Otro Festival ilustre

A partir de este jueves en que Iván Giroud, director del Festival Internacional de Cine de La Habana, dejó inaugurada de manera oficial la esperada cita, el cine se convertirá en una «idea fija» para un público al que le encanta ser seducido por la gran pantalla

Autor:

Alejandro A. Madorrán Durán

Que más de 1 500 obras hayan puesto su esperanza en el 38 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, aunque al final el comité organizador decidiera que solo 111 puedan optar por los principales Corales, indica que en verdad La Habana se transforma en la meca del séptimo arte y no únicamente para nuestra región.

A partir de este jueves en que Iván Giroud, director del Festival, dejó inaugurada de manera oficial la esperada cita, el cine se convertirá en una «idea fija» para un público al que le encanta ser seducido por la gran pantalla y en el cual se pensó para tomar la decisión de reducir dos días de concurso, de modo que este pueda disfrutar al máximo de los filmes premiados.

La presente edición se ha dedicado al cineasta cubano Julio García Espinosa y a los 30 años de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV), institución que mereció el Premio Coral de Honor y que nació, como recordara Giroud, por la voluntad política de la Revolución Cubana y la capacidad de Fidel de hacer realidad los sueños que parecían imposibles para los pueblos del Tercer Mundo.

Los emocionantes audivisuales exhibidos en el teatro Karl Marx, que mostraron las visitas del Comandante en Jefe al centro que con los años se ha transformado en la escuela de todo el mundo, pusieron en evidencia el afán de Fidel por lograr la integración de Latinoamérica también a través del cine.

El Festival se dio el lujo de abrir con un espectáculo de la compañía Lizt Alfonso Dance Cuba, que hizo converger en su actuación a tres rostros del cine cubano: Eslinda Núñez, Mirtha Ibarra y Daysi Granados con las cantantes Idania Valdés, Yaíma Sáez y Luna Manzanares.

La película que inició las proyecciones fue El ciudadano ilustre, de los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn, la cual se suma a otras 17 en la competencia de los largos de ficción, donde Cuba clasificó con Últimos días en La Habana, de Fernando Pérez; Ya no es antes, de Lester Hamlet, y Sharing Stella, de Enrique Álvarez.

Por estos días, de seguro captarán la atención de muchos las reconocidas actrices invitadas Sonia Braga y Marisa Paredes, así como la sección Clásicos restaurados que propondrá a los cinéfilos revisitar íconos del celuloide al estilo de Memorias del subdesarrollo, de Tomás Gutiérrez Alea, y Retrato de Teresa, de Pastor Vega, como parte del arduo trabajo que realiza la Cinemateca de Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.