¿Regresa Santiago de Cuba a su nivel de juego? - Deporte

¿Regresa Santiago de Cuba a su nivel de juego?

Autor:

Juventud Rebelde

Tras un comienzo impreciso en la presente temporada, el campeón nacional ha retomado su juego acostumbrado cuando se aproximan los play off

Después de un inicio incierto, Santiago de Cuba inició la molienda y está a punto de caramelo cuando se acercan los play off. Curiosamente, ni el más pinto se fue con la bola de trapo, pues todos sabíamos que el campeón nacional avanzaría a la postemporada.

Tal es la reputación de los santiagueros, que son considerados favoritos en la región oriental por encima de Ciego de Ávila, el mejor conjunto en bateo y fildeo durante esta temporada, además de ser el segundo en pitcheo, muy cerca del líder Pinar del Río. Ya lo dice el refrán: cría fama y acuéstate a dormir...

De hecho, Santiago marcha detrás de Ciego en bateo y fildeo, mientras va quinto en pitcheo. Pero a esto último ya nos tiene acostumbrados, pues el talón de Aquiles de los equipos indómitos siempre ha sido su cuerpo de lanzadores.

Los problemas aumentaron con la reglamentación de lanzamientos, pues los relevistas soportan un mayor castigo que los abridores. Así, un muchacho de grandes perspectivas como Reinier Roibal está a punto de soltar el brazo.

Sin embargo, la tanda del terror se encarga de sacar las castañas del fuego. Ya superaron su propio récord de nocauts propinados en una temporada —eran 12 y van por 14— y al cierre de esta página buscaban su tercero en línea.

Se parece a aquel equipo que hace dos años noqueó a Villa Clara en los dos últimos juegos de la semifinal oriental —perdía 2-3 y viró la tortilla—, y luego comenzó la final poniendo fuera de combate a Industriales. Esa marca todavía está vigente, aunque es compartida con otras tres selecciones.

A saber, en 1985 Camagüey le ganó una serie de tres juegos por la vía rápida a Sancti Spíritus, y lo mismo hizo Pinar del Río con Holguín en 1997. Luego, Ciego de Ávila fulminó a Santiago el 29 de enero del año 2000 y le repitió la dosis letal a Guantánamo en los dos días siguientes, según consta en el archivo de nuestro estadístico Benigno Daquinta.

De tal manera, aunque agua pasada no mueve molinos, el paso ofensivo de Santiago puede ser un aviso de tormenta. Me lanzo de nuevo al abismo con un pronóstico: este equipo pinta para campeón.

Dos grandes angustias

Algunos lectores preguntan si las diez carreras que le anotó Ciego de Ávila a Granma en un inning el pasado jueves se acercaron al récord. Pues no. La marca es de 17 y fue establecida en dos ocasiones.

Primero la consiguió Serranos a costa de Matanzas, el 8 de abril de 1988, en una Selectiva. Diez años después, el 22 de octubre de 1998, Pinar le hizo la gracia a Sancti Spíritus.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.