Barcelona y Real Madrid hacen una fiesta de goles

Los catalanes golearon este sábado 5-0 al Atlético de Madrid y el equipo merengue batió 6-2 al Rayo Vallecano para cortar su mala racha en la Liga española

Autor:

Juventud Rebelde

El Barcelona goleó este sábado 5-0 al Atlético de Madrid con un triplete de Lionel Messi.

La estadística decía que no hay rival más propicio en los últimos años que el Atlético para los azulgranas en su estadio. Nada menos que 17 tantos marcados en las últimas cuatro visitas de los rojiblancos y solo tres goles encajados.

Parecía que esta vez sería distinto, que el renovado Atlético de Manzano llegaba por fin a esta cita en un buen momento y dispuesto a complicarle la vida al Barca. Pero los azulgranas lo convirtieron, con aparente facilidad, en el frágil equipo de los últimos tiempos.

El conjunto madrileño sencillamente no existió. El Barcelona le invitó a presenciar en primera fila su enésima exhibición y el Atlético aceptó la invitación resignado a su suerte.

Entregado desde el primer gol, incapaz de salir con el balón jugado y sin recurrir si quiera a un plus de agresividad para frenar al rival, los rojiblancos se rindieron demasiado rápido.

Falcao, el rematador implacable, el delantero de moda del fútbol europeo, ni siquiera olió la meta defendida por Valdés, que solo tuvo un susto inicial (un inesperado disparo de Tiago al larguero) y luego se dedicó a disfrutar desde su portería del festival de fútbol ofensivo que protagonizaron sus compañeros.

Guardiola volvió a apostar por una zaga de tres para poblar de nuevo el centro del campo. Presionado muy arriba, robando en el campo rival y trazando combinaciones a mil por hora antes de romper la defensa visitante con frenéticas permutas de posiciones, desmarques en diagonal y rupturas al espacio, el Barca se hizo el dueño y señor del partido.

Xavi se erigió otra vez en el jefe de todo esto y volvió a sentar cátedra, esta vez especialmente dedicada a la ejecución del pase largo. Villa cazó el primero a los nueve minutos, la bajó con el pecho, sentó a Miranda con un recorte seco y fusiló a Courtois con la zurda.

Pedro fue el siguiente destinatario de otro maravilloso regalo del Xavi, pero el control se le quedó un pelín atrás y su remate algo forzado se marchó demasiado cruzado.

Una maravillosa combinación entre Xavi, Messi y Pedro acabó con el autogol de Miranda a los 15 minutos y una internada de Messi en el que sentó con una finta a media defensa rojiblanca al adentrarse en el área antes de batir a Courtois dejó sentenciado el encuentro antes de la media hora.

Para entonces ya diluviaba en el Camp Nou. Peor aun para el Atlético, al que el balón no le duraba un suspiro y que sufría más si cabe para defenderse sobre un tapete al que la lluvia había convertido en endiabladamente rápido y el Barca había adoptado como fiel aliado.

Una vaselina de Cesc que lamió el travesaño fue la última ocasión local antes del descanso. Manzano ordenó dos cambios para afrontar la reanudación: Arda Turan y Salvio por Mario Suárez y Reyes. Y Guardiola aprovechó que el partido estaba sentenciado para regalarle a Piqué los primero minutos después de su lesión.

Messi, en dos ocasiones, y Villa tuvieron el cuarto en sus botas y Thiago deleitaba al Camp Nou con un par de diabluras imposibles. Y eso que el Barca ya había quitado el pie del acelerador.

La lluvia dio una tregua y el Atlético se estiró tímidamente. Pero entonces volvió aparecer Messi para protagonizar un vertiginoso eslalón marca de la casa y hacer el cuarto.

Gabi, cansado de bajar veinte metros para intentar recibir algún balón en condiciones, lo probó desde fuera del área, y Tiago en un lanzamiento de falta. En ambos casos el esférico no vio puerta, pero sirvió para engordar un poco la pírrica estadística ofensiva rojiblanca.

La guinda la puso el crack de Rosario en el último minuto de partido al cazar un balón en el área y firmar su tercer tanto de la noche.

