¿Alto voltaje en la piscina?

Los resultados de la delegación cubana en Shangai no son del todo malos, aunque muchos esperábamos una mejor actuación

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Siendo harto exigente y buscando a tientas alguna justificación para los constantes «boca a boca» demandados por la delegación cubana que nos representa en el Mundial de Deportes Acuáticos, con sede en Shangai, pudiera pensar que algún susodicho pasaba un cable de alto voltaje a la piscina cada vez que un antillano intentaba mojarse los pies. Pero lo cierto es que nuestros muchachos no salían como favoritos en absolutamente ninguna disciplina y varios de sus resultados, si bien se esperaban, no son del todo malos.

Ahora hay que sumar a la lista de naufragios la cuarta derrota del seleccionado femenino de polo acuático, pero el décimo puesto alcanzado por nuestra sirenitas no es, como parece a simple vista, una actuación desdeñable. Estar entre los diez primeros lugares de todo el mundo deviene loable rendimiento, sobre todo si no se tiene la oportunidad de topar con relativa periodicidad frente a elencos internacionales, independientemente del nivel de estos.

Las muchachitas del director técnico Francisco Trueba encallaron su nave al recibir un 7-12 frente a Hungría en la discusión del noveno puesto y no pudieron reeditar su mejor actuación en citas de esta magnitud (Montreal 2005).

De acuerdo al total de goles permitidos debe haber claras resquebrajaduras en nuestros esquemas defensivos, pues las 78 dianas que nos endosaron  hablan por sí solas. Pero así y todo no se puede juzgar con los ojos vendados y un mazo en la mano a un grupo sin enfrentamientos de peso.

Depredadores al acecho

Si existían dudas sobre el peligro que suponen los killers acuáticos norteamericanos para todos los competidores en la populosa ciudad china, las medallas doradas de Michael –el tiburón- Phelps y Ryan –el cocodrilo- Lochte confirman la letalidad de sus mandíbulas.

Phelps tragó este miércoles su quinto título mundial en las cuatro vueltas estilo mariposa. Precisamente, en esa prueba nada invicto desde 2001 en las citas cumbres de los deportes acuáticos.

Se convirtió entonces en el primer hombre que suma cinco oros mundiales en una misma especialidad. Así superó los cuatro títulos del extraclase australiano Grant Hackett, quien logró la proeza en 1500 metros. Además le pasó por el lado a su compatriota Aaron Peirsol (otras cuatro preseas doradas en los 200 espalda).

Sin embargo, Phelps perdió con Lochte en los 200 metros libre, donde el reptil detuvo los relojes en 1:44.44 segundos.

El superfavorito alemán Paul Biedermann, campeón y recordista mundial en la urbe italiana hace dos años, no pudo contra la propulsión a chorro de los norteños y culminó tercero. En tanto, el surcoreano Park Tae-Hwan, titular olímpico de los 400 libres en Beijing 2008, se quedó sin medallas.

Nuestro único representante en la natación, Hansel García, pudiera debutar mañana en los primeros heats eliminatorios de los 50 libres. Todos esperamos ansiosos su incursión en escenarios de mundiales de curso largo, pues hace un año se echó al agua en la cita de piscina corta celebrada en Dubai, donde no pudo acceder a semifinales.

China se mantiene al frente del medallero con 13 medallas de oro, 11 de plata y cinco de bronce. Por detrás aparecen Rusia (7-4-3) y Estados Unidos, campeón vigente, (5-4-4).

El país cede es virtualmente el ganador del certamen, pues parece muy difícil que los monarcas defensores superen su pasada actuación, cuando dominaron la tabla aún al empatar con los asiáticos (siete preseas doradas).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.