Magisterio depotivo cubano en Ecuador

El entrenador de lucha Ángel Luis Hernández, «Viñi», relata a JR sus vivencias en el entrenamiento de jóvenes luchadores del hermano país

Autor:

Ricardo Quiza

Viñi», como todos llaman al entrenador de lucha olímpica espirituano Ángel Luis Hernández, es un joven que desde hace tres años transmite sus conocimientos y experiencia en Guayaquil, la capital de la provincia ecuatoriana de Guayas, donde es responsable técnico de un colectivo de cuatro entrenadores.

Los intercambios deportivos entre Ecuador y Cuba prometen encaminarse hacia metas superiores y una muestra acaba de evidenciarse con la presencia de un grupo de luchadoras y luchadores del hermano país en Sancti Spíritus, donde realizaron una fructífera base de entrenamiento en la que también participaron alumnos de la EIDE local Lino Salabarría.

Sobre su estancia en Ecuador, «Viñi», relata a JR que el primer año resultó algo difícil porque no había costumbre de planificar las clases y tuvo que centrar el principal esfuerzo en lograr la aplicación de la metodología del entrenamiento.

«Los atletas no tenían sistematicidad en los entrenamientos, faltaban mucho a las clases y presentaban lagunas en su enseñanza que no eran fáciles de resolver».

El también árbitro nacional recuerda que se requirió que en Guaya incursionara sobre el colchón con los atletas, debido a que tenían mal esteriotipado los movimientos, las técnicas de lucha.

—¿Satisfecho con el resultado de esta visita a Cuba?

—La delegación regresa a Ecuador muy contenta por todo lo obtenido. El grupo de siete muchachas y ocho varones, pudo entrenar en el colchón con los equipos de la EIDE espirituana que exhiben un tremendo desarrollo y el título de campeón nacional. Asimismo, recibieron el apoyo de sus profesores en el trabajo realizado.

«Ellos han visto en Cuba la tenacidad de los deportistas y creo que al regreso van a reaccionar muy positivamente. Debo significar que los dos entrenadores que vinieron a esta base, Mariano Zúñiga y Dover Sánchez también respondieron muy positivamente; uno de ellos, Dover, ya estuvo anteriormente en un seminario de superación en Pinar del Río».

—¿Este grupo representa una preselección provincial?

—Exactamente. Nosotros hacemos hincapié en la preparación de los atletas juveniles, porque es muy importante el tiempo que lleven entrenando sistemáticamente; algunos dicen: «profe, yo llevo tres años en lucha», pero en realidad van a entrenar un par de horas en una semana y cuando se suma, el macrociclo no se cumple.

«Hay un problema, el niño ecuatoriano, y pienso que sea igual en otros países latinoamericanos, tiene que trabajar en sus vacaciones para poder comprar los libros, los uniformes para el próximo curso».

—¿Por qué no hay una selección nacional ecuatoriana de lucha?

—No había sido una prioridad de los gobiernos. Ahora, con el presidente Rafael Correa, esta situación debe cambiar y pensamos que se logren campeones mundiales y olímpicos. El único campeón ecuatoriano hasta el momento es Jefferson Pérez, de atletismo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.