Cuba, la comunidad y la cultura

Holguín fue la sede, del 30 de mayo al 2 de junio, de la XVII edición del concurso nacional Proyectos de desarrollo local y comunitario desde la cultura

Autor:

Yunier Riquenes García

La célula más viva de la cultura cubana está allí, en la comunidad. Allí nacen los procesos, allí se conocen las necesidades, allí se sueña en la transformación y el enriquecimiento de cada individuo. Un país y su cultura se ganan o se pierden en la comunidad.

Cuba toda, la verdadera, se respiró en la XVII edición del concurso nacional Proyectos de desarrollo local y comunitario desde la cultura, que auspician el Centro de Intercambio y Referencia Iniciativa Comunitaria (Cieric), la Dirección Nacional de Cultura Comunitaria de la Uneac y el Consejo Nacional de Casas de Cultura.

Holguín fue la sede, del 30 de mayo al 2 de junio. Las experiencias finalistas se sumaban a las que habían sido evaluadas y reconocidas en los procesos regionales. Desde la primera jornada, con el encuadre y las dinámicas de Cieric, comenzaron a fusionarse, a integrarse, a hacer un gran proyecto que buscaba el mismo objetivo: defender la cultura cubana.

Las exposiciones de las diez experiencias finalistas mostraban la diversidad de las propuestas que se impulsan en todo el país desde las iniciativas, experiencias y proyectos que buscan desde diversas formas de gestión, mejorar la calidad de vida de las personas en barrios, asentamientos y comunidades cubanas.

Desde el asentamiento de la comunidad El Turquino, del Consejo Popular El Cobre, en Santiago de Cuba, nace El corojo, un proyecto que aprovecha esta planta desde la raíz hasta la penca, y se preocupa por las tradiciones culturales de este asentamiento.

El patio de Adela y El caverchelo.com, provienen de La Loma del chivo en Guantánamo. Aquí la salud y las tradiciones se juntan: la rumba, la conga, el changüí...

El proyecto sociocultural comunitario Misarte, de Villa Clara, propone tejer a crochet, cantar, bailar y lucir bien. Camisas de hombres, bolsos de mujeres, blusas y vestidos, hicieron pensar al público en la otra forma que existe para brillar.

Bien cerca de la tierra y el cielo, en la Sierra Maestra, en el Consejo Popular de Vitorino, en Guisa, Granma, está Picacho, proyecto de realización audiovisual comunitaria con niños y adolescentes de comunidades serranas. Los niños y las niñas cuentan sus películas, buscan sus personajes, sus historias de vida, los sonidos de la Naturaleza.

En la capital de todos los cubanos, en Marianao, un grupo de mujeres realizan trabajos manuales: panadería, talabartería, zapatería. ¿Quién puede dudar de la capacidad de la mujer? A eso nos lleva el Proyecto Mujeres y Desarrollo Local en Marianao. Una experiencia desde los Talleres de Transformación Integral del Barrio.

O quién dice que una librería es solo un lugar donde se compran y se venden libros. La librería es un centro cultural, lo afirmaron los coordinadores del proyecto La piedra Lunar de Santa Clara. El libro y la literatura también construyen universos culturales. Forjan el alma de nuestra nación.

Y desde el Camagüey, que siempre quiere y abraza, el proyecto sociocultural comunitario Razim Creyol en la comunidad Van Troi, junta la cultura popular del Caribe. Descendientes de haitianos muestran y conservan bebidas, dulces, bailes, peinados y cantos.

En Matanzas, Maravillas de la infancia. Cultivadores de sueños, toma las ruinas de lo que fuera la casa Quinta Anita, en Versalles, en la capital yumurina, y convierte un vertedero de basura en un lugar donde niños y niñas aprenden en círculos de interés y talleres de superación.

En el Consejo Popular La Línea, en Imías, Guantánamo, una Galería Andante recorre las calles con intervenciones públicas, performance. Las artes visuales caminan calle a calle para conquistar al público.

Y desde un pasillo interior en Santiago de Cuba, nace Claustrofobias. Promociones Literarias.

Las jornadas en este concurso permitieron visitar el proyecto El camino de la Virgen en el municipio de Cueto, celebrar el cumpleaños 90 de nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, en Birán; y el aniversario 25 de Cieric.

Los participantes se preguntaban cuáles podían ser las experiencias ganadoras. El jurado sufrió y gozó muchas horas de discusiones. Pero el mayor premio ya estaba: hubo risas, aprendizaje, integración, convenios de trabajo, abrazos. Cualquiera podía ser el ganador. Se había derrochado pasión y entrega por nuestras comunidades, por nuestra cultura, y por nuestro país.

Los más destacados

Resultados del XVII Concurso nacional Proyectos de desarrollo local y comunitario desde la cultura:

Relevantes: Picacho, Granma; El patio de Adela y El caverchelo.com, Guantánamo; Claustrofobias. Promociones Literarias, Santiago de Cuba.

Destacados: La piedra Lunar, Villa Clara; Maravillas de la infancia. Cultivadores de sueños, Matanzas.

Reconocimiento especial del jurado: Razim Creyol, Camagüey.

Menciones: Mujeres y desarrollo local en Marianao, La Habana; y Misarte, Villa Clara.

Otros premios: El corojo, Santiago de Cuba (Consejo Nacional de Casas de Cultura), Galería Andante, Guantánamo, y Claustrofobias, Santiago de Cuba (Dirección nacional de Cultura Comunitaria de la Uneac); y Misarte, Villa Clara (Popularidad).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.