Que las canciones germinen en el alma de la gente

Antes de emprender junto a Moncada y Casabe la gira nacional que saludó los aniversarios 55 de la UJC y 56 de la OPJM, Israel Rojas y Yoel Martínez sostuvieron un diálogo on line con los lectores de JR

Autores:

José Luis Estrada Betancourt
Yuniel Labacena Romero
Alejandro A. Madorrán Durán

Partieron de JR con más deseos que nunca de conmover al mundo con sus canciones, después de ponerse en contacto directo con los lectores del diario, esos que «mueren» por las creaciones de Israel Rojas y Yoel Martínez, los integrantes del popular dúo Buena Fe. Decenas se juntaron por obra y arte de internet para entrevistarlos on line antes de que emprendieran su gira nacional, acompañados por Casabe y el grupo Moncada, para festejar los 55 años de la Unión de Jóvenes Comunistas, y los 56 de la Organización de Pioneros José Martí.

Durante casi tres horas Israel y Yoel sostuvieron un intenso diálogo que ahora reproducimos en parte, coincidiendo con el reciente cierre de sus presentaciones en todas las provincias del país.

—¿Creen que con Sobreviviente renuncian a algo de lo que siempre han defendido como credo?

Yoel Martínez (YM): «Sobreviviente es un disco que como todos los nuestros tiende a ser politemático. Este, creemos que posee un gran contenido social. Según el maestro Silvio Rodríguez, La tempestad es un ejemplo de ello. Lágrimas tras cebolla también tiene una responsabilidad en el ámbito social, no solo en Cuba sino en América Latina donde el machismo hace estragos y la vida de una mujer es nada».

Israel Rojas (IR): «Los discos no tienen que cumplir siempre con todas las expectativas, a veces su recepción depende también del momento de la vida que esté pasando quien lo escucha. Sobreviviente acaba de salir, hay que esperar que esas canciones germinen o no como semillas en el alma de la gente».

YM: «Los discos tienen la magia de narrar muchas historias que logran enamorar, conquistar y poner muchas ideas en el aire. Hay quien sigue a Buena Fe, por Déjame entrar, por todos los discos, incluso, por una canción, en el camino hay personas que como si fuera un tren se suman, otras se mantienen a bordo, y otras se bajan o cambian de tren. Nosotros, que no somos más que conductores de una obra, somos felices de saber que aún podemos transportar emociones de un corazón a otro. Sobreviviente es un disco joven al que aún le queda mucho por recorrer».

—Israel, ¿qué te inspiró para componer Dijo el Diablo?

IR: «Es un tema que parte del reconocimiento de las aspiraciones legítimas, del ego de cada cual, y del respeto que cada cual exige para sí mismo, pero no siempre está dispuesto a practicar con los demás. En esta canción, la figura del Diablo la usamos metafóricamente como rasero justo en la línea que separa el bien y el mal».

—¿Qué distingue Sobreviviente de los discos anteriores?

YM: «Cada disco tiene vida propia, en cuanto a temática, sonoridad, y aunque viaje con un sello que es lo que identifica a cada artista, el tiempo y las vivencias definen las diferencias entre uno y otro. Déjame entrar, por ejemplo, fue un disco ingenuo que narraba nuestra historia en Guantánamo, y fue un disco muy local. Ya los otros no fueron tan así, porque el medio cambió, cambió nuestra realidad y lógicamente las canciones. Sobreviviente es un resumen de lo que hemos sido durante 17 años, narra de cierto modo lo que hemos vivido y lo que hemos apreciado en otros. Y en cuanto a sonoridad, nos permite un camino aun más fresco, es decir, reinventarnos, algo muy necesario en un artista».

—Mi tema preferido: Cada país... he visto personas llorar en los conciertos cuando lo cantan. ¿Cómo surge ese tema?

IR: «Cada país nació en un vuelo de Londres a París, pero creo que realmente se gestó en Guantánamo, mi mamá fue 30 años profesora de Geografía, siempre entre mapas y nombres de países y lugares lejanos. Es un canto también para que ningún lugar nos resulte extraño, es una canción a la que le tengo mucho cariño».

—¿Cómo podemos adquirir el disco Sobreviviente?

IR: «El disco Sobreviviente está en formato de CD que comercializa la Egrem; en formato de app para sistema Android —cuesta 1 CUC su activación— y podrás además encontrarlo gratuitamente de manera informal en el paquete o en los quemadores por cuenta propia».

—¿Cómo nació la canción por el 4 de Abril y por qué se nombra Gallo de pelea?

IR: «El tema Gallo de pelea trata de reflejar la gallardía y valor con que hoy deben defenderse las convicciones en un mundo que buscará a toda costa imponerle al ser humano el carácter de consumidor como valor primario. Tiene un arreglo sumamente urbano y electrónico, por lo cual el título se me hace inclusivo para los jóvenes que no viven en las ciudades».

—¿Qué temas prefieren no tocar claramente en sus canciones?

IR: «Ningún tema está vedado, no solemos autocensurarnos, por el contrario: nos encanta ir narrando las emociones, vivencias o historias que la vida nos va regalando».

—¿Por qué a veces utilizan palabras demasiado rebuscadas en sus canciones?