El Madrid supera a los fantasmas

El Real Madrid respondió a las dudas y a las  críticas con una goleada este sábado por 6-2 sobre el Rayo Vallecano, en un partido que los blancos arrancaron perdiendo antes del minuto de juego y  terminaron con diez por la expulsión del argentino Ángel Di María.

«No se puede hablar de crisis, sino de racha negativa, pero la vamos a superar», había prometido el DT portugués José  Mourinho, muy criticado tras asegurar con sorna que el equipo  «merengue» debería pensar primero en mantener la categoría.

Alguno tal vez imaginó que hablaba en serio hoy, cuando Michu abrió el marcador a los 15 segundos (marcó otro a los 54) y puso delante a los visitantes en el Santiago Bernabéu. Luego, pasó más de media hora para que Real Madrid consiga el empate parcial.

Fue a los 38, por intermedio del portugués Cristiano  Ronaldo, quien repitió a los 50 y a los 78, ambos de penal, y  con siete goles pasó a ser el nuevo «pichichi» de la Liga Española, al menos provisoriamente.

A los 45, había dado vuelta el marcador el argentino Gonzalo Higuaín, titular hoy al igual que el brasileño Kaká (autor del pase en el primer gol, a quien le cometieron el penal del tercero y reemplazado a los 58).

Los franceses Raphael Varane, quien marcó de taco su primer gol con la casaca de Real Madrid, y Karim Benzema, que había ingresado por Higuaín a los 60, redondearon la goleada para el equipo de Mourinho a los 66 y 72 minutos, respectivamente.

Para entonces, el local jugaba ya con diez hombres por la expulsión del argentino Di María, por segunda amarilla tras tocar el balón con la mano a  los 56, estando amonestado.

 

El triunfo le permitió al Real Madrid llegar a diez puntos, los mismos que el Valencia, que resignó su condición de invicto y su chance de recuperar la punta del campeonato tras caer por 1-0 ante el Sevilla como visitante.

El triunfo del equipo andaluz, que terminó el partido con nueve jugadores, favoreció a su clásico rival, Betis, que conservó así la punta de la tabla con 12 puntos y uno de ventaja ahora sobre Sevilla, aunque con un partido menos.

El francés Frederic Kanouté a los 18 marcó el gol del triunfo para el Sevilla ante un Valencia que desaprovechó su mejor ocasión de empatar a los 69, cuando el argentino Ever Banega estrelló en el poste su remate desde los 12 pasos.

La falta que derivó en ese penal fue cometida por el francés Julien Escudé, quien vio la tarjeta roja y se fue a las duchas como lo había hecho su compañero polaco Piotr Trochowski por doble amarilla.

Idéntico destino tuvo el vasco Fernando Aduriz, que dejó con diez al Valencia a los 71 por un pisotón contra el bosnio Emir Spahic, quien exageró la falta y provocó la tarjeta roja.

Mientras, no pudo festejar su primer triunfo el Athletic de Bilbao, comandado por el argentino Marcelo Bielsa, aunque sumó su segundo punto en el torneo al empatar 1-1 como local frente al  Villarreal en otro de los adelantos.

Igor Gabilondo a los 43 marcó el gol del equipo vasco, pero el brasileño Nilmar, que provocó la expulsión de Borja Ekiza a los 82, le dio el empate al «submarino amarillo» apenas diez minutos después de la apertura del marcador.

Esta jornada seguirá el domingo con los duelos Mallorca-Real Sociedad, Levante-Espanyol, Granada-Osasuna, Sporting de Gijón-Racing de Santander y Zaragoza-Málaga. El lunes jugarán Getafe-Betis.

Posiciones: 1. Betis (12 puntos), 2. Barcelona (11), 3. Sevilla (11), 4. Real Madrid (10), 5. Valencia (10), 6. Málaga (9), 7. Levante (8), 8. Real Sociedad (7), 9. Atlético de Madrid (7), 10. Espanyol (6), 11. Osasuna (5), 12. Rayo Vallecano (5), 13. Villarreal (5), 14. Zaragoza (4), 15. Granada (3), 16. Mallorca (3), 17. Racing de Santander (2), 18. Athletic de Bilbao (2), 19. Getafe (1), 20. Sporting de Gijón (0).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.