Desde la cultura también se construye futuro

La Revolución ha educado en el derecho a opinar y decidir sobre sus políticas fundamentales. Las numerosas propuestas realizadas este sábado en el Consejo Nacional de la Asociación Hermanos Saíz a los proyectos del 7mo. Congreso del Partido a debate fueron muestra de que los jóvenes artistas y escritores se sienten empoderados

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Desde la cultura también se construye el futuro del país. La idea, sostenida por Rubiel García González, presidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), tomó cuerpo en los debates que suscitaron este sábado los proyectos de Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: Propuesta de visión de la nación, ejes y sectores estratégicos.

Durante el Consejo Nacional de la organización, García González agregó que como jóvenes artistas y escritores no solo se ven reflejados en las propuestas de los documentos, sino responsabilizados con la materialización de las aspiraciones que en ellos se esbozan.

La Revolución nos ha educado en el derecho a opinar y a decidir sobre sus políticas fundamentales y lo ocurrido este sábado en el seno de nuestra Asociación es muestra de ello, y aun más, de que debemos fortalecer nuestras fuerzas culturales, apuntó el dirigente juvenil.

Quizá por ello en la consulta de los textos, algunos miembros del Consejo Nacional defendieron la idea de que junto a una sociedad socialista, próspera y sostenible, esté también el calificativo de culta. Y lo fundamentó Indira Fajardo Ramírez, instructora de arte y miembro de la Dirección Nacional de la vanguardia artística joven del país, quien sostuvo que no podemos imaginarnos los procesos sociales sin la influencia humanizadora de la cultura.

Cuando hablamos de una sociedad culta nos referimos a lo que le es intrínseco, que es conformar nuestros conocimientos, valores, iluminar la vida interior, enriquecer el mundo emocional, cohesionar nuestras individualidades. A nosotros la cultura —que no es solo entretenimiento, lo literario, el arte— nos ha dado el hilo que ha permitido tejer nuestra identidad social y nuestra continuidad, señaló.

Previo al debate, Joel Suárez, vicejefe de Departamento del Comité Central del Partido, repasó detalladamente el contenido de los textos, que desde el pasado 15 de junio se abrieron al consenso nacional para enriquecerlos y perfeccionarlos, luego de que fueran presentados, debatidos y aprobados en principio en el 7mo. Congreso de la máxima instancia política del país.

El funcionario significó que estos son documentos de gran alcance político, ya que formarán parte del legado que dejará la generación histórica de la Revolución a las nuevas, a la vez que contribuirán a la consolidación y fortalecimiento de la Revolución, así como al logro de la nación que estamos comprometidos a construir desde la inteligencia colectiva, pues nada sustituye el aporte que se hace desde la participación ciudadana.

Al recordar que Cuba ha vivido momentos similares al que ocurre ahora en todos los territorios, Joel Suárez dijo que esta consulta nos lleva a construir consenso y unidad, y por tanto es un proceso abierto e inclusivo, en el cual las personas pueden proponer cualquier modificación, adición y supresión, o esclarecer dudas acerca de las propuestas que se han presentado.

Nadie puede pensar que la Conceptualización y el Plan serán documentos estáticos o dogmas para la Mayor de las Antillas, señaló el dirigente partidista, quien añadió que se trata de proyectos que se mantendrán vivos y llevarán a un proceso de actualización periódica, para así tener una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

Pensar, proponer y construir

Alrededor de 30 opiniones se dieron acerca de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista. Yansert Fraga, vicepresidente de la Asociación, propuso agregar en la Introducción del proyecto un párrafo acerca del rol que ha desempeñado y desempeñará la cultura dentro de la sociedad y, sobre todo, que se refiera a esta en la formación del ciudadano.

Yoel Herrera, presidente en Villa Clara de la organización juvenil, planteó que entre los principios socialistas que sustentan el modelo debe quedar recogido en el párrafo 68 —que aborda el reconocimiento moral y jurídico de la igualdad de derechos y deberes de la ciudadanía y las garantías para hacerlos efectivos— que tampoco habrá discriminación por el ejercicio de la opinión. El joven pidió agregarlo, en el fragmento referido a enfrentar las diferentes formas de discriminación.

En lo referente a una de las condiciones necesarias para todo el funcionamiento del sistema empresarial, la relacionada con la existencia de una clase obrera revolucionaria, capaz de trabajar con eficiencia y productividad en función del cumplimiento de los planes, Rafael González, también vicepresidente de la AHS, propuso modificar ese último presupuesto porque en realidad, desde su perspectiva, las motivaciones de los trabajadores deberían ser más abarcadoras y profundas.

