Hemingway sentía una profunda admiración por Fidel Castro

Decenas de expertos y académicos internacionales y de la Isla participan en el 16to. Coloquio Internacional Ernest Hemingway, que tiene lugar en La Habana hasta el 18 de junio

Autor:

Aracelys Bedevia

Valerie Hemingway, nuera del autor de Por quién doblan las campanas, y su última secretaria, ratificó en La Habana que Hemingway nunca ocultó su admiración por Fidel Castro. Era su amigo y se sentía satisfecho de serlo y confiaba en que la Revolución sería beneficiosa para los cubanos. Así lo aseveró al intervenir en el 16to. Coloquio Internacional Ernest Hemingway, que desde el jueves 15 tiene por sede el Hotel Ambos Mundos, de la capital, y concluirá el 18 en Finca Vigía.

«Conviví en Cuba con los Hemingway hasta finales de 1960, y recuerdo bien cómo fue presionado por el gobierno de su país para que abandonara la Isla. Durante esa etapa pasé a máquina el manuscrito final de París era una fiesta.

«A pesar de que viajó mucho, Hemingway escogió a Cuba como su hogar. Aquí encontró el lugar donde podía escribir con facilidad», enfatizó. Su destino final quizá no hubiera sido tan trágico de haber permanecido aquí entre los pescadores de Cojímar y las personas humildes de los alrededores de Finca Vigía, en San Francisco de Paula, que era con quienes a él le gustaba estar, puntualizó, y más adelante recalcó: «Tener que salir de Cuba en 1960, tras el deterioro de los vínculos entre ambos países y la presión de las autoridades norteamericanas, lo entristeció hasta la depresión. Nos separamos definitivamente en Madrid, desde donde partí para Dublin y Hemingway hacia su casa en Ketchum, Estados Unidos».

Valerie manifestó, igualmente, que el autor de Por quién doblan las campanas, encarnó como nadie en su vida y escritos lo positivo del entendimiento entre Estados Unidos y Cuba. «Hemingway es muy amado en los dos países. Él es estadounidense y, en cierto modo, cubano por elección».

De origen irlandés, la última de las secretarias del renombrado escritor rememoró cómo lo conoció. «En mayo de 1959 fui enviada a Madrid, desde Dublín, por el Irish Times, para entrevistarlo. En ese momento era yo una periodista inexperta. Días después, fui contratada por él para que lo acompañara como secretaria y tomara notas en un viaje que realizó a Pamplona junto a Mary (su cuarta esposa) y unos amigos, y posteriormente a Bilbao, Francia y La Habana».

Valerie hizo un recuento de sus experiencias profesionales y personales con al autor de El Viejo y el Mar, ganador del Premio Pulitzer (1953) y el Nobel (1954). Subrayó que ninguna universidad le habría enseñado las maravillosas prácticas que aprendió a su lado.

En cuanto al coloquio en el que participa ha declarado que la riqueza de los debates generados durante estos días y recorrer sitios como la habitación 511 del Ambos Mundos, Cojímar y los restaurantes La Bodeguita del Medio y el Floridita, le han permitido confirmar que aquí se honra al Dios de Bronce de la literatura norteamericana. «Hemingway camina cada día por La Habana», resaltó.

Eventos como este, insistió, ayudan a los estadounidenses a conocer Cuba. Un retroceso en la normalización de las relaciones entre ambos países causaría mucho disgusto entre quienes sueñan con visitar la Isla, enfatizó posteriormente en declaraciones a la prensa.

Otros detalles

Decenas de expertos y académicos internacionales y de la Isla participan en el 16to. Coloquio Internacional Ernest Hemingway, que enriquece sus debates con la visita a sitios cubanos que frecuentaba el conocido escritor. El encuentro se celebra cada dos años y está dedicado esta vez al aniversario 80 de la primera publicación de su novela Tener y no tener, a los 65 años de El viejo y el mar, y a los 55 de la fundación del Museo Ernest Hemingway.

En la jornada del viernes los debates giraron en torno a por qué Ernest Hemingway nunca será olvidado, su pasión por la caza y la relación que tuvo con Gustavo Durán. Para hoy está previsto, entre otros temas, revisitar la novela Tener y no tener, y ofrecer detalles sobre Fidel y los orígenes de Finca Vigía. También se hablará de las mujeres de Hemingway en Cuba, y de cómo sus experiencias en el periodismo y la guerra marcaron su vida. Mientras que el domingo, previo a la clausura, se presentarán trabajos como Hemingway, Spencer Tracy, el viejo, el mar y Cabo Blanco; y se disertará sobre las cartas del escritor y también de sus mapas. La ocasión será propicia, igualmente, para ofrecerle homenaje a Blas Hernández (Cayuco Jonronero). En la apertura se le rindió tributo a Enrique Cirules, autor, entre otros libros, de Hemingway en la cayería de Romano y Hemingway, ese desconocido.

Ernest Hemingway, escritor norteamericano.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.