Un recorrido por Río de Janeiro

Los Juegos viven, aunque deben comenzar a latir con más fuerza en las próximas horas

Autor:

Juventud Rebelde

Bellos y funcionales edificios distinguen a la Villa Panamericana. Fotos: Juan Moreno, enviado especial

Río de Janeiro.— Llegar desde Copacabana a Ríocentro, el centro principal de prensa de los XV Juegos Panamericanos, nos tomó unas cuatro horas en la mañana de este miércoles.

Ante la alerta de los lugareños, quienes al salir del hotel enseguida nos previnieron sobre los atracos en algunas zonas colindantes, periodistas y fotógrafos tomamos todas las previsiones posibles y nos lanzamos en busca del Metro, considerado el principal medio de transporte público en esta gran ciudad de unos seis millones de habitantes.

Pero el tren subterráneo nos adelantó pocos kilómetros, y el resto del trayecto lo realizamos en el llamado Metro de superficie, unos ómnibus que completan la ruta sin que el viajero tenga que abonar un importe adicional.

Poco a poco, la sala de prensa comienza a calentar sus motores. Así, atrapados en un tráfico impresionante, la travesía se tornó entonces muy agotadora, aunque nos zambulló en paisajes realmente hermosos, como los de Ipanema, la otra playa de la que tanto presumen por aquí.

Varios de los voluntarios acreditados para los Juegos, estudiantes todos, se convirtieron en nuestros guías durante el largo camino, y por ellos conocimos de Rocinha, la favela más grande del país, que casi desborda el enorme cerro donde está situada.

También nos mostraron la Universidad, los centros comerciales más concurridos de la ciudad y el Pan de azúcar, entre otros parajes que se sucedían mientras el sol se ocultaba repentinamente y el cambio brusco de temperatura nos apretaba las gargantas.

El Parque Acuático es una de las instalaciones construidas para acoger la presente cita continental. Finalmente, los carteles y promociones alegóricos a los Juegos comenzaron a hacerse más visibles, y ante nuestros ojos apareció la Villa Panamericana, con sus bellos edificios de apartamentos y las banderas de todas las delegaciones que ya se han acomodado en el recinto. Por cierto, el izamiento de nuestra enseña nacional fue muy destacado por los medios de prensa locales, que han dedicado grandes espacios a la presencia aquí de los atletas cubanos.

En los alrededores de la villa se levantan algunas instalaciones ya inauguradas, como el Parque Acuático y Ríocentro, adonde llegamos por fin acompañados de colegas de varias latitudes. Se trata de un área de 13 500 metros cuadrados, donde se han instalado 560 estaciones de trabajo y, al menos por ahora, reina un ambiente de armonía y absoluta tranquilidad.

En fin, que los Juegos viven, aunque deben comenzar a latir con más fuerza en las próximas horas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.