Una cuenta diferente

Muchos aficionados se preguntan por qué Juventud Rebelde dice que Orientales domina 12-11 a Occidentales en el balance histórico del Juego de las Estrellas. Un lector aclara la confusión

Autor:

Juventud Rebelde

Muchos aficionados nos preguntan por qué Juventud Rebelde dice que Orientales domina 12-11 a Occidentales en el balance histórico del Juego de las Estrellas. «Para todo el mundo la cuenta está empatada a 12 triunfos por bando, así que ustedes están al revés», comenta Jesús García en un mensaje electrónico enviado desde Las Tunas.

La respuesta es muy sencilla. Nosotros no incluimos en la lista el famoso juego de 1994, cuando los equipos se llamaron Truenos y Centellas. Aquella vez había peloteros de Occidente y Oriente en las dos selecciones.

Según la web oficial de la Federación Cubana de Béisbol, Truenos representaba a Occidentales. Sin embargo, tenía en su nómina a un holguinero, un granmense, diez villaclareños, dos santiagueros y dos camagüeyanos.

En cambio, por las Centellas, supuestamente de Oriente, alinearon tres habaneros, seis pinareños, tres matanceros, un espirituano, dos pineros y tres capitalinos. ¿Pueden creerlo?

Tampoco han sido solo dos los extrainnings disputados en Juegos de las Estrellas, como he escuchado por ahí. A los dos celebrados en Cienfuegos (2003 y 2011) hay que añadirles el del 28 de febrero de 1967 en el Latino, cuando Occidentales triunfó 3-2 en diez capítulos.

A propósito, nuestro estadístico Benigno Daquinta buscó la cronología de jonrones conectados en los Juegos de las Estrellas. Por supuesto, el festival de seis bambinazos del domingo pasado fue récord.

Por cierto, en algunas listas se incluyen los jonrones de Eduardo Paret y Yobal Dueñas en el juego celebrado el 14 de mayo de 2002 en el Latino, con victoria de Orientales 7-1.

Pero ese partido fue de exhibición —coincidió con la visita a Cuba del ex presidente de Estados Unidos, James Carter—, y no debe considerarse. El Juego de las Estrellas de ese año fue el 17 de marzo en Holguín y lo ganó Occidentales 8-2.

Finalmente, el lector José Ángel López, de Matanzas, pregunta qué pasó en la Serie del Caribe 2011, concluida el pasado lunes en Mayagüez, Puerto Rico.

Pues bien, México logró su sexta corona, en un torneo que la prensa criticó por la falta de estrellas, demasiados errores en el campo (35 en 12 partidos), muchas fallas de los árbitros y la extensión de los partidos.

El equipo Yaquis de Obregón, monarca mexicano, logró su primer cetro regional con triunfo decisivo de 3-2 sobre Caribes de Anzoátegui, campeón de Venezuela. México no ganaba la Serie del Caribe desde el año 2005, cuando se coronaron los Venados de Mazatlán.

Esta vez, los Yaquis se empinaron con cuatro victorias y dos derrotas, por delante de República Dominicana y Puerto Rico (3-3). Cerró Venezuela (2-4).

En la última fecha, los Toros del Este (República Dominicana) vencieron por blanqueada de 3-0 a los  Criollos de Caguas (Puerto Rico).

«El béisbol en México está mejorando mucho, todavía no está al nivel del fútbol en popularidad, pero estamos haciendo cosas buenas», comentó a la agencia AP el toletero mexicano Jorge Vázquez, quien pegó dos jonrones en el torneo y fue elegido el Jugador Más Valioso.

Por su parte, Juan Francisco Puello Herrera, presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe, señaló que es necesario seducir a las estrellas para que participen en este evento, cada vez menos atractivo. Pero todo el mundo sabe por dónde le entra el agua al coco.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.