¿La historia infinita?

¿Cambiará la historia esta vez entre Ciego de Ávila y Villa Clara? Desde hoy se enfrentan de nuevo en otra serie de vida o muerte

Autor:

Juventud Rebelde

Ciertos fantasmas atormentan de nuevo a los aficionados al béisbol en Ciego de Ávila, porque su equipo nunca ha podido ganarle un play off a Villa Clara y desde hoy se enfrentan de nuevo en otra serie de vida o muerte. ¿Cambiará la historia esta vez?

El pasado año, la porfía estuvo matizada por aquella famosa jugada en segunda base, que definió el primer choque a favor de Villa Clara y sacó de paso a los avileños. Ahí mismo se desmoronó Ciego, lo cual demostró que el equipo todavía no está maduro.

Así, aunque Villa Clara clasificó ahora en cuarto lugar, sale otra vez como favorito en este nuevo play off. Para colmo, ganó el duelo bilateral durante la etapa clasificatoria y los últimos tres choques fueron hace solo unos días en territorio avileño.

En números —fríos o calientes, como usted prefiera—, los naranjas cuentan con el mejor pitcheo del campeonato. Su estrella, Freddy Asiel Álvarez, tuvo una gran temporada y está listo para el primer juego.

Los avileños batearon mucho y tienen a un jugador revelación como Rusney Castillo, pero cuando hay pitcheo la película es diferente. Además, sus principales lanzadores no estuvieron «finos». Vladimir García, Maikel Folch y Yander Guevara ganaron 23 juegos entre los tres, pero perdieron 15 y cada uno recibió bastante castigo (en total les pegaron 44 jonrones).

No obstante, Roger Machado tiene otras cartas bajo la manga, que serán una suerte de ruleta rusa en estos play off. Entre Dachel Duquesne y Pedro Echemendía ganaron 11 juegos y salvaron diez. Mientras, el novato Yadir Rabí consiguió siete victorias.

En fin, esperen un play off peleado, porque entre los dos equipos hay mucha rivalidad y cuentas pendientes. A Ciego, como a Sancti Spíritus, un buen día debe llegarle su hora. Pero los «caracoles» suelen decir una cosa y el terreno otra. Ya veremos.

¿Ahora o nunca?

En Granma, la gente está de fiesta y confía en un asalto de su equipo a los primeros planos. Pero, curiosamente, los guantanameros piensan lo mismo.

Sin dudas, el duelo entre ambas novenas orientales debe ser muy emotivo. Este año empataron a tres triunfos por bando su serie bilateral, aunque los granmenses marcaron más carreras (53 por 37).

Granma domina el tope de por vida en series nacionales (124 triunfos por 83), pero estos equipos nunca se han enfrentado en play off y aquí esa historia es la que cuenta.

Los «alazanes» tuvieron un mejor final de la etapa regular, abren en casa, y sus peloteros acumulan mayor experiencia en estos trajines. Eso los hace favoritos.

Para más señas, hasta aquí fueron el equipo que más bateó, con average de 321 y 147 jonrones (récord). Individualmente, Yoenis Céspedes «quemó la liga» con sus 33 vuelacercas y 99 carreras impulsadas, aunque Despaigne despachó 27 pelotas fuera de los límites y Samón 21.

Sin embargo, los bateadores de Guantánamo también saben sacarle chispas a la pelota. Además, tienen una buena defensa, algo que les falta a los granmenses.

De hecho, Granma fue penúltimo en este aspecto con 111 errores, apenas por delante de Metropolitanos (122). Precisamente, esa grieta puede hacerse mayor en los play off, porque la tensión aumenta, y por ahí suelen escaparse algunas victorias.

En pitcheo lucen mejor los más orientales, aunque la diferencia no es tanta. Sobre todo al quitarse el límite para los lanzamientos.

Guantánamo cuenta con un «matador» de altura como Alexander Rodríguez y ahora tiene licencia para usar a Hinojosa indistintamente de abridor y cerrador. Pero lo mismo hará Ciro Silvino desde la otra orilla.

