Heysi Villarreal, la mejor nadadora cubana del momento

A pocos días de su debut en el Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos, nuestro diario revela hoy algunas confesiones de esta atleta

Autor:

Juventud Rebelde

A Heysi no le gusta el protagonismo, prefiere disfrutar la tranquilidad de su hogar. Foto: Juan Moreno

Apenas tenía cinco años cuando su principal entretenimiento consistía en «tirarse» a nadar en la piscina del entonces recién estrenado complejo Baraguá, algo así como un imán para aquella niña nacida con olor a mar y salitre en la cercana playa de Guanabo.

Ese fue el despegue de Heysi Villarreal, quien ha visto transcurrir la tercera parte de su vida «en el agua», con la recompensa de ser en estos momentos la principal figura de la natación cubana.

De memoria pasó revista a los cinco récords impuestos en piscina de curso corto durante el último campeonato nacional. Entonces marcó 28.30 segundos en los 50 metros estilo mariposa, pero donde «acabó» literalmente fue en la modalidad libre, pues logró topes de 26.50 segundos en los 50 metros, 56.50 en los 100, 2:01.84 minutos en los 200 y 4:18.28 en los 400.

Esta aventajada alumna de María Luisa Mojarrieta, jefa del colectivo técnico de entrenadores, mide 1,68 metros y su peso oscila entre los 60 y 61 kilogramos, ideal para asimilar las cargas de entrenamiento (en dos sesiones, unos diez kilómetros diarios).

Miguel, su único hermano, tiene 15 años de edad y también forma parte de la familia de nadadores en la escuela Marcelo Salado, pero en la categoría juvenil.

DETESTA EL PROTAGONISMO

Heysi confiesa sentirse como una reina en el seno hogareño. «El protagonismo no me gusta. Soy una persona muy reservada para mis cosas y tengo un carácter muy fuerte que tal vez sea mi principal enemigo».

Recuerda que dos años después de ser llamada al equipo nacional tuvo una depresión tal que hasta perdió los deseos de nadar. Incluso causó baja y durante par de cursos estuvo en la EIDE José Martí, localizada en Cojímar, hasta su retorno a la Marcelo Salado.

Estudia tercer año de la Licenciatura en Cultura Física, preámbulo a la posterior especialización como fisioterapeuta.

Para nadie es un secreto que la natación cubana se halla muy distante del nivel que posee el mundo en estos momentos. Hemos vivido etapas de aparente despegue, pero nada más.

RECUERDO CLAVADO EN EL ALMA

Esta veinteañera de expresiva mirada, considera que su principal logro fue ubicarse entre las ocho finalistas de los 200 metros estilo libre durante la Copa del Mundo dirimida en Belo Horizonte, Brasil.

Heysi entrenó fuerte «contra viento y frío» para asistir al Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos, que transcurre por estos días en la ciudad australiana de Melbourne. Allí debutará el próximo día 27 en los 200 metros libre, donde radican sus mayores esperanzas.

«Competiré también en 100 y 400 metros libre, pero mi máxima atención estará en los 200 donde debo bajar mi mejor registro en dos segundos y lograr los 2:03 minutos que me piden para ir a los Juegos Panamericanos», señaló con optimismo al tiempo que no descartó su presencia en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Heysi siente admiración por la multirrecordista Imaday Núñez, quien hasta el verano del pasado año se mantuvo como principal carta de nuestra natación femenina, pero ahora está alejada definitivamente del deporte por prescripción médica.

«A ella le debo mucho. Siempre estuvo a mi lado cuando más lo necesité y esas son cosas que tengo muy presentes», asevera mientras sus ojos se pierden mirando al mar.

Y la dejo para escuchar una singular confesión de su entrenadora que me hace meditar:

«Heysi tiene buena propulsión de piernas. Flota mucho, es muy fuerte y domina la técnica, así que tiene un futuro luminoso».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.