Isla de la Juventud y Sancti Spíritus resurgen en los play off

Autor:

Juventud Rebelde

Ambos equipos alcanzaron este sábado sus primeras victorias frente a La Habana y Pinar del Río, respectivamente. Mientras, Ciego de Ávila derrotó por segunda vez a Holguín

Amaneció anoche en el Yayabo porque los gallos cantaron a deshora y expulsaron de su valla al mismísimo Yunieski Maya. Así, Sancti Spíritus venció a Pinar 4-0 y recuperó el aliento en los cuartos de final.

Noelvis Hernández se fumó el tabaco con clase y permitió solo cinco hits en nueve episodios. Mientras, Cepeda se llevó las cercas temprano y vacunó al equipo contra la ansiedad.

Ahora el duelo sube de tono y veremos cómo asimilan los verdes este cubo de agua fría. El cuarto juego promete emociones, así que no se pase en la fiesta de las madres.

También la Isla se amotinó en Nueva Gerona y derribó a los vaqueros 6-5. Jonder Martínez duró poco en la colina, en tanto Omar Licourt caminó dos tercios y entregó el batón con ventaja.

Michel Enríquez desafinó dos veces al inicio, pero luego se entonó y disparó tres cohetes. Era lo que faltaba para ponerle la tapa al pomo. No obstante, todavía los pineros van debajo en la serie y está por ver si habrá tormenta o fue una nube pasajera.

Y lo de Ciego va en serio después de concretar su triunfo pospuesto por la lluvia. Al marcador del viernes solo se agregó el jonrón de Yordanis Pérez en el octavo capítulo.

Alien Mora se encargó esta vez de amordazar a los holguineros, quienes tendrán que tirar la casa por la ventana en el Calixto.

Los camareros más eficientes

Hoy seguiremos con el análisis del coeficiente de rendimiento integral (JAS) durante la etapa preliminar y nos detendremos en la segunda base. La tabla adjunta habla por sí sola, de modo que prefiero atreverme y «pincharlos» con otro tema: ¿cuáles han sido los mejores a la defensa en esta posición a través de los años?

Les confieso que pensé primero en Juan Padilla, pero el capitalino ocupa el cuarto lugar en el escalafón confeccionado por nuestro estadístico Benigno Daquinta, con average de 978 en 17 series nacionales. Idéntico promedio tiene Alexander Ramos, aunque el pinero jugó un año más.

Así, el número uno de todos los tiempos es el avileño Mayito Vega, cuyo acumulado es de 984 en 16 temporadas. Le sigue el guantanamero Wilfredo Hernández (983 en 15) y a continuación aparece el espirituano Miguel Rojas (980 en 20).

En el «top ten» figuran otras estrellas como Antonio Pacheco (977 en 22), Alfonso Urquiola (976 en 19), Enrique Díaz (976 en 22) y Rey Vicente Anglada (976 en 10).

Ahora bien, les propongo fijarnos en el rango defensivo, una variable que desecha los errores e integra los outs y las asistencias por juego. Esta fórmula es más fiable para medir el desplazamiento y alcance de un camarero. Aquí Enriquito Díaz promedia 6,22 y lleva ventaja sobre Anglada (6,15) y Mayito (6,12). Incluso, aparece después un gran fildeador que fue relegado en el average: el camagüeyano Sergio Quesada (6,06).

En fin, unas pinceladas bastan para desatar la polémica, sobre todo hoy que abundan las reuniones familiares. Faltan muchos nombres ilustres en el análisis —Félix Isasi, Arturo Sánchez, Andrés Telemaco—, pero ni siquiera en un libro se completaría el resumen.

Lo cierto es que se trata de una posición clave y algunos equipos clasificados para los play off no han podido resolverla del todo. En ese caso están, por ejemplo, Villa Clara, Sancti Spíritus y la Isla.

Mientras, Santiago tiene allí una estrella del calibre de Olivera y Ciego está feliz con Mayito. A su vez, Pinar, Holguín y La Habana cuentan con hombres seguros como Valdés, Molinet y Varona, respectivamente. Pronto hablaremos de los torpederos, acaso para echarle más leña al fuego.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.