Bueno, ya sabe usted que desde hoy arranca la fiesta. Cuadre las cosas en casa y disfrute si puede, porque siempre existe el riesgo de terminar sufriendo. Un desengaño en la pelota duele tanto como ciertas heridas de amor.

Estrellas al bate

En estos días he recibido muchos correos y contesté pocos, pues ando con problemas de «bodega», como les dice un amigo a las cosas urgentes de todos los días.

Hoy comenzaremos con algo que me han pedido mucho: los equipos Todos Estrellas de Juventud Rebelde. Para ello, nuestro estadístico Benigno Daquinta se pasó la madrugada del jueves sacando cuentas.

Nuestro voto como mejor receptor a la ofensiva es para el tunero Yosvani Alarcón, quien finalizó en el sexto puesto entre los mejores bateadores del campeonato, con average de 368. Conectó 103 hits y de ellos firmó 34 extrabases (17 dobles, cuatro triples y 13 jonrones), con 47 carreras impulsadas y 43 anotadas.

En primera base no hay discusión, con el tremendo año de José Dariel Abreu, líder en average (453), jonrones (33) y slugging (986). Así dejó chiquitos a sus rivales, aunque casi todos se lucieron en esta posición (Samón, Malleta, Edilse, Saavedra, Pedroso, Southeran, Molinet, Duque y Mendoza).

Quizá para algunos sea una sorpresa que votemos por Héctor Olivera en segunda base, pues el santiaguero no estuvo en su mejor campaña. Quedó por debajo en average (318), pero disparó 110 hits (25 dobles, un triple y 16 jonrones), anotó 83 carreras e impulsó 70. Ahí le sacó diferencia al guantanamero Yoilán Cerce, al capitalino Juan Carlos Torriente y al habanero Dayán García.

Otra sorpresa llegó en el campo corto, pues el camagüeyano Alexander Ayala estuvo mejor que el tunero Alexander Guerrero. ¿Qué les parece?

Ayala bateó 330, con 107 hits (18 dobles, tres triples y 16 jonrones). Por si fuera poco, impulsó 72 carreras y anotó 51. Mientras, Guerrero mandó 22 fuera del parque, pero quedó por debajo en todo lo demás.

En tercera base nos inclinamos por el pinareño Donald Duarte, aunque el espirituano Yulieski Gourriel lo supera ligeramente en el coeficiente de rendimiento integral (JAS). También hicieron méritos Michel Enríquez y el capitalino Jorge Luis Barcelán.

Donald bateó 356, con 108 hits (20 dobles, tres triples y 21 jonrones). Anotó 79 carreras e impulsó 62 y desbordó a sus rivales en slugging (650) y total de bases (197).

El jardín izquierdo tiene un nombre, Frederich Cepeda, quien superó en buena lid al granmense Alfredo Despaigne y al camagüeyano Dariel Álvarez. El espirituano bateó 397, con 121 hits (25 dobles, tres triples y 28 jonrones). Impulsó 81 carreras y anotó 84.

En la pradera central tampoco hay discusión con Yoenis Céspedes y sus 33 jonrones. Pero apúntenle 99 impulsadas, 89 anotadas y 118 hits. Ni siquiera el santiaguero Reutilio Hurtado, con su tremenda campaña, pudo hacerle sombra.

Finalmente, en el jardín derecho votamos por el granmense Urmaris Guerra, quien bateó 379 con 122 hits (26 dobles, tres triples y 16 jonrones). Impulsó 72 carreras y anotó 83.

Así dejó atrás a dos revelaciones del campeonato: el avileño Rusney Castillo y el cienfueguero Yasiel Puig.

Los lanzadores tienen poco debate, con las 13 victorias del derecho Ismel Jiménez y el zurdo Norberto González.

Bien, estamos al día. Mañana traigo nuestra propuesta para los «guantes de oro» y en lo adelante publicaremos poco a poco un mar de estadísticas. Le aviso con tiempo, prepare su archivo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.