¿Me quiere o no me quiere?

La final comenzó muy arriba, con dos partidos cerrados y entretenidos, sin muchos errores en la defensa ni fiesta de batazos

Autor:

Juventud Rebelde

CIEGO DE ÁVILA.— Todavía se comenta aquí la peleada victoria de Pinar del Río el pasado domingo frente a los tigres avileños, que empató a un triunfo por bando la gran final beisbolera. Este lunes escuchamos un montón de opiniones sobre la famosa jugada en home del noveno episodio, donde fue puesto out el corredor sustituto Jenny Reyes.

Quizá fue un suicidio mandarlo para home. Sin embargo, Roger Machado explicó después que esa decisión la tomó el coach de tercera base en fracciones de segundos y salió mal porque el tiro de Reidel Álvarez vino perfecto hacia el plato.

De todas formas, muchos aficionados quedaron inconformes. Lo notamos en Ceballos, Morón y Chambas, localidades que visitamos brevemente mientras regresábamos hacia La Habana.

Ciertamente, los dos primeros juegos de la final han puesto a prueba la pericia de ambos mentores. Urquiola, por ejemplo, se jugó una carta muy arriesgada al darle la pelota al zurdo Julio Alfredo Martínez para abrir el partido dominical, aunque el muchacho no lo hizo quedar mal. Tampoco, el derecho Vladimir Baños, quien vino en rol de relevo.

Además, el manager pinareño presentó una alineación sin el cañonero Yosvani Peraza. Así, Reidel Álvarez jugó el jardín izquierdo, William Saavedra en primera base, y Norlis Concepción apareció como bateador designado.

No pudimos preguntarle a Urquiola si los cambios fueron por decisión técnica, o si Peraza se resintió la lesión en su mano derecha. Sucede que el piloto pinareño no estuvo en las dos conferencias de prensa programadas y es muy difícil acercarse al banco durante los partidos. Para colmo, los periodistas pernoctamos lejos de donde se hospedan los atletas.

Pero lo cierto es que Peraza anda en un slump tremendo, muy similar al de Yulieski Gourriel en cuartos de final. Precisamente, a los espirituanos les pesó no haberlo movido del cuarto turno.

En fin, es indudable que la final comenzó muy arriba, con dos partidos cerrados y entretenidos, sin muchos errores en la defensa ni fiesta de batazos. Ojalá los juegos que vienen sigan por la misma cuerda.

Mañana será el tercer choque, con otro posible duelo entre Yosvani Torres y Vladimir García, los abridores del primer día. Ahora Pinar tiene ventaja de campo y tratará de aprovecharla. ¿Qué me dicen?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.