay!, ay amor y Abusadora. Estas dos piezas se escucharon con orquestaciones mucho más fusionadas con el pop.

¿Adónde vas?, Ella sabe y Si me besa tu boca, mucho más apegadas al pop tradicional, redescubrieron a un Leoni Torres vocalmente potente y seguro de sí mismo. Un énfasis en Idilio, pieza popularizada por Laíto Sureda junto a su Sonora a finales de la década de 1990, mostró su deseo de interactuar con ese repertorio cubano y latinoamericano, referente para no pocos noveles artistas.

Fruto de la colaboración de Torres con Descemer Bueno y muy bien colocado en las listas de éxitos radiales, Amor bonito fue defendido esta vez solo por Leoni. El sencillo lo disfrutamos en dos ocasiones en la velada, una de ellas como cierre a una hora y media de canciones para nada insulsas y sí degustables, con dosis de esa musicalidad insular y defendidas por un intérprete al que hay que prestar atención.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.