IR: «Las palabras mientras estén en el diccionario no son rebuscadas, sino que a veces no son tan usadas. Lo que intentamos que no sean rebuscadas son las temáticas, en ocasiones simpáticas, trágicas o historias de amor. Nuestro sello es intentar que las canciones también sirvan para crecer y ampliar el horizonte del que escucha si le fuese necesario».

—¿No es una presión demasiado grande para ustedes sacar un disco cada año?

IR: «Hacemos un disco cada dos años y hasta ahora no ha sido una presión, sino un placer. El día que sea incómodo o nos parezca que lo creado no está a la altura de lo que nuestro público se merece no editamos nada y esperamos a que llegue el momento correcto. Esto no es una carrera contra el tiempo, sino a favor de la alegría, los sueños, la esperanza».

—¿Qué les ha motivado a estar siempre trabajando con los jóvenes?

IR: «La absoluta convicción de que el tiempo no se detiene. Los jóvenes de hoy serán los adultos de mañana y nos encantaría dejar una huella y servir de compañía a los demás en nuestro efímero paso por la vida. Quizá alguna canción tenga fuerza para trascender esta época, pero eso no se busca, simplemente sucede. Vivimos el hoy, el ahora de una manera intensa, pero con un compromiso con los que vendrán después. No quisiéramos legar ni promover algo en lo que no creamos».

—¿Cuál ha sido la fórmula para conectarse con los jóvenes con canciones que transmiten mensajes a veces muy complejos, en tiempos en que estos se interesan por músicas más «simples»?

YM: «Seguimos creyendo que es un error pensar que la gente no quiere pensar y que solo prefiere bailar, y ese error lo estamos pagando y vamos a seguirlo pagando mientras los que hacen música y los responsables de difundirla sean quienes prefieren hacerlo más fácil. Por otro lado no tenemos una fórmula para que el público asista a nuestros conciertos, tratamos de tocar diversas temáticas sin ningún prejuicio y luego tratamos de ser consecuentes con aquellos que nos siguen y con lo que cantamos».

IR: «No existe una fórmula para hacer contacto y si existe no la conocemos, ni siquiera creemos que es toda la juventud la que gusta de nuestro trabajo. Es una parte importante de los jóvenes y a ellos es a quien habría que preguntarles. Nosotros simplemente defendemos como guerreros nuestro trabajo».

—Con una carrera ya hecha, se unen a jóvenes que apenas se conocen como Casabe, ¿por qué?

YM: «Nos gusta colaborar y hacer trabajo en equipo, lo mismo con los músicos que se conocen, que con los que no conoce nadie. Hoy en Cuba hay muchos proyectos que creemos interesantes y pueden contar con nosotros para darles una mano».

«Son jóvenes muy talentosos, que lamentablemente no son visibles para el gran público a consecuencia de las preferencias que hoy se tienen en Cuba. Hemos trabajado y seguiremos trabajando para ayudar a promover compañeros talentosos, con un trabajo enriquecedor».

—¿Cómo valoran la labor de las instituciones culturales en el apoyo a los jóvenes, y su experiencia al respecto?

IR: «No es fácil. Las instituciones culturales la tienen difícil para ellas mismas, imagínate para los demás. El apoyo, aunque existe, no es suficiente, por lo cual los jóvenes deben aprovechar todas las oportunidades que brindan hoy los espacios de autonomía y la revolución tecnológica».

—¿Por qué involucrarse en una campaña por los 55 años de la UJC?

IR: «¿Y por qué no? Nuestro trabajo intenta ayudar a construir este país. Todo el que tenga el mismo propósito puede contar con nosotros».

—¿Me gustaría saber cuáles son las canciones y los artistas que no pueden faltar en la lista de reproducción de Yoel e Israel?

YM: «Consumimos mucha música y no podríamos hacer mención de un artista porque es enorme la lista de los que podríamos hablar. Pero todo aquello que nos alimenta, que nos permite crecer, lo tenemos en cuenta sin importar que sea o no conocido».

—¿Cómo logran conjugar la carrera artística con la familia?

YM: «La verdad que es bien difícil para un artista cuando se vuelve mediático llevar el tema trabajo-familia, pero aprendes a vivir con esto, es parte del proceso».

IR: «A quienes hay que ponerles una medalla en el pecho es a nuestras mujeres, pues nos pasamos mucho tiempo fuera de casa y ellas cargan con la atención del resto de nuestras familias; no obstante, dedicamos todo el tiempo que podemos a cuidar el nido».

—Israel, ¿estás casado con Leyanis López, la cantante?

IR: «Leyanis es la madre de mi hijo varón (el mayor), ya no es mi esposa, pero es una gran mujer y tenemos una excelente relación. Tengo una relación con la madre de mi hija de cuatro años y estamos aguardando la llegada de otra pequeña, que espero que sea la última (broma)».

—¿Buena Fe continuará disfrutándose fuera de Cuba?

YM: «Sí. Nos encanta hacer conciertos en lugares donde asisten cubanos y otros latinos para llevarse un trozo de canción que acabe con la nostalgia, y los acerque a la reflexión, la amistad y el amor. En algún lugar nos encontraremos. Un beso grande».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.