Otros participantes en la consulta se refirieron también a la esencia humanista del Modelo que se propone. Además alertaron de lo trascendente de definir qué se entiende por concentración de la propiedad y las riquezas y cómo va a ser la distribución de estas. De igual manera instaron a esclarecer cómo funcionará la regulación estatal sobre el mercado para evitar distorsiones.

Otro punto al que se refirieron algunos participantes como Frank Armando Pérez, presidente en Cienfuegos, fue a que se debía profundizar en lo relacionado con la función de la familia como célula fundamental de la sociedad, que trasciende la preparación de las nuevas generaciones, como se plantea en el párrafo 288. Así, propusieron incluir la educación de estas, término que involucra todo.

Este joven también planteó la necesidad de agregar un párrafo en el capítulo 2, que aborda la propiedad sobre los medios de producción. Advirtió que en ese acápite debe quedar expresado que la política cultural de la Revolución hay que hacerla cumplir en las diferentes formas de propiedad.

Otros de los planteamientos fue el de Indira Fajardo, quien propuso que el sistema de educación, más allá de asegurar la formación de fuerza de trabajo calificada —como recoge el Modelo— debe garantizar la formación de ciudadanos revolucionarios para la vida.

La también Presidenta del Consejo Nacional de Casas de Cultura llamó a modificar el párrafo relacionado con la atención priorizada a la situación demográfica, en función de transformar la tendencia decreciente de la población. A los elementos que se mencionan a los que deben recibir especial atención como la fecundidad, propuso agregar también las migraciones, pues ello está incidiendo en la situación señalada, más cuando se trata de los jóvenes.

Eldys Baratute, presidente en Guantánamo de la Asociación, expuso que en el párrafo 268, donde se plantea que el ideal de prosperidad de los ciudadanos se sustenta en perspectivas alcanzables de materialización de proyectos racionales de vida individuales y colectivos, se debe valorar si la palabra «racionales» es la más adecuada, pues puede conducir a que no se piense en el desarrollo personal y social.

También fueron varias las propuestas relacionadas con el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, sobre todo acerca de la visión de la nación que se quiere alcanzar para esa fecha, para que estén plasmadas de una forma más evidente aquellas aspiraciones que verdaderamente enamoren a los jóvenes, quienes tienen el encargo de participar en la concreción de esa visión.

Así lo aseguró el Presidente nacional de la Asociación: esa visión tiene que ser más entendible, con códigos de comunicación más claros y lo suficientemente atractiva para que las nuevas generaciones se sientan parte de ella y vean cómo podrán materializarse sus principales anhelos.

En la Introducción del Plan, y en especial a lo referido a asegurar las fuentes de empleo necesarias para el desarrollo previsto, Dennys Pérez, presidente de la Asociación en Pinar del Río, propuso agregar que estas fuentes de empleo fueran tanto en el sector estatal como privado. Otros jóvenes plantearon que se evaluara la propuesta de darle a la empresa estatal socialista la posibilidad de quedarse con más utilidades, para estimular sus fuerzas productivas.

Igualmente, como ya ha ocurrido en otras consultas, los más nuevos propusieron agregar dentro del Plan un objetivo específico al eje estratégico Desarrollo humano, equidad y justicia, relacionado con fortalecer la protección de este sector desde las políticas sociales.

Luego de casi tres horas de debate —al que también asistió Joan Cabo Mijares, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas—, en el capitalino Pabellón Cuba, sede nacional de la Asociación, su Consejo Nacional refrendó los documentos del 7mo. Congreso del Partido. A la vez, Rubiel García González reconoció que el hecho de que estos proyectos puedan sufrir modificaciones en el camino es una muestra elocuente de nuestra democracia.

La participación de la cultura en estos debates es necesaria, y más cuando se trata de quienes formamos parte de la joven vanguardia artística de la nación. Pensar, proponer y construir juntos son conceptos claves en este proceso y los hemos materializado en un ejercicio vivo de pensamiento y sabiduría colectiva. Como nos dijo Fidel, la cultura es lo primero que hay que salvar, y ahí está nuestro proyecto social, afirmó.

Hasta el próximo 20 de septiembre, se llevan a consulta los proyectos del 7mo. Congreso del Partido con los militantes de la máxima instancia política nacional, la UJC, representantes de las organizaciones de masas y amplios sectores de la sociedad, con el propósito de enriquecerlos y perfeccionarlos, pues el Socialismo que queremos es asunto a discutir entre todos, al igual que nuestro futuro como país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.