Santiago aplastó a Villa Clara 23 carreras por 12

Luego de esta paliza, la escuadra de Pacheco acumula cuatro nocauts seguidos en play off ante Villa Clara

Autor:

Juventud Rebelde

En medio de la fiesta, Luis Miguel Navas pegó sus dos primeros jonrones en play off. Foto: Alex Castro SANTIAGO DE CUBA.— Por segundo día consecutivo pasó el tren, estruendosamente, por el naranjal: Santiago marcó ¡23 carreras! como si se tratara de un tiempo de baloncesto— y extirpó otra vez a las naranjas de Villa Clara, que supieron anotar 12, pero para las Avispas eso pareció un rasguño.

Algunos aficionados del centro se hicieron ilusiones cuando a la altura del segundo su equipo marcó seis ante el abridor Osmel Cintra, y el relevista Tamayo. Pero pronto murieron de desengaño porque en la parte baja de ese capítulo la locomotora rugió con 15 anotaciones, ante un desfile de serpentineros visitantes.

Fue una media entrada de récords para el recuerdo, o para el olvido, según se mire. Hubo 13 hits en 21 comparecencias al bate y Alexei Bell logró la hazaña inédita de pegar en ese capítulo tres indiscutibles: cuadrangular por el jardín izquierdo, un sencillo al central y otro al derecho.

De nuevo Víctor Mesa encendió la polémica porque se llevó a la cueva a su abridor Juan Yaser Serrano cuando ganaba por cinco, después de haber tolerado el mencionado jonrón de Bell y otros dos imparables. Además, el mentor de los azucareros hizo jugar a su cuadro por dentro con cuatro encima en el marcador.

La victoria fue para Reinier Roibal, tercer lanzador de los cinco que utilizó Pacheco.

Luego de esta nueva paliza, en la que se combinaron cuatro bambinazos (dos de Navas), Santiago acumula cuatro nocauts seguidos en play off ante Villa Clara. No olvidemos que en la semifinal del año anterior los dos partidos conclusivos terminaron por esa fulminante vía.

Pero la gran pregunta es si se repetirá la historia en el Sandino. Es difícil. Lo más saludable para este duelo y para el espectáculo sería que no aconteciera otra vez el asesinato de naranjas.

No obstante, el tren parece estar muy bien engrasado y será difícil descarrilarlo. Y mientras esa buena marcha sigue, los santiagueros se contentan con hacer coros o carteles perspicaces, como el letrero de la víspera que en las graderías del Guillermón Moncada rezaba: «Vendo 32 naranjas por un solo peso».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.