Empató Italia con Paraguay en Mundial de fútbol

El campeón defensor tuvo que esforzarse para emparejar el partido a un gol ante el elenco guaraní. Japón y Holanda salieron victoriosos en sus presentaciones de este lunes

Autor:

Raiko Martín

Antes del Mundial, el técnico Marcelo Lippi dijo que no necesitaba jugadores de 23 años para disputar un torneo de siete partidos. Y fiel a sus conceptos, dibujó el estreno italiano con seis de los gladiadores que conquistaron la Copa hace cuatro años, y que poco hicieron ahora para empezar con buen pie en la cita sudafricana.

Bajo la lluvia de Bloemfontein, un Paraguay arrogante y ordenado les puso en jaque durante 60 minutos. La defensa, el arma predilecta de los azzurris desde que se inventó este deporte, falló en una jugada a balón parado, y el preciso cabezazo de Alacaraz los obligó a cambiar su eterno guión.

Pero en ausencia de Pirlo, nadie tuvo las luces necesarias para iluminar todo el trayecto. Para colmo, a mitad de partido tuvieron que despedir por molestias a su arquero titular, Gianliugi Bufón.

En cambio, buena impresión dejó sobre el césped este elenco guaraní bajo las órdenes del «Tata» Martino. Nunca tuvo el control del partido, pero aún así puso siempre todos sus recursos en función de los tres puntos.

Paraguay pudo especular con su ventaja, tal y como suelen hacer los equipos pequeños en estos casos. Sin embargo, prefirió el riesgo de defender con lo imprescindible y sacar provecho de nuevas oportunidades.

Así, los paraguayos estuvieron a punto de completar la primera gran sorpresa del torneo. Pero una desafortunada salida del portero Justo Villar al cobro de un corner, malogró la ejecución del monarca, cuya corona estuvo a minutos de tocar piso.

Más atinado se presentó a su cita el favorito elenco holandés, aunque se le notó el nervio del arranque ante una opaca Dinamarca que se desinfló a lo largo del recorrido.

Como se esperaba, los de van Marwijk se adueñaron del balón, lo movieron a su antojo, y merecieron su mejor suerte. Pero esta «naranja» echó de menos esas diagonales de Robben que hacen al rival cavar trincheras al borde del área, y encomendarse a los dioses del fútbol. Sin el ariete del Bayern, a los tulipanes le faltó colmillo para matar a un equipo herido por las combinaciones de Van dert Vaart, Sneijder, y van Persie.

El autogol del danés Agger —que para ser justos fue obra de Poulsen— despejó el camino de este trabado duelo. Mas la entrada del jovencito Eljero Elia emergió como llave maestra. Sus pocos minutos y su potencia, sirvieron para desperezar al equipo. Y uno de sus remates sentenció el pleito, aunque al final la historia atribuya injustamente el rol protagónico a su compañero Kuyt.

Otro sueño africano

Seguimos esperando quienes pensamos que este primer Mundial en el llamado continente negro iba a traer mayor fortuna para los equipos africanos.

Después del empate de Sudáfrica en la apertura, solo los ghaneses han podido hacer la cruz, aunque con la mínima diferencia.

Otros tres equipos «locales» han desfilado sin suerte por las canchas de este Mundial. El más reciente fue Camerún, cuyo fútbol vive horas bajas.

Ni la calidad de Etoó en el frente de ataque, ni la sabiduría del francés Paul Le Guen en el banquillo, pudieron impedir el fracaso ante unos japoneses laboriosos que supieron aprovechar las carencias del rival.

Todas las ilusiones del continente pesarán hoy sobre los «elefantes» de Costa de Marfil, que se miden con el Portugal de Cristiano Ronaldo en el llamado grupo de la muerte.

Por su parte, los latinoamericanos, ya a merced de las buenas sensaciones dejadas por Messi y su Argentina, vibrarán esta tarde al ritmo de la samba con el estreno de un Brasil distinto. Pero la «canarinha» siempre es candidata a ocupar el trono que este lunes Italia defendió con apremio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.