Mesidor, el afán por sacar adelante el deporte haitiano

El deportista Jean Gardy Mesidor desde hace tres años trabaja en una escuela donde prepara a los futuros campeones del atletismo en el país y la región

Autor:

Juventud Rebelde

Jean Gardy Mesidor siente un orgullo inmenso de su origen haitiano, de pertenecer a un pueblo emprendedor y valiente, que merece hoy mejor suerte y un futuro diferente, destaca Prensa Latina.

Mesidor hizo en Cuba sus estudios universitarios y al regresar con la condición de mejor graduado de la Escuela Internacional de Educación Física y Deportes (EIEFD), hace tres años, comenzó a trabajar por mejorar el movimiento del músculo en el país.

Al principio le asignaron un puesto de oficina en el Ministerio de Deportes, a cargo del alto rendimiento, pero muy pronto lo abandonó con la intención de irse a una escuela a preparar allí a «los futuros campeones del atletismo en el país y la región».

«Me di cuenta de que ese no era mi trabajo, lo que yo quería», comentó en exclusiva a Prensa Latina.

En las cercanías de Croix des Bouquets, justo donde antes se encontraba una de las fincas de la familia Duvalier, la cual sometió al país durante muchos años, se encuentra la escuela donde educa Mesidor con la colaboración del cubano Lázaro Guillermo Arias.

El área de entrenamientos es sólo un pedazo de terreno a un costado de una cancha de fútbol, donde Arias y Mesidor enseñan los rudimentos técnicos a un grupo de niños, en algunos de los cuales descubren condiciones para llegar alto en el campo y pista.

En su afán por contar con las condiciones mínimas, al menos Mesidor trabaja cada día en un tanque para saltos -largo y triple- que ya está a punto de terminar.

«Trabajando con Guillermo (Arias) me siento muy contento, porque nos compenetramos, disfrutamos lo que hacemos, sentimos que todo va a salir bien. También porque lo hacemos todo de mutuo acuerdo. Discutimos los planes, vemos como aplicar mejor la técnica y la ciencia al deporte y no nos faltan deseos de trabajar», indica.

Mesidor habla con ilusión de un proyecto llamado Operación 2018, que permitirá a los niños que ahora se adiestran en la referida escuela, competir al máximo nivel en 2018, cuando tengan 21 años de edad.

Su amor por su tierra, sus deseos de ver un Haití diferente, restablecido de las heridas del sismo y la pobreza de años, no le impiden recordar los años que estudió en Cuba.

«Cuba me acogió como un hijo. Fui feliz allí y recuerdo con cariño mis amigos de la EIEFD de San José de las Lajas, al profesor Luis Guermez, la fraternidad de todos», recordó emocionado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.