Para oír las campanas del cielo - Cultura

Para oír las campanas del cielo

Washington y La Habana marcan sus pautas en colaboración cultural con la ya concluida visita a la Isla del Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades de Estados Unidos, pero el bloqueo sigue cortando el fluido. Músicos norteamericanos manifiestan su interés de actuar en Cuba

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Definida como provechosa y que marca pautas para continuar acciones de intercambio cultural entre La Habana y Washington, este jueves concluyó la visita oficial de la delegación del Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades de Estados Unidos.

En la conferencia de prensa, celebrada en la sala Lecuona del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, y que puso punto final al intenso cronograma del distinguido grupo a Cuba, Fernando Rojas, viceministro de Cultura, aseguró que la más de una decena de reuniones efectuadas entre ambas partes «es evidencia de que se puede seguir trabajando en el intercambio cultural entre nuestros pueblos, como hemos venido haciendo en los últimos años durante la presidencia de Barack Obama».

Rojas destacó que en 2015 se realizaron casi 500 acciones de intercambio entre los dos países, al tiempo que agradeció la cordialidad mostrada por los visitantes de la delegación estadounidense, quienes han recorrido varias instituciones culturales en la Isla durante su estadía en la capital antillana y han podido estar en contacto con nuestra enseñanza artística y han tratado asuntos relacionados con todas las artes y el patrimonio, así como se reunieron con las empresas de la cultura y los artistas criollos.

El funcionario aseguró que se analizaron diversos proyectos y anunció acuerdos sustanciales como la Declaración Conjunta hecha por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y el Instituto Smithsonian de Estados Unidos —relacionada con el intercambio de conocimientos en el patrimonio—, la exhibición de seis filmes cubanos en certámenes cinematográficos en Estados Unidos, la intención de constituir en ese país una agrupación infantil como La Colmenita con niños y adolescentes norteamericanos, y que académicos de ese país viajen a Cuba para conocer nuestras prácticas de gestión cultural.

El vicetitular del sector aseveró que se continúan evaluando otras iniciativas, las cuales «crean un marco para seguir trabajando en los próximos meses. Hemos conversado sobre la posibilidad de intercambiar delegaciones pequeñas para ello.

«Al mismo tiempo, hay cuestiones para las instituciones cubanas que hemos estado planteando, como es la imposibilidad de que nuestras agencias de representación artística puedan percibir beneficios por las actuaciones de los artistas cubanos en territorio de  Estados Unidos, lo que impacta negativamente en los recursos que Cuba destina a la enseñanza del arte. Este es el tipo de obstáculo que se deriva de las regulaciones del bloqueo contra Cuba y que hacen muy difícil un intercambio sostenido», puntualizó.

El escritor Miguel Barnet, presidente de la Uneac, también manifestó su deseo de enterrar el notable efecto negativo de la política de cerco sostenida por Washington contra la Isla en las últimas cinco décadas. Barnet recordó el momento vivido hace unos días y en el que el destacado músico y productor William «Smokey» Robinson cantó junto a la orquesta de Chapottín en los estudios Areíto de la Egrem.

«Ese es el verdadero fluido y el verdadero amor que sentimos de esa confluencia de pueblo a pueblo. Pero, ¿cómo vamos a hacer esas cosas hermosas y trabajar juntos en paz, si no se acaba de abolir el bloqueo, que ustedes llaman eufemísticamente embargo? Eso tiene que acabarse y cuando suceda, entonces oiremos las campanas del cielo. Ojalá que ustedes contribuyan a que esas campanas suenen vigorosamente mañana», sentenció el autor deBiografía de un cimarrón.

Por la parte estadounidense, varios miembros del Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades de Estados Unidos elogiaron los pasos sólidos que han dado con esta visita, como la productora teatral Margo Lion, su copresidenta; el doctor William Adams, presidente de la National Endowment for the Humanities; Jane Chu, presidenta del National Endowment for the Arts, y David J. Skorton, secretario del Smithsonian Institution.

Una representación de la intelectualidad, la cultura y la sociedad civil cubanas estuvieron también presentes en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Músicos norteamericanos planean actuar en La Habana

El cantante y guitarrista Dave Matthews y el violinista Joshua Bell, dos de los artistas que visitaron La Habana esta semana como miembros del Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades de Estados Unidos, dijeron este jueves a Juventud Rebelde que actuarían en Cuba en un futuro no muy lejano.

El violinista Joshua Bell. Foto: Roberto Ruiz

Matthews aseguró que vendría con su banda «en el verano a tocar en Cuba. Si fuera por mí, esto lo hubiéramos hecho más rápido. Tenemos mucho que ofrecer y mucho más por ver en Cuba. Nos hemos perdido todo. Es como me siento. A veces tengo la sensación de que ya Cuba nos invade en cuanto a música, literatura y arte. Es un país maravilloso y creo que es tiempo de acabar con esta estúpida página», afirmó.

Por su parte, el afamado violinista Joshua Bell señaló que ha tenido «los mejores tres días de mi vida. He conocido y hecho muchos amigos. Toqué el miércoles en la noche con una orquesta de músicos formidables que sobrepasó mis expectativas, como por ejemplo Aldo López-Gavilán. Nos hicimos muy buenos amigos. Definitivamente, quiero regresar».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.