Los cubanos Roniel Iglesias y Osmay Acosta en la final del Mundial de Boxeo

Roniel discutirá el título ante el estadounidense Frankie Gómez y Acosta enfrentará al ruso Egor Mekhontsev

 

Autor:

José Luis López

Dueños de un preciso golpeo, el ligero welter Roniel Iglesias y el crucero Osmay Acosta, aseguraron este viernes medallas de plata y, por consiguiente, sus cupos para la final de hoy, en el Campeonato Mundial de Boxeo con sede en Milán, Italia.

En el cartel semifinal de la noche milanesa, Roniel, bronce olímpico, superó 6-4 al mongol Munkh Uranchimeg, a quien ya había vencido en la Copa del Mundo Moscú 2008.

Su rival por el título será el estadounidense Frankie Gómez, campeón mundial de cadetes en 2007, superior 8-7 al húngaro Gyula Kate.

Luego llegó el cómodo triunfo del crucero Osmay Acosta, también bronce olímpico, por 9-2 ante el francés John M’Bum ba. El capitalino impuso el ritmo de pelea en las tres distancias, fue muy efectivo en el contraataque y abortó los escasos intentos de ataque del galo. Pero le cedió dos puntos, tras pegarle por debajo de la faja. Su oponente por la corona será el ruso Egor Mekhontsev, victimario 14-10 del ucraniano Oleksandr Usyk.

Pero si la noche fue grata para Cuba, la tarde resultó fatídica, pues cayeron sus dos exponentes. Primero perdió el subcampeón olímpico gallo, Yankiel León, quien se fue en blanco 0-5 ante el búlgaro Detelin Dalakliev.

Aferrado en quebrar la férrea barrera defensiva del europeo, Yankiel se mostró impreciso en su golpeo, pues sus ganchos y rectos se quedaban en los antebrazos de un rival con mucha mayor estatura, quien supo manejar bien su jab de izquierda y se desplazó con rapidez durante los nueve minutos del combate.

Luego sucumbió el semicompleto José Ángel Larduet, titular juvenil del orbe, por 6-10 ante el ruso Artur Beterbiev, subcampeón mundial 2007. El primer asalto culminó con empate 4-4 y cre- cían las expectativas en pos de una agradable sorpresa. Pero el segundo favoreció 5-1 al ruso, quien hizo valer su mayor experiencia en el tercer round, cuando aprovechó el desespero y la desorganización en el accionar de Larduet para sentenciar el duelo.

La gran sorpresa de esta jornada la tributó el puertorriqueño José Pedraza, quien eliminó por 9-5 al titular mundial ruso Albert Selimov.

Con el sexteto de pugilistas que logró ubicar en la final de hoy, Rusia se torna inalcanzable para los restantes países. Así, conservará el título mundial conseguido en la cita de Chicago hace dos años.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.