Reynier Mariño otra vez en casa

«Soy una persona dichosa, aunque no me siento a esperar que la suerte llegue. Trabajo mucho y por eso en España y en Uruguay gané prestigio, fundé mis academias, porque adoro enseñar, y logré que el flamenco ganara un espacio».

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Irrumpió con su Alma gitana (Egrem, 2003) y fue la primera vez que en Cuba se grabó un disco de flamenco. Entonces figuró entre los tres primeros más vendidos. Viajó a España a «bailar en casa del trompo» y lo hizo, con la buena suerte que nunca le abandona.

«Soy una persona dichosa, aunque no me siento a esperar que la suerte llegue. Trabajo mucho y por eso en España y en Uruguay gané prestigio, fundé mis academias, porque adoro enseñar, y logré que el flamenco ganara un espacio».

«En Gran Canaria es como estar en Cuba, nos parecemos bastante y mi propuesta atrajo mucho, aunque el flamenco gusta más en Madrid, Andalucía, en Barcelona y en otras ciudades. Al principio, exploté el gitaneo, esa especie de flamenco y pop que complace tanto, incluso en Cuba, tal y como lo hacemos ahora. Con la comunidad gitana sí lo hacía puro, y también encantó».

Sin dudas, fue un acierto del destino que a las manos de Reynier Mariño, egresado de la especialidad de guitarra clásica del Conservatorio Manuel Saumell, llegara un casete, años atrás, con la música de Paco de Lucía y el tema Entre dos aguas, que no falta en sus presentaciones.

«En aquellos tiempos, te confieso, quería ser salsero o como Silvio Rodríguez. Tocaba en la Bodeguita del Medio, en cualquier lugar, buscando dinero, haciendo algo. Mi vida dio un giro total cuando escuché esa música porque decidí que el flamenco sería mi vida.

«Trabajé con Lizt Alfonso, luego vino el premio por mi obra Leyenda de la luna, en el 2000; la formación de mi grupo, el primer disco Alma gitana, mi estancia en España, mis felices coincidencias con los maestros Manolo Sanlúcar, Tomatito y el mismo Paco de Lucía, mi ídolo, a quien le agradezco tanto... Mis experiencias en más de 50 países, en escenarios diversos y con figuras como Fito Páez, Eduardo Galeano, Hugo Silva, Paco de León, Alejandro Sanz, Maná y otros, pero siempre siendo un cubano que hace flamenco».

Y quien fuera un niño muy         perseverante, que no dejó de pedirles a sus padres una guitarra de verdad para sustituir aquel palo con dos puntillas y un hilo de pescar, hasta que le regaló una el maestro Ñico Rojas, sigue robándole horas al      día «para que el flamenco no se   apague».

El 2014 fue un año de muchos cambios en su vida y de vuelta a Cuba decidió quedarse porque «el país necesita de este género aunque existen defensores como Lizt Alfonso, Irene Rodríguez, Calor Gitano, Ecos, Yoel Zamora y otros más. Por suerte, muchas personas me recuerdan, aplaudieron en mis conciertos hace diez años y se alegran de volver a verme, y lo agradezco porque las reacciones del público cubano son muy gratificantes».

—Flamenco fusión, dedicado a Paco de Lucía, es el disco que disfrutamos en tus presentaciones recientes en el Teatro Nacional y en el Museo de Bellas Artes, pero tienes otro en proyecto…

—Empezaremos pronto a trabajar en un nuevo disco con la Egrem, la disquera cubana con la que hicimos Alma gitana y Cuerdas poéticas, en el 2013.

«En este álbum estarán tres temas de Cándido Fabré, a lo flamenco: Charará, Me gusta y A mi madre. El público lo vio y lo escuchó en el concierto del Teatro Nacional, fue espectacular. Se incluirán también tres temas de Yohara García Cruz, coreógrafa y primera bailarina de la compañía Ópera de la calle; y los demás son de mi autoría, la mayoría instrumentales».

—¿Se mantiene el proyecto de gira nacional con la FEU?

—Sí, por supuesto, porque me interesa muchísimo despertar el interés por el flamenco en los más jóvenes. En noviembre del año pasado estuve en el jurado del Festival de Aficionados, en Santiago de Cuba, y desde allí planeamos esta gira por todas las universidades. Comenzamos en La Habana y a partir de abril hemos realizado presentaciones en distintas provincias, en las que han intervenidos diferentes invitados, principalmente del movimiento universitario de aficionados... Una oportunidad genial para encontrarme con ese segmento del público.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.