Escalada

En este deporte, desconocido en Cuba, participarán siete países en las modalidades de velocidad, dificultad y bloque

Autor:

Juventud Rebelde

  Así luce el escenario de competencias en suelo caraqueño. Foto: Armando Hernández CARACAS, Venezuela.— Un «muro» de madera de 13 metros de altura y con declives peligrosos es el área de competencias de la escalada. Este deporte se desconoce en Cuba, pero en el Parque Naciones Unidas, de esta ciudad, siete países escalan hacia el triunfo en las modalidades de velocidad, dificultad y bloque.

En total, 24 hombres y 15 mujeres se disputan las 16 medallas de los II Juegos del ALBA. La pericia de ellos es asombrosa. Parecen alfileres colgados y avanzando a mano limpia, aguantándose de pequeños apoyos. Las paredes tienen varios colores y los atletas usan arreos para protegerse de alguna caída, que de suceder, sería mortal, dada la altura y posiciones en que se encuentran.

Con 22 años de edad y diez en la práctica de este curioso deporte, Manuel Escobar es el mejor escalador de Venezuela. Actualmente se encuentra en el quinto lugar del ranking mundial. «No solo es una cuestión de fuerza, sino de inteligencia e intuición», nos dice.

Su compatriota Rosmery Da Silva, de apenas 17 añitos y bastante delgada como para andar «colgándose» por ahí, ama este deporte que ejecuta desde los ocho años: «Me gusta mucho. Requiere de una alta preparación física, concentración extrema, flexibilidad e inteligencia para decidir los caminos a seguir, con agilidad, durante las ejecuciones», explica.

Este deporte comenzó en Italia en 1985, en una roca natural. Sin embargo, a partir del siguiente año se empieza a competir en muros artificiales para proteger el medio ambiente.

A Venezuela llegó en 1995 y ya cuenta con 13 asociaciones. En el mundo ya hay 66 naciones afiliadas y se aspira a llegar a 75 para solicitar su inclusión como deporte olímpico.

Los jueces diseñan un croquis en las paredes del muro y a los atletas se les permite observar por espacio de seis minutos los puntos por donde deben escalar. Luego, en una zona de aislamiento, donde no pueden ver los resultados de los otros atletas, mentalmente repasan el recorrido. En este sitio, ubicado detrás del muro, los competidores calientan y algunos hasta practican yoga para concentrarse y recordar lo visto en el croquis.

Néstor Carvajal, presidente de la Federación venezolana de Escalada, argumenta que este deporte lo practican aquí desde las categorías infantiles, por lo que ha ganado fuerza en muchos estados.

Agrega que la puntuación depende de la cantidad de intentos para llegar al tope, o en el caso de la velocidad, el que más rápido llegue al punto más alto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.