Tic tac cubano en relojes suizos

Cuba ganó este jueves cuatro medallas —dos de oro y dos de bronce— durante la séptima parada de la Liga de Diamante, con sede en Lausana

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Entre las maravillas que le ha dejado el ingenio suizo al mundo destaca el perfecto engranaje de sus relojes, exactos y seguros. Sin embargo, este jueves fue Cuba quien dio la hora con cuatro medallas —dos de oro y dos de bronce— durante la séptima parada de la Liga de Diamante, con sede en Lausana.

La aguja más precisa señaló a la velocidad con obstáculos, pues el recordista del orbe y campeón olímpico de los 110 metros con vallas, Dayron Robles, congeló los relojes en 13:12 segundos. Nuestro muchacho tuvo un debut dorado en esta segunda edición de la Liga, aunque sin rebajar su marca tope de la actual temporada (13:07 segundos). Si bien es válido destacar que tuvo el peor tiempo de reacción (0.179), no se esperaba un crono mucho mejor, pues las ausencias del astro chino Liu Xiang (13:00 este año) y del norteamericano David Oliver (líder en 2011 con 12:94), le quitaban nitro a la pista helvética.

Otra vez la subcampeona olímpica y mundial en el lanzamiento del disco, Yarelis Barrios, se plantó bonito para conseguir su primer brillante de la competencia. En esta ocasión destrozó las vitrinas de las relojerías suizas con un segundo disparo bastante respetable (64,29 metros), diez centímetros más que su anterior primacía de 2011.

Con el triunfo, la pinareña ancla en el segundo puesto del ranking de la competencia (una gema y seis unidades).

Por detrás quedó la norteamericana Aretha D. Thurmond (63,85), ahora colíder de la lid junto a la germana Nadine Muller (tercera con un envío de 63,58). La otra cubanita, Yarisley Collado, terminó octava tras un modesto 58,88.

Alexis Copello fungió una vez más como el comandante de los hombres de arena cubanos, y se bronceó en la «playa» de Lausana (17,06 metros). El resultado podía predecirse, ya que el saltamontes santiaguero ostentaba el tercer mejor brinco entre los competidores (17,29).

Entonces, al resorte Teddy Tamgho le alcanzó un solo salto válido para ganar. El galo se dio un buen trago de helio, y ayudado por una ventisca de 1,4 metros por segundos de aire a favor, flotó hasta los ¡17,91 metros! (marca para la competencia y registro cumbre del año). La plata colgó del cuello del británico Phillips Idowu (17,52). El otro antillano en pugna, David Girat, culminó quinto (16,97).

Por su parte, el campeón nacional en el salto con pértiga, Lázaro Borges, terminó en el tercer lugar gracias a sus 5,63 metros. La presa de oro correspondió al extraclase francés Renaud Levillenie (campeón europeo y único hombre entre los inscritos capaz de llegar a 6,01).

De ahí que no decepcionara al pasar el listón sobre los 5,83 en el primer intento, igualando su tope de este año y colocándose en lo más alto del escalafón de la Liga (una piedra preciosa y 8 puntos). La plata fue para el teutón Malte Mohr (5,73 y segundo en el listado de la competencia).

En tanto, William Collazo entró sexto a la meta en la vuelta al óvalo (46:23 segundos,) y Guillermo Martínez no apareció entre los jabalinitas que pugnaron por el diamante, a pesar de haber firmado en la planilla mostrada por los organizadores el miércoles.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.