La fruta o el tronco ¿Dónde dará el Sol?

Autor:

José Luis López

El zurdo Robelio Carrillo sobresale entre los encargados de contener a la ofensiva tunera. Foto: Alex Castro

SANTA CLARA.— Aunque al cierre de esta página ya los naranjas de Villa Clara y los leñadores de Las Tunas disputaban en esta ciudad su duelo inicial del play off de cuartos de final, no creo que el primer desenlace incline definitivamente la balanza para ninguno de los dos.

Para este festín, se reitera el convite a Víctor Mesa, el carismático director del centro. Su rival, Ermidelio Urrutia, ya tiene el mérito en su debut de haber incluido por primera vez a un conjunto tunero en los vaivenes de postemporada.

Así, discrepo de aquellos que dan amplio favoritismo a Villa Clara y se olvidan que los juegos se ganan bateando y en eso los tuneros son expertos. Basta con mirar sus números de la etapa preliminar: promediaron .288, con un Osmani Urrutia que obtuvo su sexta corona de bateo (371), con 54 carreras impulsadas y 121 hits.

Además, el slugger Joan Carlos Pedroso volvió a demostrar que en nuestro béisbol no se le puede lanzar. Fue segundo en jonrones (18), tercero en remolques (57) y primero en el apartado de bases recorridas por cada hit conectado (1.81).

A este dúo se une Andrés Quiala, un primer bate de lujo, líder en triples (8), cuarto en hits (115) y en carreras anotadas (72).

Mas, su eslabón más débil fue el pitcheo, que promedió 4.27, a pesar de contar con los fuertes brazos de Ubisney Bermúdez (11-7) y Yoelkis Cruz (10-5). Sin embargo, en eso precisamente son más fuertes los naranjas, así que será este un duelo de contrastes.

¡Víctor, pitchea tú!, corean los fanáticos en los estadios que visita Villa Clara. Pero sus serpentineros revocaron tal estigma, pues lanzaron para excelente promedio de carreras limpias (3.20, cuartos) y lideraron los ponches (509). En el staff, destacan Robelio Carrillo (7-3, PCL de 1.95), el supersónico Luis Borroto y el cerrador Yolexis Ulacia, primero en juegos lanzados (39), con nueve salvamentos.

Y aunque el cociente ofensivo naranja fue pálido (.255), en su alineación se enrolarán, entre otros, un trío de «veteranos de armas tomar»: Eduardo Paret y la dupla de los Arieles, Pestano y Borrero. Y la afición aun espera el despertar de Andy Zamora y Dayán Viciedo, vitales con el madero en ristre.

La disputa, entonces, no da para más. ¿Experiencia competitiva y pitcheo naranja, o ansias y fuerza de batazos tunera? Yo prefiero ser reservado, ¿y usted?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.