Más cubanos al Salón de la Fama del Atletismo en Centroamérica y el Caribe

Los últimos homenajeados fueron Leandro Peñalver, Hermes Riverí y los fallecidos Blas Beato y José Godoy

Autor:

Francisco Mastrascusa

Este sábado, otros cuatro cubanos fueron exaltados al Salón de la Fama del Atletismo en Centroamérica y el Caribe. Así, ya suman 30 los criollos con semejante distinción.

Los últimos homenajeados fueron Leandro Peñalver, Hermes Riverí y los fallecidos Blas Beato y José Godoy, quienes estuvieron representados en la ceremonia por sus familiares.

Peñalver, conocido como el «Caballero de Hierro» en los años 80 del pasado siglo, no solo brilló en 100, 200 y 400 metros, sino también en los relevos. Mientras, Riverí, fue entrenador de numerosos discóbolos en Cuba y prestó sus conocimientos en Brasil. Además, impartió conferencias en numerosas naciones.

Riverí fue Maestro normalista en su natal Santiago de Cuba en 1962 y cuatro años más tarde se graduó en Educación Física en la otrora República Democrática Alemana. Con su experiencia, moldeó el oro olímpico de Maritza Martén y el bronce mundial de Luis Mariano Delís.

Blas Beato, parsimonioso siempre, condujo a numerosas velocistas, entre ellas las legendarias Aurelia Pentón y Ana Fidelia Quirot. Este hombre autodidacto falleció el 8 de junio de 1992.

José Godoy tuvo hace poco más de 45 años su primera formación académica en la antigua Unión Soviética. Luego entrenó a saltadores de altura durante varias generaciones.

Su alumno Miguel Durañona fue el primer cubano en saltar más de dos metros en 1968 y Francisco Centelles rebasó los 2,32 en 1982. Al año siguiente le dio a la patria su primer título panamericano en esa especialidad.

Para rematar, Godoy fue entrenador durante mucho tiempo del gran Javier Sotomayor, dueño todavía de tres récords mundiales: en la categoría cadetes (2,33 metros), bajo techo (2,43) y al aire libre (2,45).

Víctor López, presidente de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Atletismo, abogó en la ceremonia sabatina por la creación de otro Salón de la Fama: el de la Federación Internacional de este deporte.

A su vez, el jamaicano Neville McCoock, presidente de la entidad que rige los destinos del atletismo en América, alabó igualmente la iniciativa.

Yargelis Savigne, doble campeona mundial en triple salto, y Dayron Robles, titular olímpico y recordista universal de los 110 metros con vallas, asistieron al acto, efectuado en el Hotel Meliá Habana.

También estuvieron presentes otros atletas retirados y en activo, entre ellos el bicampeón olímpico Alberto Juantorena y Enrique Figuerola, medallista de plata en los Juegos de Tokio, en  1964.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.