Concluyó la Copa Cuba de atletismo

Por provincias dominó La Habana (298 puntos), seguida por Santiago de Cuba (238) y Pinar del Río (102)

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Tal como se olía, la mayoría de las estrellas del campo y pista cubano no pudieron «marcar tarjeta» durante la jornada final de la segunda fase de la Copa Cuba-Memorial Barrientos, disputada este sábado en el Estadio Panamericano. La mayor «culpa» corrió a cargo del avión que traía a nuestros campeones del Gran Premio atlético de Brasil, pues el vuelo se retrasó y tocó tierra cubana el último día de competencia.

Los cálculos presagiaban que la delegación antillana debía llegar a la Isla 24 horas antes de su entrada en la lid. Pero, ¿qué papel hubieran desempeñado de competir con tanto cansancio a cuestas?

Al final, el poco público asistente no pudo «ponerle cara» -al menos fuera del televisor- a las medallas que tanto nos enorgullecen, pues la martillista Yipsi Moreno y los triplistas Osniel Tosca, Arnie David Giralt y Yoandri Betanzos no compitieron en la lid habanera. ¿Cosas de aerolíneas?

Para alegría de todos, el multimedallista en la tierra de la samba, Lázaro Borges, sí pudo empuñar la garrocha para hacerse del título. Nuestro campeón nacional no la tuvo nada fácil en su «pulso» con el jovencito de 21 años Yankiel Lara, y solo en el último intento pudo sobrepasar el listón por encima de los 5,50 metros.

«La meta que me propuse junto a mi entrenador no contemplaba romper el récord nacional (5,70 metros), que está en mi poder. La estrategia se centró en ganar la competencia ya que no pude en la anterior versión disputada en marzo.

«Estoy entrenando muy fuerte de cara al Mundial en Daegu, Corea del Sur, y los Juegos Panamericanos en Guadalajara, México. Tenemos pensado pasar de la garrocha de 190 libras a una de 195 con mayor grado de flexibilidad, para así sobrepasar los 1,70 y quizá llegar a los 1,80 metros», explicó Borges.

Entre las muchachas de la pértiga estuvo más cerca del cielo Daylis Caballero (4,40).

Por su parte, el monarca de la pasada edición de la Copa, Víctor Moya, no pudo cumplir sus expectativas de superar los 2,25 metros y sucumbió ante el habanero Yordano Glemaud (2,19) en el salto de altura. El subcampeón mundial tuvo que conformarse con rozar el listón sobre esa misma marca, pero su rival lo consiguió en menos intentos.

Con el martillo se entendió mejor Yunaika Crawford (66,18 metros), mientras que en la jabalina Yainelis Ribeaux ensartó el oro tras un disparo de 59,47 metros.

La arena del triple salto guardó mejor las huellas de Josleidy Ribalta (13,85 metros), mientras Pedro Pablo Pichardo aprovechó la ausencia de los mejores exponentes del patio entre los varones y encajó un oro tras sus 16,09.

En la bala femenina Mailín Vargas lanzó el mejor cañonazo (18,01 metros) y en los 800 metros femeninos Diosmely Peña entró primero a la meta (2:02.41). Por los hombres dominó esa misma distancia Raidel Acea (1:45.62).

Finalmente, en los 5000 metros ganaron Yudisleidis Fuentes (16:26.43) y Sergio Pedraza (14:16.57).

Por provincias dominó La Habana (298 puntos), seguida por Santiago de Cuba (238) y Pinar del Río (102)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.