Continúa polémica sobre Gigantes y pequeños en Serie Nacional de Béisbol

Autor:

Juventud Rebelde

Ya vienen los play off. Se acabó la temporada de los récords, las hazañas... y las polémicas. Aunque los comentarios continúan por las cuatro esquinas. Imagínense que ya hay quien ha sacado su equipo Cuba, porque a fin de cuentas los play off no cuentan para los liderazgos. Hay tela por donde cortar, desde la primera base hasta los jardines. Pero, entre todas las faenas notables, se destaca la del santiaguero Alexei Bell, quien se convirtió en el señor 25-25, el único pelotero en la historia de nuestras Series Nacionales que ha disparado más de 25 jonrones (31) y se ha robado 25 bases en un mismo campeonato. Sobre eso comenta Norberto, un lector que lamentablemente no aporta más detalles para su identificación:

«Primero, Bell alcanzó el centenar de empujadas, frente a Las Tunas, y luego pegó el jonrón 30, contra Granma. Este último sirvió para empatar la cota que había establecido el también santiaguero Orestes Kindelán, en la Selectiva de 1986. Así, cayó la última marca con estas características fuera de la Serie Nacional, como torneo independiente de los restantes eventos primaverales, llámese Selectiva, Súper Ligas o Copas Revolución.

«Pero son varias las hazañas de Bell alrededor de estas cifras, que incluso traspasan las fronteras de la isla. En primer lugar, nunca antes un bateador había roto en la misma Serie Nacional los primados en impulsadas y cuadrangulares a partir de la estabilización de los récords en 1968. Además, en un recorrido por las principales ligas del mundo, solo encontré a otro jugador con el récord vigente en bambinazos y remolques en una misma contienda, y fue el caso del coreano Seung Yeop Lee, quien en la justa profesional de su país tuvo números de 56-144 en 2003. En el resto de los torneos no hay coincidencia en nombre y año. En eventos internacionales sí aparecen Orestes Kindelán, con 7-14 en los Juegos Olímpicos de 1996, y Omar Linares, con 11-26 en la Copa Intercontinental de 1987.

«Solo 15 hombres tuvieron números similares a los de Bell en la pasada temporada de las Grandes Ligas de Estados Unidos, un torneo de 162 juegos, o sea, casi el doble de los que se disputan en Cuba. Nuestro hombre igualmente dominó las carreras anotadas y el promedio de slugging en esta campaña, con el subliderato en bases robadas y extrabases. En anteriores Series Nacionales, solo Pedro José Rodríguez, en la lid de 1978-79, había dominado esos cuatro renglones de juego, aunque no fue segundo en estafas.

«Y no olvidemos que Bell fue el mejor en bases por hits y total de bases recorridas, quinto en triples y tercero en indiscutibles. Con esta labor sensacional, el indómito debe asegurar su presencia en el equipo olímpico. ¿Alguien lo duda? Es cierto que ahora hay mizuno 150, pero también hay madera. Antes había aluminio y la bola no era muerta. Lo esencial no es comparar, ni con nuestro propio torneo ni con certámenes o jugadores extranjeros, simplemente reconocer con todos los honores lo que vale la pena y Bell tiene méritos de sobra para ser premiado con la distinción de Jugador Más Valioso de la XLVII Serie Nacional».

Y doy el visto bueno ahora a una opinión de Julio Vásquez, otro amigo que no especifica dónde ubicarlo. Les pido que sean precisos en esos datos:

«Si en la etapa clasificatoria de 90 juegos se descansa solo el lunes, por qué entonces los play off se juegan días alternos. Puede decirse que es para garantizar las transmisiones de TV, pero ya tenemos varios canales, incluyendo los telecentros. Por tal motivo, pienso que esta medida de jugar un día sí y otro no beneficia a aquellos equipos que poseen un cuerpo de lanzadores de menor calidad. Como los cuartos de final son de cinco juegos a ganar tres (debía ser de siete a ganar cuatro), con un buen pitcher que gane dos choques ya tiene su equipo una parte de la pelea ganada. El otro lo gana cualquiera y si tiene dos buenos, pues mejor.

«Veamos, es indiscutible que esta vez La Habana tiene el mejor pitcheo, con Jonder, Yuliesky, Pedroso, Gerardo Miranda y Miguel Alfredo. Pero dos de ellos no abrirán ningún juego. Con este sistema, creo que Ciego de Ávila tiene más ventajas porque prácticamente solo tiene dos abridores: Maikel Folch y el novato Yander Guevara (Valeris no ha estado bien). Si se jugara corrido, los avileños no tendrían casi ninguna posibilidad, pero así cualquier cosa puede pasar».

En fin, sigamos echándole leña al fuego. (Recuerden que estamos en internet: www.juventudrebelde.cu/especiales/serie-nacional-beisbol/esquina-caliente-snb/).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.