Comienza este miércoles la final de la Liga Mundial de voleibol

Rusia, Italia, Serbia, Argentina, Brasil y Cuba disputarán las medallas. El público cubano podrá disfrutar, como en el Mundial de fútbol, la transmisión en vivo de los partidos por la televisión nacional

Autor:

Raiko Martín

A partir de mañana, en la ciudad argentina de Córdoba, seis selecciones animarán la final de la Liga Mundial de voleibol, que al igual que la reciente cita universal de fútbol, podrá ser apreciada en vivo por la teleaudiencia cubana.

Con excepción del conjunto local, todos hicieron méritos durante la fase de grupos para optar por la consagración.

Una vez más, y sin muchos sobresaltos, Brasil enseñó el poderío que le ha llevado a reinar en este deporte durante la década más reciente. Por su parte, Rusia logró una buena mezcla de jóvenes y expertos para dejar sin opciones a los monarcas olímpicos estadounidenses.

Serbia, una de las escuadras más estables de los últimos tiempos, avanzó como la mejor segunda de la ronda. En tanto, el elenco italiano regresa después de atravesar sus años más oscuros en esta disciplina.

Pongan en la lista también a un equipo cubano con cierta experiencia acumulada, después de ilusionar a sus miles de seguidores con el cuarto lugar en la pasada versión de estos torneos.

Sin dudas, la escuadra cubana ha evolucionado desde entonces. Aún sin llegar a los parámetros deseados, se nota un mejor desempeño a la hora de recepcionar el servicio rival, algo que ha facilitado un mejor reparto del peso ofensivo entre sus principales figuras.

Con respecto a la pasada campaña, se ha variado ahora la frecuencia de ataques desde todas las posiciones. Si los opuestos de hace un año —Cepeda y Sánchez— apenas superaban los seis intentos por set como promedio, entre el debutante Fernando Hernández y el propio Cepeda rozaron esta vez los ocho lances, para así asumir mayores responsabilidades ofensivas.

En cuanto a su efectividad, también mejoraron notablemente, sobre todo el zurdo Cepeda, quien recuperó el puesto de titular durante la segunda mitad del torneo, y cerró con un buen 52 por ciento de remates efectivos (72 en 139).

Pero los regulares cubanos no solo han crecido de un año a otro. También progresaron a lo largo de la presente edición de la Liga.

Fabuloso es el 71 por ciento de efectividad del capitán Roberlandy Simón en ataque durante la segunda parte del certamen (55 en 77). Y más palpable ha sido el aporte de Camejo como su «socio» en el centro de la cancha, pues de una cita a otra pasó de 49 a 68 su total de remates efectivos.

En cuanto a los auxiliares, el panorama se mantiene intacto con los acostumbrados altibajos. Por un lado el jovencito Wilfredo León —único junto a Simón que ha sido regular en todos los sets— mantiene numeritos bastante similares entre las dos campañas y en ambos tramos del presente torneo.

Por el otro, Joandy Leal repitió el bajón en su aporte ofensivo experimentado hace un año. Si entonces su efectividad descendió de un 53 a un 39 por ciento, ahora cayó hasta el 37 después de haber arrancado con un magnífico 67 por ciento durante los primeros tres fines de semana.

En términos colectivos también hay contrastes. Se notan mejores dividendos en el bloqueo (124 en 810 intentos el pasado año por 125 en 733 ahora), pero la proporción de errores cometidos alcanzó la preocupante cifra de 358 en 49 sets, cuando en la pasada campaña había sido de 292 en 47. Sin embargo, a favor hablan los pocos fallos en los quintos sets, lo que ha permitido el triunfo en los cuatro tie breaks jugados este año.

En medio de esta agua, Samuels y su equipo técnico tendrán que enrumbar la nave cubana para atravesar una fase de mucho más nivel. Llevarán la ventaja de analizar el duelo Rusia-Italia para preparar la vital emboscada a los rusos en el debut.

Cinco años después del último ascenso al podio de premiaciones, la nueva generación está mucho mejor preparada para revolucionar el voleibol masculino cubano. Solo les queda demostrarlo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.